Denuncian cambios a Órdenes Ejecutivas no reconocen factores sociales y gestión del trabajo social

“En momentos donde se pretende retomar actividades económicas y laborales, el Estado todavía no ha podido prestar servicios esenciales tales como: derechos por desempleo, aprobación de asistencia nutricional, acceso a recursos económicos" dijo la presidenta del CPTSPR

foto: Cybernews

SAN JUAN – El Colegio de Profesionales del Trabajo Social (CPTSPR), expresó este lune que el Gobierno, a más de un mes de establecida la emergencia por el COVID-19, continúa invisibilizando las determinaciones sociales que inciden en la salud del país.

La presidenta del CPTSPR, la doctora Mabel López Ortiz, aseguró que a través de las apariciones públicas de la Gobernadora y funcionarios de su administración, se han reconocido los reclamos del sector económico y del sector de la salud, no así los de asuntos sociales.

“En momentos donde se pretende retomar actividades económicas y laborales, el Estado todavía no ha podido prestar servicios esenciales tales como: derechos por desempleo, aprobación de asistencia nutricional, acceso a recursos económicos, apoyo a la convivencia familiar, protección a empleados en áreas de apoyo social y otros servicios sociales que interpretamos como esenciales”, dijo López Ortiz en comunicación escrita.

Asimismo, aseguró que las consecuencias sociales de esta emergencia son tan evidentes como la inseguridad alimentaria que enfrentan muchas familias en el país, al poderse identificar que sobre 90,000 nuevas familias han solicitado la Asistencia Nutricional sumándose a los 1.3 millones de personas que ya reciben dicho servicio en el país.

Mientras se discute la posibilidad de abrir restaurantes y comercios para reactivar la economía, el gobierno no ha podido establecer un proceso adecuado para que los comedores escolares brinden alimentos a las familias de las comunidades aledañas.

De otro lado en el marco de la celebración del 1ro de mayo día del trabajador y trabajadora, aseguró que, “Es lamentable, que no se han considerado las funciones esenciales del trabajo social en la continuidad de la atención de las emergencias y situaciones sociales en el país. El profesional del trabajo social está en servicios públicos y privados, batallando contra la inseguridad laboral en la protección ante el contagio, con la falta de protocolos e información. El trabajo social es una profesión que se construyó al servicio del contacto, acercamiento y acompañamiento de las personas, por tanto, también debe considerarse en las protecciones de los servidores que día a día en el país continúan ofreciendo servicios. En Estados Unidos y Latinoamérica hemos perdido colegas que han respondido a las emergencias sociales en medio de la pandemia.”

Las personas que laboran en el país de forma virtual o a distancia, han tenido que hacerlo desde sus equipos e internet para continuar con los servicios, lo cual debe considerase en momentos que pretendemos volver a la reinstalación de labores.

En este periodo en que se ha decretado un cierre de múltiples instituciones para evitar el contagio del COVID-19, exhortamos a que cada organización o agencia, exprese su compromiso con la protección de la salud y seguridad de los o las profesionales del trabajo social y elabore protocolos para no exponerlos/las a riesgos más allá de los razonables.

Esto implica, que se establezcan políticas y procedimientos para prevenir y minimizar situaciones de riesgo a la salud y seguridad del personal de Trabajo Social y de participantes.

Para el Colegio de Profesionales del Trabajo Social es imprescindible declarar los servicios sociales como servicios esenciales y que estos se articulen junto a las acciones que el Estado coordina con las áreas de salud y economía en respuesta a la pandemia.

Junto a esto, es necesaria la protección de los cientos de profesionales del trabajo social que están ofreciendo servicios en los diversos escenarios, sin el reconocimiento de su rol en repuesta de esta situación.

Por otra parte, el CPTSPR continúa unido a varias organizaciones en la denuncia de que los asuntos sociales y de salud mental que se exacerban ante este tipo de crisis no están siendo reconocidos por el gobierno.

En el programa de repuesta que presentó el gobierno se observó el reconocimiento de los reclamos del sector económico, pero no así los reclamos de sobre 100organizaciones que consistentemente denunciamos los aspectos sociales que afrontamos como país y las repuestas que son necesarias para prevenir y encarar las consecuencias sociales del momento.

“La Fortaleza ha convocado a un grupo de estas organizaciones a la segunda reunión para escuchar las recomendaciones de acción, priorizar los asuntos sociales puede resultar en respuestas acertadas y que salven vidas, también es importante integrar los diferentes sectores en las discusiones y la toma de decisiones”, finalizó.