Covid: gana méritos entre emergenciólogos la vacuna de refuerzo

“No estoy viendo a personas que tienen dos dosis y un refuerzo y tienen una profunda dificultad para respirar. Simplemente no está sucediendo”, dijo el doctor Craig Spencer.

Foto archivo

Médicos que enfrentan la última oleada de casos de Covid-19 tienen un mensaje directo basado en lo que ven en sus salas de emergencia: las vacunas y los refuerzos están teniendo un efecto positivo.

“La tendencia general que estoy viendo es que, si recibe un refuerzo y contrae Covid, en el peor de los casos, termina con síntomas de resfriado. No es como antes, cuando tosías, no podías decir oraciones y te faltaba el aire”, destacó a la cadena de noticias NBCNews el doctor Matthew Bai, médico de urgencias en Mount Sinai Queens, en la ciudad de Nueva York.

“Obviamente, hay excepciones, como si comienza con un sistema inmunitario muy debilitado, su respuesta inmunitaria no será tan fuerte con un refuerzo. Pero en una persona promedio, un refuerzo definitivamente marcará la diferencia”, continuó. “Eso es lo que estoy viendo”.

Por su parte, el doctot Joseph Varon, jefe de servicios de cuidados intensivos y la unidad de covid-19 en el Centro Médico United Memorial de Houston, planteó que de los aproximadamente 50 pacientes ingresados ​​en la unidad de Covid del hospital en las pasadas cuatro semanas, el 100 por ciento de ellos no estaban vacunados.

Indicó que los pacientes que necesitaban ser admitidos generalmente tienen “falta de aliento, fiebre alta y deshidratación”, y que quienes no están vacunados también “tienen más enfermedades. Lo que quiero decir con más enfermedad es más neumonía, no solo un poco de neumonía, tienes mucha neumonía”.

“Las personas que llegan sin vacunarse tienen una carga mucho mayor de enfermedad en los pulmones que las que están vacunadas”, puntualizó.

Mientras tanto, quienes habían recibido la vacuna de refuerzo “casi volvieron a la normalidad” en varios días. Aquellos que no habían recibido el refuerzo tendían a “todavía sentirse enfermos después de una semana, una semana y media más o menos”, agregó.

Los pacientes que recibieron la vacuna de refuerzo aún pueden tener síntomas como dolor de garganta, mucha fatiga y dolor muscular, aclaró el doctor Craig Spencer, director de Salud Global en Medicina de Emergencia en el Centro Médico de la Universidad Presbiteriana/Columbia de Nueva York. Aquellos que están vacunados pero no recibieron el refuerzo “se veían peor, parecían sentirse muy mal. Pero, de nuevo, no necesitaban ser hospitalizados”, dijo.

“No estoy viendo personas que tienen dos dosis y un refuerzo y tienen una profunda falta de aire”, explicó. “Simplemente, no está sucediendo”.

Los que están vacunados, pero no recibieron un refuerzo, han mostrado síntomas como más tos, más fiebre y más fatiga que los que recibieron un refuerzo, añadió.

Mientras tanto, Spencer dijo que casi todos los pacientes que ha visto que necesitaban ser admitidos no estaban vacunados.

La variante Ómicron continúa propagándose rápidamente en los Estados Unidos, representando alrededor del 58 por ciento de todos los nuevos casos de Covid, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La evidencia preliminar sugiere que para la mayoría de las personas, al menos para aquellas que están al día con sus vacunas contra el Covid, parece menos probable que el Ómicron cause una enfermedad grave.

Un pequeño estudio de los CDC sugirió que las personas que tenían Covid y luego se reinfectan con Ómicron pueden experimentar menos síntomas que durante su ataque inicial con el virus.

Y la semana pasada, informes del Reino Unido encontraron que las personas que se infectaron con Ómicron en noviembre y diciembre tenían aproximadamente dos tercios menos de probabilidades de ser hospitalizadas, en comparación con la variante Delta.

Los médicos aún enfatizaron la importancia de recibir la vacuna y recibir un refuerzo, incluso si Ómicron parece menos probable que provoque una enfermedad grave que Delta.