Cuando La Esperanza se vuelve un ejemplo de solidaridad

Este proyecto puertorriqueño de autogestión comunitaria -que empleó como actores y actrices a residentes del pueblo de Salinas- cuenta la historia de un grupo de niños y jóvenes de una comunidad llamada La Esperanza.

Foto suministrada

Una década atrás, el gobierno intentó expropiarlos de sus hogares para atravesar con un gasoducto el corazón de su comunidad.

Diez años más tarde, la historia es otra: un relato de luchas, sacrificios y victorias por defender las familias de Villa Esperanza en Salinas, convertido en el largometraje Los Delfines del Parking.

- Publicidad -

Este proyecto puertorriqueño de autogestión comunitaria -que empleó como actores y actrices a residentes del pueblo de Salinas- cuenta la historia de un grupo de niños y jóvenes de una comunidad llamada La Esperanza, quienes deciden autogestionar un equipo de pelota (los Delfines), a pesar de sus limitaciones económicas y la amenaza de expropiación para construir un estadio.

De hecho, La Esperanza sería convertida en el estacionamiento del estadio y de ahí la referencia al título de la película.

Historia de solidaridad y realidad social

Producciones Serrucho califica esta historia como una de solidaridad, un retrato de la realidad social contemporánea vista desde los ojos de un grupo de niños y jóvenes, que expone la importancia de la unión y la responsabilidad social como valores para la vida en comunidad

“Nos dimos a la tarea de hacer una película, más bien como un proyecto educativo y participativo, donde quien llegaba podía participar según entendiera mejor”, explicó José Luis Baerga Aguirre, coproductor, director de fotografía y encargado de la dirección, guion y edición.

“Inicialmente iba a ser un corto metraje de cinco o 10 minutos. Hicimos una convocatoria abierta por Facebook, y llegaron como 20 personas. Y dijimos: esto parece que vale la pena. Entonces, decidimos reunirnos todos los miércoles y la película se fue escribiendo en el camino”, continuó.

El grupo también utilizó la idea de una película del cine comunitario y puertorriqueño del 1953 llamada “Los peloteros”, la cual se grabó en el barrio El Cielito de Comerío.

Y en el proceso de redacción del guion, decidieron que la película se grabaría en la comunidad Villa Esperanza.

“Esto fue un ejercicio que duró cinco años, desde que la empezamos hasta que la terminamos”, comentó Baerga Aguirre. “Fue un trabajo completamente voluntario: desde escribir el guion hasta editar la película, hacer la música, todo es original y fue todo voluntario. La mayoría de la película se grabó en esta comunidad de Villa Esperanza. Cuenta una historia cercana también a la comunidad”.

Previamente, Baerga había completado el documental Villa Esperanza existe, sobre la lucha de las comunidades de Salinas, Santa Isabel, Juana Díaz, Ponce y Peñuelas contra el Gasoducto del Sur: un proyecto que llevaría gas natural desde Peñuelas a Salinas a través de tuberías.

Comienzo de un viaje

Así las cosas, desde el pasado año Los Delfines del Parking se ha presentado en diversos lugares, gracias en parte al esfuerzo de la organización Cultura Rodante, que surge del teatro rodante universitario de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, y apoyados por el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP).

Algunos de los lugares donde se presentaron incluyen a la Escuela de Bellas Artes de Salinas, la Convivencia Ambiental para jóvenes celebrada en Las Mareas (Salinas), la Escuela de Bellas Artes de Comerío, el Colegio de Abogados y Abogadas, el Taller Libertá en Mayagüez, la librería El Candil de Ponce, El Bastión en San Juan, Vieques y la Reserva Estuarina de Bahía de Jobos en Aguirre.

Y, claro está, en ese viaje, los Delfines “volvieron al parking” y se presentaron con júbilo en la comunidad Villa Esperanza

“Yo me impresioné y a la misma vez me dio nostalgia, porque pasé por esa situación (de la expropiación), me puse en el lugar de ellos y me transporté. Me preocupó volver a vivir lo mismo a través de la película. Ellos fueron por un estadio y nosotros fuimos por un gasoducto”, comentó Bruni Colón, presidenta de la Junta de Residentes de la comunidad Villa Esperanza.

Experiencia para todos

Entretanto, para Jimluis Baerga Soto de 16 años -y quien dio vida al personaje de Rey Andrés Delfín- la experiencia fue diferente “porque es la primera que tengo con el cine”.

“He estado en teatro, pero en cine es mi primera experiencia. Me gustó mucho y me inspiró a que, como persona, en la comunidad, aprendiera sobre las expropiaciones, que no sabía lo que era. Y descubrí que son cosas que ocurren en la vida real. Pienso seguir haciendo teatro y cine en un futuro”, manifestó.

De igual forma, para Hery Colón Zayas, de 23 años y quien interpretó a Richie en la película, los Delfines del parking presenta situaciones sociales que a veces pasamos por alto.

“Aunque la película trata de la expropiación de la comunidad, que es algo muy común, hay otras cosas que se presentan y nos marcan. Por ejemplo, el personaje de Linda, que el papá está preso y a su mamá no le importa tenerla a ella y a su hermano solos, viviendo en una casa aparte. O lo que es Chistrí, que sus papas lo abandonaron y su abuela es quien lo cría. La presentación de una mujer con cáncer, que fue interpretada por Wanda (quien falleció por la enfermedad), que muestra lo propenso que estamos a esta y otras condiciones. Son cosas que muestra la película, que son cosas cotidianas, y a veces no le prestamos atención”, manifestó.

Por su parte, para el joven Ricky M. Malavé Díaz, quien encarnó a Jay Adrián, hubo anécdotas jocosas que no olvidará.

“La película se tardó por mí. Porque yo tardaba en aprenderme los guiones. También en un momento me partí un brazo y en algunas escenas, salí con un yeso que tuvimos que disimular. Me ponía el guante en la mano del yeso, y hablaba sin mover el brazo”, comentó.

Aunque Los Delfines del Parking presentan “una comunidad con la esperanza en 3 y 2”, no hay duda de que la realización de esta película fue un “home run con las bases llenas”.

Para más información del filme y su coproductor, llame a Baerga Aguirre al 787-373-0552, o acceda en Facebook a Los Delfines del Parking.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.