Cuarto cheque de estímulo: ¿se desvanecen sus probabilidades?

La secretaria de prensa de la Casa Blanca ha confirmado que el presidente se está centrando en otras prioridades legislativas, en lugar de presionar por más pagos directos.

Foto archivo

En una conferencia de prensa en la Casa Blanca efectuada el pasado 3 de junio, la secretaria de Prensa Jen Psaki minimizó la probabilidad de que el gobierno estadounidense emita en el futuro cercano un cuarto cheque de estímulo económico, agregando que al presente el presidente Joe Biden se enfoca en otras prioridades.

La noticia llegó después de que un informe de la Universidad de Michigan donde se confirmó que las tres rondas anteriores de pagos de estímulo habían tenido un impacto positivo en el acceso a alimentos y atención médica, bienestar mental y estabilidad financiera.

¿Qué ha dicho la Casa Blanca?

A preguntas de periodistas sobre la posibilidad de más pagos directos a ciudadanos en futura legislación de ayuda, Psaki declaró que Biden está “feliz de escuchar una variedad de ideas sobre lo que sería más efectivo y lo más importante para el avance de la economía”.

“Pero también estudia lo que cree será más efectivo a corto plazo para que la gente vuelva a trabajar, para superar este período de tiempo crucial y también para hacernos más competitivos en el futuro”, continuó.

Las piezas legislativas a las que se refirió son el Plan de Empleo Estadounidense y el Plan Familias Estadounidenses, dos paquetes de gastos de $4 billones (trillions en inglés) que tienen como objetivo remodelar la economía y la sociedad estadounidense.

¿En qué se centrará Biden?

En marzo y abril, el presidente Biden dio a conocer las próximas dos etapas de su agenda legislativa Build Back Better: el Plan de empleo estadounidense y el Plan de familias estadounidenses.

El primero es un plan de infraestructura masiva que actualmente es objeto de negociaciones en el Congreso. La primera versión del proyecto de ley comprendía alrededor de $2.25 billones de gasto federal y tenía como objetivo modernizar la infraestructura estadounidense.

La propuesta no solo contiene enormes mejoras para la infraestructura física como carreteras y puentes, sino que tiene como objetivo proporcionar un nuevo impulso a la economía verde de los Estados Unidos, con incentivos para industrias más ecológicas. También hay una inversión considerable en cobertura de Internet para áreas rurales y remotas.

El Plan de Familias Estadounidenses es descrito por la Casa Blanca como “una inversión en nuestros niños, nuestras familias y nuestro futuro económico”. El paquete incluye fondos para extender el programa ampliado de Crédito Tributario por Hijos hasta el final del año 2025.