Desarrolle una conciencia sísmica

Foto: Suministrada

Puerto Rico – Luego de la actividad sísmica que comenzó a finales de 2019 -que se acentuó la madrugada del 7 de enero de 2020 con un terremoto de mayor magnitud en el sur- y que hoy por hoy se siguen sintiendo réplicas, es necesario que los puertorriqueños desarrollen una conciencia sísmica. 

Octubre es el Mes de Orientación y Conciencia Sísmica en Puerto Rico, el momento propicio para orientarse y crear esa conciencia sísmica, si aún no lo ha hecho. 

La Red Sísmica de Puerto Rico percibe la conciencia sísmica como “a que en todo lugar pensemos dónde y cómo protegernos en caso de un terremoto. Los terremotos son eventos naturales aún impredecibles, por lo que debemos estar preparados y atentos en todo momento”. 

Como parte de desarrollar esa conciencia es importante crear un plan de emergencias. Este conlleva una serie de tareas y elementos, los cuales se recomienda sean revisados periódicamente. Esto va desde saber para qué tipo de desastre se quiere estar preparado, formas de protección, comunicación, responsabilidades y consideraciones de las personas incluidas en dicho plan, reconocimiento del entorno y acopio de suministros de emergencia. 

En caso de un terremoto, es importante dedicar tiempo y atención a aprender conceptos básicos de estos eventos naturales, en especial sus efectos secundarios (por ejemplo, tsunamis o deslizamientos). Como punto de partida, puede utilizar la valiosa información ofrecida por la Red Sísmica de Puerto Rico, al igual que las Oficinas Municipales para Manejo de Emergencias. Tome nota de qué puede esperar durante un temblor y cómo puede afectar su alrededor.

Gracias al estudio de experiencias pasadas, se han logrado delimitar algunos métodos para proteger su vida durante el embate de un desastre causado por terremotos. Las estrategias de protección requieren que usted considere los peligros potenciales presentes a su alrededor, al igual que mantener la calma con tal de no actuar bajo pánico. 

Puede ser que el primer instinto sea correr y desalojar lo antes posible la estructura en la que se encuentra. Sin embargo, durante un terremoto, le podría resultar difícil y altamente peligroso intentar correr en medio de la sacudida. La práctica periódica de estas formas de protección le permitirá desarrollar un hábito dedicado a actuar de forma inmediata y segura.

La recomendación principal es Agacharse, Cubrirse y Sujetarse.  Estos tres simples pasos le ayudarán a protegerse durante un terremoto y evitar heridas. En cuanto ocurra un sismo, identifique un objeto resistente (mesa o escritorio), agáchese, cúbrase y sujétese debajo del mismo hasta que termine de temblar. De esta forma, usted queda a salvo de objetos que puedan caer y poner en peligro su vida. Aunque no logre esconderse debajo de un mueble lo suficientemente grande, intente proteger su cabeza y cuello.

Una manera de desarrollar conciencia sísmica es preparar provisiones de emergencia. Existe una amplia gama de productos y alimentos que usted puede comprar y guardar por un largo periodo de tiempo. De igual manera, usted puede preparar lugares seguros para guardar sus artículos. Sin embargo, el preparar un suministro móvil e individual puede resultar útil y versátil, como lo es una mochila de seguridad. Usted puede preparar mochilas y asegurarlas no sólo en su hogar, sino también en su vehículo y/o área de trabajo.

Lo más importante que debe llevar en su mochila de seguridad es: botiquín de primeros auxilios, medicamentos, linternas y radio, agua y alimentos no perecederos, documentos, dinero en efectivo y ropa extra. 

Recuerde preparar un buen plan de emergencias, practicar cómo protegerse, examinar su entorno y preparar y mantener sus provisiones.