Covid-19: primera vacuna aplicada en humanos muestra halagadores resultados

El fármaco logró generar cierta respuesta inmune a partir de dos semanas y tras 28 días se observó que la mayoría de los participantes había experimentado un importante aumento de los anticuerpos específicos contra el Covid 19 o SARS-CoV-2.

Foto suministrada

Los primeros resultados de los ensayos clínicos que se realizan en todo el planeta para dar con una vacuna contra el Covid-19 ya están aquí.

Como publicó el pasado viernes la revista The Lancet, el Instituto de Biotecnología de Pekín lleva ahora la delantera, al demostrar que un fármaco candidato a vacuna logró generar una respuesta inmune a partir de los 28 días de su inyección.

Estas conclusiones, aunque prometedoras para seguir investigando, no implican que ya hayamos dado con la vacuna definitiva, aclararon los portavoces del instituto chino.

Según recoge la Organización Mundial de la Salud (OMS), al presente se evalúan en humanos diez medicamentos candidatos a vacunas y otros 114 se siguen validando en laboratorios.

Los resultados del Instituto de Biotecnología de Pekín corresponden a uno de los primeros proyectos que ha logrado incursionar en la fase inicial de ensayos clínicos en humanos.

Para ello, los científicos han contado con 108 participantes de entre 18 y 60 años de edad, reclutados en la cuna de la pandemia, la ciudad china de Wuhan. Cada uno de ellos recibió una dosis del compuesto experimental y, posteriormente, pasaron por revisiones médicas y exámenes de sangre periódicos, para analizar si el fármaco surtía efecto.

En el reporte se indica que el medicamento logró generar cierta respuesta inmune a partir de dos semanas y tras 28 días se observó que la mayoría de los participantes había experimentado un importante aumento de los anticuerpos específicos contra el Covid 19 o SARS-CoV-2.

Paralelamente, los investigadores constataron que el fármaco produjo efectos adversos. Entre ellos, dolor en el lugar de la inyección, fiebre, fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular, de leve a moderado. Asimismo, se notificó un caso de fiebre severa, con falta de aliento y respiración, que cesó a las 48 horas.

Estos resultados, por lo tanto, propician que el medicamento se siga investigando. De hecho, en la fase 2 del mismo estudio ya se prueba el fármaco en otras 500 personas, entre quienes también figuran adultos mayores de 60 años.

“Lejos de una vacuna para todos”

“Estos resultados deben interpretarse con cautela”, aclaró en un comunicado de prensa Wei Chen, investigadora del Instituto de Biotecnología de Pekín y responsable del ensayo.

“Los desafíos en el desarrollo de una vacuna contra el Covid-19 no tienen precedente y la capacidad de desencadenar estas respuestas inmunitarias no necesariamente indican que la vacuna protegerá a los humanos del virus. Este resultado muestra una visión prometedora para el desarrollo de las vacunas, pero todavía estamos muy lejos de que esta vacuna esté disponible para todos”, continuó.

De igual modo, recalcó que la muestra de esta primera fase es pequeña y que el periodo de estudio ha sido corto, “lo que limita la capacidad de detectar reacciones adversas más raras a la vacuna o proporcionar evidencia sólida de su capacidad para generar un reacción inmune”.

El informe de la investigación además recuerda que las conclusiones más contundentes no llegarán hasta el 20 de diciembre del 2020, cuando se prevé que las pruebas con este compuesto concluirán.

Siguen sus pasos

Otra potencial medicamento en la fase dos del proceso de aprobación es un fármaco experimental desarrollado por la empresa CanSino BIO, una firma china especializada en la manufactura de vacunas.

De cerca le siguen otras dos fórmulas que comienzan a ser evaluadas en humanos y cuyos desarrollos están a cargo de las farmacéuticas estadounidenses Moderna e Inovio, apunta la OMS en un documento oficial.

Otras grandes multinacionales del sector, como Pfizer y Sanofi, tienen sus candidatos a la vacuna en las etapas preclínicas, añade el documento de la OMS.

Las dificultades para controlar la propagación del contagioso Covid-19 hacen que el desarrollo de una vacuna sea la opción más probable para eliminar el virus, por lo que la industria farmacéutica sigue acelerando los procesos para reducir a un solo año el tiempo que tarda una vacuna en llegar al mercado.

Normalmente, requiere de 10 a 15 años.