Departamento de Educación: Pondera cierre de 21 escuelas en municipios sureños

El denominado “Plan Maestro: Visión de Futuro 2021-2026” propone el cierre de escuelas en Lajas, Guánica, Yauco, Guayanilla, Ponce, Juana Díaz y Villalba, lo que afectaría directamente a 4,162 estudiantes del sistema público de enseñanza.

Foto archivo

Tras resistir los efectos del huracán María, numerosas secuencias sísmicas y la pandemia de Covid-19, el abatido sistema de educación pública en el sur podría enfrentar otra amenaza: una nueva ronda de cierres.

Según reveló esta semana una investigación del Centro de Periodismo Investigativo (CPI), el Departamento de Educación considera clausurar 83 planteles escolares en toda la isla, en o antes del 2026, afectando directamente a 18,644 estudiantes del sistema público.

Aunque el plan no había trascendido a la opinión pública, la propuesta quedó plasmada en un documento oficial titulado “Plan Maestro: Visión de Futuro 2021-2026”.

En el mismo se propone el cierre de 21 escuelas en Lajas, Guánica, Yauco, Guayanilla, Ponce, Juana Díaz y Villalba, pueblos particularmente lacerados por los temblores de enero y febrero de 2020.

Aunque tanto el nominado secretario de Educación, Eliezer Ramos Parés, y el gobernador Pedro Pierluisi Urrutia negaron tener intenciones de gestionar otra ronda de cierres, para el vicepresidente del gremio magisterial UNETE, Emilio Nieves Torres, existe poca credibilidad en sus promesas.

“En Puerto Rico ya se ha generalizado que hablar de cierre de escuelas es absolutamente absurdo, luego del efecto que han tenido durante los últimos 11 años el cierre de más de 600 escuelas”, sentenció el líder magisterial.

“Cuando vemos el documento, hay una clara intensión bajo el concepto de ‘consolidar escuela’ de cerrar planteles y hasta hay una lista enumerada”, resaltó.

“Aquí la prioridad tiene que ser la reparación, reconstrucción y construcción de nuevas escuelas en el sur de Puerto Rico. Esos son los planes que tienen que estar en discusión abierta en estos momentos, no el cierre de escuelas especializadas que le han servido bien al país”, añadió.

Nieves Torres además criticó la falta de transparencia con la que el Departamento de Educación gestionó el plan y cómo esto ahora abona a la desconfianza de la ciudadanía.

“La divulgación de la información tiene que llegar a las comunidades escolares. Cuando tú ves un documento que se hizo a espaldas de la comunidad escolar, a puertas cerradas, y que el propio secretario niega la información, pero no ofrece una explicación razonable y creíble, ahí es que tú ves todas las dudas que existen sobre este proceso”, continuó el vicepresidente de UNETE.

“Si excluyes a la comunidad escolar y a los alcaldes de este proceso, ya no tiene credibilidad cualquier plan que vayan a impulsar desde las oficinas centrales del Departamento de Educación”, continuó.

“Estamos en un momento histórico, en el que luego del huracán María, los terremotos y la pandemia, ha habido un rezago académico. ¿Cuál es la mejor alternativa para atender ese rezago académico? Reducir la cantidad de estudiantes por grupo y eso tú no lo logras cerrando escuelas. Lo que necesitas es más salones”, añadió.

Ajenos los alcaldes

Al ser abordado sobre el tema, el alcalde ponceño Luis Irizarry Pabón afirmó que no ha recibido comunicación alguna del Departamento de Educación sobre el cierre de escuelas en su municipio, y reconoció que advino en conocimiento a través del reportaje publicado por el CPI.

Mas aún, indicó que hasta el mediodía del martes tampoco había logrado establecer comunicación directa con la Región Educativa de Ponce para indagar sobre el asunto.

De acuerdo al plan divulgado, el Departamento de Educación pondera cerrar las escuelas Alfredo M. Aguayo, Julio Collazo Silva y Antonio Paoli, con 174, 104 y 84 estudiantes, respectivamente.

“Los directores de escuelas no tenían conocimiento y el Municipio de Ponce tampoco tenía conocimiento. Esa no es la manera de considerar y coordinar algo como esto”, planteó Irizarry Pabón, quien enfatizó que se opone a cualquier plan similar en la Ciudad Señorial.

El alcalde también cuestionó que se contemple cerrar más escuelas, justo cuando se hace más necesario tener salones disponibles para cumplir con los requerimientos de distanciamiento por la pandemia de Covid.

Entretanto, en Guánica -uno de los municipios más afectados por los temblores de enero y febrero de 2020- cinco escuelas, con una matricula combinada de 608 estudiantes, figuran en la lista de posibles cierres.

Estas son la José Rodríguez Soto (211), María McDougall (129), Elsa E. Couto (109), Magueyes II (87) y Luis Muñoz Rivera (72).

“El país entero sabe que nosotros en Guánica perdimos escuelas por los terremotos, que aún estamos en la lucha para lograr que nuestros estudiantes tengan espacios seguros para estudiar, de manera que cerrar cinco escuelas no le hace bien a nadie”, expresó el alcalde Ismael Rodríguez Ramos, en un comunicado de prensa.

“Este tema del propuesto cierre debe ser analizado en detalle con las comunidades escolares. Definitivamente la posición del Municipio de Guánica es totalmente contraria al cierre se escuelas. Buscamos que se abran nuevos espacios que sean seguros y bien equipados”, abundó.

De igual forma, en el municipio de Guayanilla cuatro planteles podrían ser clausurados. Estos son la escuela Arístides Cales Quirós (261), Hipólito García (209), Herminio Arzola (172) y Dalila Torres (91), cuyas matrículas suman 733 estudiantes.

En Lajas, el potencial cierre de los planteles Leonides Morales Rodríguez (662) y Luis Muñoz Rivera (338) tendría el efecto de desplazar a otros 1,000 estudiantes.

La lista divulgada por el CPI incluso apunta a la posible clausura de las escuelas Elvira Vicente (207), Arturo Lluberas (152), Benicia Vélez (108) y Luis A. Ferré Aguayo (98) en el municipio de Yauco.

La Perla del Sur intentó obtener una reacción del alcalde yaucano, Ángel Luis Torres Ortiz, pero no hubo una respuesta a la hora del cierre.

También en Juana Díaz y Villalba

Por su parte el alcalde de Juana Díaz, Ramón Hernández Torres, admitió también estar ajeno al proceso que utilizó el Departamento de Educación para trazar el plan de cierres.

Según el informe revelado por el CPI, las escuelas Carmen Belén Veiga y Luis Lloréns Torres -con una matricula combinada de 719 estudiantes- estarían en ruta de cierre.

“Nosotros tuvimos una reunión con el secretario y con los oficiales de las Oficinas de Mejoramiento de Escuelas y de Edificios Públicos para adelantar la agenda de las reparaciones de las columnas cortas en nuestras escuelas y nunca se discutió que esta posibilidad estaba sobre el tapete”, sostuvo.

“Me toma por sorpresa, al igual que a toda nuestra ciudad y especialmente a la facultad, padres y a los estudiantes”, continuó.

Hernández Torres enfatizó que de concretarse, no hay alternativas viables en su municipio para acoger a los más de 700 estudiantes que serían desplazados.

“Estas dos escuelas son fundamentales, las dos más grandes que tenemos a nivel superior en Juana Díaz”, puntualizó. “Son de alto rendimiento en términos de escolaridad y tienen espacio para crecimiento futuro. No hay razón alguna para cerrar estas escuelas”.

“De hecho, la Escuela Carmen Belén Veiga es receptora de la Escuela Intermedia Felipe Colón Díaz, a raíz de la situación que tiene de planta física y los daños ocasionados por los terremotos, que la hacen no viable”, abundó.

Entretanto el alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández Ortiz, catalogó como un “disparate” que se pretenda continuar con la política de cierre de planteles, en momentos en que se debería buscar aumentar el número de salones disponibles.

En Villalba, la escuela Norma Torres Colón –con una matrícula de 175 estudiantes- figura en la lista de posibles cierres.

“Yo espero que esto sea una broma de mal gusto”, comentó el alcalde villalbeño.

“El cierre de escuelas que realizó la entonces secretaria Julia Keleher en nuestra ciudad fue una ‘masacre educativa’. Se cerraron escuelas emblemáticas como lo la Walter McJones, que tenía casi 500 estudiantes en ese momento, y así mismo otras escuelas de la comunidad que en estos momentos habrían sido muy efectivas para garantizar el distanciamiento en medio de esta pandemia”, denunció.

“Con la cantidad de dinero que va a recibir el gobierno para el Departamento de Educación y las peticiones que hay de fondos de FEMA y por los terremotos, yo esperaría que se estuviera hablando de la reconstrucción y optimización de escuelas. Aquí tenemos que hablar de abrir más escuelas”, sentenció.