Convierta a la luna ¡en otro aliado de su huerto!

Para evitar que la planta o árbol pierda savia, se recomienda podar durante luna menguante. Y para facilitar que vuelvan a volver a brotar es mejor podar entre luna nueva y luna creciente.

Si a estas alturas de enero todavía está a la caza de resoluciones de fácil manejo y enorme gratificación, no lo piense más.

Crear un huerto en el hogar es una tarea fácil de adoptar y lograr cuando se tienen las ganas, un poco de espacio y los conocimientos necesarios.

Para ayudarlo en esa tarea, el portal ecoagricultor.com ofrece valiosísimos consejos. Entre ellos, cómo convertir a la luna y sus fases en poderosos aliados para el éxito de su cosecha.

Al detalle

Según destaca, la fuerza gravitacional de la luna influye en la savia de las plantas, afectando a la fotosíntesis, la germinación de las semillas y hasta los movimientos para que este fluido ascienda o descienda desde las raíces hasta la zona superior.

Por ejemplo, la fase entre cuarto creciente y luna llena se asocia al punto máximo de concentración de savia en la zona superior de las plantas, mientras que en luna nueva y menguante en las raíces hay más concentración de savia.

Identificar las cuatro fases de la luna es sencillo. Son luna llena (la luna se ve un círculo blanco), luna nueva (la luna está totalmente oscura), cuarto menguante (cuando la luna forma una C) y cuarto creciente (uniendo las dos puntas se forma la letra D).

Luna llena

En esta fase puede haber un aumento de las plagas. Además la savia se encuentra principalmente concentrada en el follaje de la planta, por lo que crece más rápidamente su follaje.

Luna creciente

Durante esta fase la savia asciende desde las raíces hasta la parte superior de la planta. Si siembra durante esta fase el desarrollo será más rápido, en concreto, el follaje crecerá mucho más que las raíces. También es más común que las plantas sean menos resistentes a las enfermedades o plagas.

Luna nueva

Durante esta fase se recomienda llevar a cabo labores como el control de plantas invasoras, eliminando aquellas que no se deseen en el huerto, además de otras tareas de mantenimiento de los cultivos.

Luna menguante

Durante la luna menguante las plantas tienden a fructificar mucho más. Es un periodo en el que la savia desciende a las raíces.

Labores para cada fase lunar

  • Abono: Para plantas con una raíz superficial el mejor momento para abonar es de luna creciente a luna llena. Si las plantas poseen raíces profundas, se recomienda abonar de cuarto menguante a luna nueva.
  • Reproducción de las plantas: Por esquejes e injertos, las etapas entre cuarto creciente y la luna llena son más beneficiosas, porque los esquejes brotan mejor y en cuanto a los injertos, se evitan los problemas por infecciones y facilita la cicatrización. Para germinar semillas, los mejores momentos son en cuarto creciente y luna llena.
  • Riego: Para favorecer que las plantas tengan más frutos y más flores, limite los riegos durante la luna llena y el cuarto creciente.
  • Poda: Para evitar que la planta o árbol pierda savia, se recomienda podar durante luna menguante. Y para facilitar que vuelvan a volver a brotar es mejor podar entre luna nueva y luna creciente.

Para que los árboles desarrollen más el follaje lo ideal es podarlos en luna nueva, y para favorecer la fructificación se recomienda podar durante la luna llena o el cuarto menguante.

Por otro lado, para que las plantas o árboles den más frutos se sugiere podar en cuarto creciente, y para reducir el crecimiento podar en cuarto menguante.

  • Plantas espontáneas o no deseadas: Si quiere eliminar las llamadas malas hierbas, es mejor hacerlo entre luna llena y cuarto menguante.
  • Siembra: Las plantas o árboles de fruto se siembran en cuarto creciente, a excepción de las que se espigan, las cuales se siembran en cuarto menguante.

Las plantas o árboles que se cultivan por sus flores o semillas deben sembrarse  en cuarto menguante.

Es aconsejable sembrar entre luna creciente y luna nueva aquellas plantas que crecen y fructifican sobre la tierra, y entre cuarto menguante y luna nueva las plantas que fructifican bajo tierra.

Las semillas que tardan más en germinar se siembran en cuarto menguante.

Las semillas que germinan pronto se siembran en cuarto creciente.

  • Cosechar hojas, semillas y flores: Si las va a secar es mejor cortarlas entre la luna menguante y luna nueva. Si se van a usar al momento, cortarlas entre luna creciente y luna llena.