Corrección activa protocolo para el restablecimiento gradual de los servicios a la población correccional

"En esta etapa, mantendremos los controles de prevención y seguridad, a la vez que se reincorpora personal de diversas áreas y se amplían sus tareas”, destacó Rivera Juanatey.

foto: EFE / Thais Llorca

SAN JUAN – El Secretario de Departamento de Corrección y Rehabilitación, Eduardo J. Rivera Juanatey, informó sobre la activación del más reciente protocolo, mediante el cual se da paso al restablecimiento gradual de los servicios a la población correccional. La activación de este protocolo va a la par con la Orden Ejecutiva firmada por la gobernadora Wanda Vázquez Garced, donde se permite el restablecimiento de ciertos sectores de la actividad comercial y del Gobierno de Puerto Rico.

“Habiendo logrado que el sistema correccional de Puerto Rico se mantenga sin casos positivos al COVID-19, gracias al incansable trabajo realizado, ha llegado el momento de comenzar a abrir ciertos espacios de distracción y expansión de la rehabilitación en beneficio de la población correccional que albergamos. Desde esta semana, con ciertas restricciones en términos de aglomeramiento de confinados y limitando el contacto físico entre los miembros de la población correccional a aquellos que conviven en un mismo módulo de vivienda, se reanudó la recreación activa, los trabajos de confinados dentro de los perímetros de los complejos correccionales, los proyectos agrícolas, la capellanía, ciertos servicios educativos y vocaciones mediante mecanismos virtuales, y la atención de los remedios administrativos presentados por los confinados, entre otros”, confirmó el Secretario.

“De la mano a esta reapertura, seguiremos tomando las provisiones para que todos los empleados continúen trabajando de forma segura, evitando el contagio tanto entre ellos, como con la población correccional a la que le brindamos servicios. Desde el comienzo de la emergencia causada por la pandemia del COVID-19, establecimos protocolos estrictos de prevención a través de todo el sistema penal que ayudaron a proteger a los miembros de la población y a nuestro personal del contagio con el virus. En esta etapa, mantendremos los controles de prevención y seguridad, a la vez que se reincorpora personal de diversas áreas y se amplían sus tareas”, destacó Rivera Juanatey. 

Según dicta el nuevo Protocolo, entre el personal que reinicia labores se encuentran los técnicos de servicios sociopenales, los técnicos de récord criminal, líderes recreativos, psicólogos, personal de supervisión de alimentos y personal de remedios administrativos para un total de alrededor de 450 empleados. Entre las medidas de seguridad que ya se han implementado en las instituciones correccionales, y que continuarán en vigor durante esta nueva etapa, se incluye el mantener el distanciamiento físico, utilizar el equipo de protección provisto por el departamento, mantener higienizado su espacio de trabajo, lavarse las manos con agua y jabón de manera frecuente, en especial antes y después de entrevistar a un miembro de la población correccional, así como los continuos cernimientos de temperatura y entrevista a toda persona que tenga que tener acceso en las instituciones correccionales debido a que le corresponde rendir alguno de los servicios esenciales decretados.

Por otro lado, el DCR continuó con su programa de realización de pruebas a empleados como parte del comienzo de las labores. La semana pasada se dio lugar a otra fase, esta vez dirigida principalmente a empleados civiles que están llamados a reportarse, aunque también se incluyó personal de seguridad. Hasta el momento, entre todas las fases, se han realizado 1797 pruebas moleculares, entre oficiales y personal civil, así como otros cientos que han acudido a nuestro llamado de realizarse la prueba en los lugares establecido por la Guardia Nacional y el Departamento de Salud para los empleados públicos.