De casona a peña de artistas y tertulias en Coamo

La antigua estructura, cuya construcción se remonta a los años 1800, es ahora la peña sociocultural para amantes del arte y la camaradería en el municipio.

Fotos: Florentino Velázquez

Durante mucho tiempo, Zilma Cerdá Ramos soñó con crear un espacio en el que pudiera conectar a personas de todo el país con el talento artístico local: un lugar en el que convergieran y se conocieran.

Por fortuna, el universo la escuchó.

- Publicidad -

Al buscar el lugar ideal se topó con un rincón que guarda más de 200 años de historia y allí, en la calle Florencio Santiago de Coamo, izó el pasado sábado la bandera de otra meta realizada. Un anhelo al que bautizó como la Kzona de Blas, en honor al patrono de la ciudad.

La antigua estructura, cuya construcción se remonta a los años 1800, es desde entonces la nueva peña sociocultural para amantes del arte y la camaradería en el municipio, además de parada obligada para exploradores y visitantes que hacen escala en la plaza.

“Este espacio es de todos los artistas. Creamos este lugar como un medio para que no se pierda ni la cultura, ni las costumbres. Por eso todo lo que ves aquí es antiguo”, comento la empresaria, quien junto a su madre, Norma Ramos Rivera, se ha desatacado como coleccionista de antigüedades.

De hecho, la puerta conjunta a la entrada principal da acceso al “Baúl de la abuela”, otro rincón donde los coleccionistas podrán encontrar desde cámaras, tocadiscos, vajillas y artesanías que se remontan a la primera mitad del siglo pasado.

Pintoresca identidad

Por eso, tan pronto se cruza el umbral de la entrada a la casona es inevitable apreciar que cada rincón responde a expresiones artísticas.

Por ejemplo, la primera estancia lleva el nombre del connotado músico y cantante coameño Bobby Capó y cuenta con un órgano antiguo, guitarras y otros instrumentos musicales para el uso y disfrute de los visitantes. El lugar, ambientado con muebles antiguos, incluso reserva un espacio para que grupos presenten su oferta musical.

Asimismo, a partir de la entrada principal y en los cuartos convertidos en espacios de camaradería se pueden apreciar obras del pintor ponceño Wichie Torres. Su exposición titulada “Después de los vientos” presenta 16 obras que reinterpretan el paso por la isla del huracán María, con su magistral y distintivo dominio.

“Considero que para Coamo y toda el área sur la apertura de este espacio es algo totalmente importante, ya que nos permite mantener viva la cultura”, destacó el artista.

Ya en la parte posterior de la estructura ubica una puerta que conduce hacia un patio rodeado de bancos de madera, cuadros y bicicletas antiguas que, bajo la sombra de un árbol, permiten la degustación de vinos y cigarros artesanales en franca camaradería.

De hecho, en el área estaba el artesano de cigarros José Luis Torres Marrero, quien abrazó con entusiasmo la idea de presentar sus productos en la casona. “Aquí estaremos para complementar la oferta de la Kzona con todos nuestros productos artesanales”.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Juan Carlos “Tato” García Padilla, aseguro que el ayuntamiento apoya este emprendimiento ya que “iniciativas como esta colaboran con el proyecto de revitalización urbana, habilitando estructuras y poniéndolas a producir”.

Y es que el concepto de crear un espacio cultural donde se pueda disfrutar de manifestaciones del arte como la literatura, el arte plástico, la poesía y música en un ambiente seguro fue acogido inmediatamente por los compueblanos, comentó el artista Carlos Alberto Láster Torres, quien amenizó el evento.

“Coamo se conoce por su deporte, por el maratón. Queremos que se conozca ahora por su arte, por tener un espacio para nosotros los artistas que hacemos de todo”, comentó.

Las puertas de la Kzona de Blas abrirán de martes a domingo durante horario para desayunos y almuerzos, y en la noche se transformará en bálsamo para los asíduos del arte, la historia y las antigüedades.