Cumple 25 años de solidaridad la Caminata por Amor

Sor Mariola Toro, Sor Ana Chévres y Sor Luisa Caraballo encabezarán junto a un batallón de religiosas y voluntarios la actividad cumbre de recaudación de fondos de las Hermanas Dominicas de Fátima.

Este domingo es el gran día para los miles de voluntarios que con esfuerzo admirable respaldan la obra misionera de las Hermanas Dominicas de Nuestra Señora del Rosario de Fátima.

Después de años de sacrificio, al fin alcanzan el 25 aniversario de la Caminata por Amor, la actividad cumbre de recaudación de fondos con la que se sustentan numerosos proyectos de ayuda social y comunitaria en los campos de Puerto Rico, República Dominicana, Venezuela y Haití.

Fueron el empresario Antonio “Toñito” Rodríguez Zamora y su esposa Yolanda Morales, los responsables de que esta idea cobrara forma a partir del año 1991 hasta convertirla en una de las actividades más pintorescas y entusiastas de todo el año en la región.

Al igual que el primer día, los caminantes que se unen al recorrido buscan que un familiar, amigo, compañero de trabajo o empresa auspicie uno de los kilómetros de la ruta entre el municipio de Sabana Grande y el convento de las religiosas en Guánica.

Como relató Sor Ana Chévres, Madre Superiora de la Congregación, en principio el proyecto tenía como objetivo reunir el capital necesario para restaurar la Casa Madre de la Orden: la histórica casa sede de la Hacienda Santa Rita.

“A nosotras se nos estaba cayendo la casa encima, sus condiciones no eran las mejores y necesitábamos restaurarla, pero no teníamos el dinero. Entonces, nuestra fundadora, Madre Dominga Guzmán, nos pidió que fuéramos donde Toñito Rodríguez, que él nos ayudaría. Y así fue”, contó Sor Ana.

“Entre ideas y sugerencias nació la caminata. Él, su equipo de trabajo y nosotras creamos un comité y comenzamos a trabajar. A esa primera caminata llegaron 989 participantes, auspiciados por diversas personas, y fue de 22 kilómetros. En su mayoría eran feligreses de las iglesias cercanas”.

“Pero hemos ido creciendo y el pasado año caminaron 2,088 personas de distintas partes de Puerto Rico y hasta de Estados Unidos. Hoy día se caminan 14 kilómetros”, agregó con alegría.

“A la caminata llegan personas de más de 60 pueblos de la isla y cada uno de ellos tiene su razón para llegar. A cambio de su apoyo les brindamos nuestra hospitalidad y festejamos su presencia. También oramos mucho por los caminantes y sus intenciones”, agregó.

Y tras lograrse la reconstrucción de la Casa Madre de la Congregación, gracias también a la invaluable asesoría del arquitecto yaucano Jerry Torres, ahora la Caminata por Amor es motor para el financiamiento de numerosos proyectos que sirven de apoyo a la comunidad.

La cita

Como todos los años, el recorrido benéfico arrancará puntualmente a las 9:00 de la mañana desde el estacionamiento del Coliseo Ángel Mercado de Sabana Grande, pero esta vez el corte de cinta estará a cargo del vallista olímpico ponceño Javier Culson, quien al compás de la Banda Escolar de Yauco y su directora Keila Cruz, marcará la partida.

“Ese es uno de los momentos más emocionantes. Es precioso ver tanta gente feliz haciendo algo por un familiar, por amigos o simplemente por cooperar con la Congregación”, sumó Sor Mariola Toro.

Y es que para muchas personas, la caminata también se ha vuelto un acto de agradecimiento por la recuperación de un ser querido, así como un sacrificio de amor por el restablecimiento de un familiar o allegado.

Para llegar al coliseo, las religiosas recomiendan que los participantes acudan temprano a la Hacienda Santa Rita, donde ujieres indicarán dónde estacionar sus automóviles y les invitarán a abordar los autobuses que transportarán a todos al punto de partida.

Mas no se preocupe si es muy temprano: desde el amanecer hay un festín de energía positiva en los alrededores de la Casa Madre, ya que allí se reúnen los cientos de voluntarios que prestan su tiempo para colaborar en las tareas del día.

Así que, si no quiere o puede hacer el recorrido, también puede acercarse a la Hacienda Santa Rita porque, de seguro, su ayuda voluntaria será bienvenida.

Si alguien cree que no podrá completar los 14 kilómetros, tampoco se preocupe. A lo largo de todo el trayecto no solo hallará caminos arbolados y diversos oásis: también encontrará conductores de guaguas “escobas” que, además de salir a su rescate, le harán pasar un rato delicioso con humor y anécdotas.

“El Club de Leones de Sabana Grande auspicia a los caminantes con un desayuno antes de salir, y cuando llegan a la Casa Madre hay otro recibimiento con merienda, agua y música. También habrá quioscos con platos típicos, refrescos y plantas para la venta, entre otros artículos relacionados al evento, para ayudar a la Congregación”, sumó Sor Alba Bonilla, encargada del Santuario.

“Todo ese dinero va completo a las obras que se realizan durante todo el año”, recalcó.

En el interín, los asistentes podrán disfrutar de los actos musicales, que este año inician a las 10:00 de la mañana con Charlie Carlo y continúan a las 11:30 con un junte de trovadores.

Aproximadamente a las 12:30 del mediodía, con todos los caminantes de vuelta en el convento, iniciarán los actos protocolarios con la dedicatoria a la siempre recordada Madre Dominga Guzmán Florit y a la 1:00 de la tarde será la intervención musical de los Hermanos Croatto.

El cierre musical se ha pautado para las 2:00 de la tarde y estará a cargo del incansable José Nogueras y su orquesta. Ambos espectáculos son posibles gracias al auspicio de Frank Bragan Valldejuly, propietario de Yauco Plaza.

Entusiasmo a flor de piel

No obstante, la actividad no acaba aquí. Como reconoció Rafael Rosa Couret, uno de los tantos pilares que anualmente procura el éxito del evento, al cierre muchos caminantes y visitantes aprovechan los frescos jardines de la Hacienda Santa Rita para compartir en familia y reencontrarse con longevas amistades. Amistades que, en muchos casos, nacieron durante la misma caminata.

“Yo llevo 25 años en el comité de trabajo junto a mi esposa, Teresita Camacho Rodríguez. Trabajarlo es un gran honor, es un privilegio y dentro de todo lo que tenemos que hacer, somos testigos de grandes experiencias de vida en la fe, en la salud y en el compartir”, manifestó.

“La caminata es un acto de amor y solidaridad con el necesitado, y nosotros la vivimos con una alegría inmensa”, recalcó.

Para más información u obtener su hoja de registro, puede llamar durante horas laborables a los teléfonos 787-856-1476, 787-856-4330 o 787-951-7811.

Desde el primer día, Rafael Rosa y Teresita Camacho han ayudado al éxito de este proyecto misionero.

Desde el primer día, Rafael Rosa y Teresita Camacho han ayudado al éxito de este proyecto misionero.