Denis Márquez radica expresión de apoyo para reinstalar a Puerto Rico como nación extranjera en premios Oscar

Foto: EFE

El Capitolio – El representante del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez Lebrón, anunció el miércoles, la radicación de la Resolución Concurrente 84 y del proyecto 1696 ambas medidas dirigidas a continuar el fortalecimiento del quehacer cultural del país y su protección.

Sobre la Resolución Concurrente 84 el legislador del PIP explicó que es una acción legislativa para solicitar a la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (AMPAS, por sus siglas en inglés) que acoja la solicitud de un grupo de cineastas puertorriqueños para que se incluya a Puerto Rico en la categoría de Mejor Película en Lenguaje Foráneo de los premios Oscar.

“Coincidimos con los argumentos esbozados por los cineastas de que Puerto Rico es una nación hispanoparlante, con nuestra propia cultura, bandera e identidad, que ha sido reconocida por organizaciones como el Comité Olímpico Internacional, entre otras y que los puertorriqueños representamos orgullosamente nuestra nación en otros eventos internacionales y por eso esta resolución”, expresó el líder independentista en declaraciones escritas.

Márquez Lebrón explicó que en el año 2010, AMPAS excluyó a Puerto Rico de competir por el Oscar a la Mejor Película en Lenguaje Foráneo, por motivo del estatus de la isla, como territorio de los Estados Unidos. A raíz de dicha acción el pasado 25 de julio de 2018, un grupo de cineastas puertorriqueños, enviaron una misiva al Principal Oficial Ejecutivo y miembros de AMPAS, solicitando que se reconsidere esta decisión y se incluya a Puerto Rico en la categoría de Mejor Película en Lenguaje Foráneo de los premios Oscar.

Por su parte, el Proyecto 1696 busca otorgarle más deberes y poderes al Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) sobre las obras de arte ubicadas en estructuras, inmuebles o edificios públicos para evitar situaciones como la ocurrida con el mural del artista José Antonio Torres Martinó en la escuela privatizada Julia de Burgos en Carolina que fue borrado. Tras la mutilación de la obra el propio director ejecutivo del Instituto de Cultura Puertorriqueña expresó que la agencia no podía hacer nada más allá de informar y orientar sobre la importancia de proteger dicho mural debido a que la ley orgánica de la agencia no les otorga la facultad ni los poderes para intervenir en casos como este.

“Existen murales y obras en nuestras escuelas y en lugares públicos realizadas por múltiples artistas puertorriqueños que lamentablemente se encuentran en un grave estado de deterioro. Todas estas obras forman parte de nuestro patrimonio cultural nacional, por lo que es nuestro deber protegerlo para evitar que ocurra otra desgracia como la ocurrida con el mural del maestro Torres Martinó, que fue borrado. El propósito principal de este proyecto es otorgarle al ICP los poderes y facultades necesarias para proteger todas aquellas obras de arte ubicadas en lugares o edificios públicos, con el fin de proteger nuestro patrimonio cultural”, manifestó Márquez Lebrón.