Controversias, reconstrucción y Pesquera: de eso y más habla el Alcalde Ponce

Aunque fuentes de este semanario aseguran que en la Casa Alcaldía han surgido conflictos entre jefes de gabinete y estos precipitaron la renuncia de Luis Báez Rodríguez, Irizarry Pabón prefirió
minimizar esas controversias.

Foto archivo

A casi tres meses de haber asumido las riendas de la Ciudad Señorial, el nuevo alcalde de Ponce, Luis Irizarry Pabón, aún está de “luna de miel”.

El cambio de estilo en la administración municipal y las tareas de limpieza y reacondicionamiento de los espacios públicos le han ganado elogios de la ciudadanía en sus primeras semanas de mandato.

Pero ya asoma el trayecto difícil.

La confección de un nuevo presupuesto municipal que atienda el grave déficit fiscal del ayuntamiento, la prometida devolución de la jornada completa a los empleados municipales y coagular los anunciados proyectos de reconstrucción, son solo algunos de los retos que le esperan durante los próximos meses.

Y para ello, ya no tendrá a su “mano derecha”, a su Jefe de Gabinete, Luis Báez Rodríguez, quien abruptamente renunció al cargo, en circunstancias que no han quedado claras.

Báez Rodríguez fue clave en las movilización para atender asuntos apremiantes en los primeros meses de la administración, como los proyectos de ornato, limpieza y reparación de calles, además de la reactivación parcial del Complejo Recreativo La Guancha.

Sin embargo, en entrevista con La Perla del Sur, el alcalde rehusó profundizar en los pormenores de su salida, limitándose a plantear que ocurrió por “razones personales”.

“Él estaba haciendo su trabajo, pero no podía seguir en el puesto”, declaró el alcalde sobre la inusitada baja.

“Él presentó su renuncia y nosotros la aceptamos, y respetamos su decisión”, continuó. “No te puedo abonar nada más, porque no hay nada más”.

Entretanto, aclaró que no tiene intensión de nombrar a otro “Jefe de Gabinete” y que en su lugar, ha redistribuido las tareas que le correspondían. Las mismas serán distribuidas entre el propio alcalde, la vicealcaldesa Marlese Sifre Rodríguez y el administrador de la Ciudad, Francisco A. Rodríguez Alier.

Aunque públicamente se ha asegurado que la salida de Báez Rodríguez responde a su deseo de continuar estudios universitarios, fuentes de este semanario aseguran que dentro de la Casa Alcaldía han surgido conflictos entre jefes de gabinete, que pudieron precipitar la renuncia.

La Perla del Sur intentó obtener una reacción directa de Báez Rodríguez, pero a la hora del cierre no respondió a las solicitudes.

“Si hay rencillas o no, aquí no venimos a hacer amigos. Aquí venimos a ser buenos compañeros y a hacer el trabajo por Ponce”, opinó por su parte el alcalde. “Fuera de horas laborales, el que quiera continuar una relación de amistad lo puede hacer y yo no estoy pendiente a eso. A lo que estoy pendiente es que el trabajo se haga”.

Irizarry Pabón además arremetió contra las imputaciones publicadas en páginas de redes sociales, donde se alegó que Báez Rodríguez es objeto de una investigación federal.

“Hay varias páginas en las redes sociales que -de vez en cuando- uno le da una miradita, pero no podemos estar enfocados en eso. En esas páginas ponen cosas que pueden ser verdad, otras cosas que pueden ser medias verdades y hay muchas que son mentiras. Y hay personas que se dedican a dañar reputaciones”, puntualizó.

“Si yo me dedicara todos los días a estar pendiente a comentar o reaccionar a lo que dice uno o a lo que dice otro, dejaría de hacer el trabajo importante que tenemos que hacer en el municipio y yo tengo las manos llenas”, continuó.

“No me voy a dedicar a darle color a lo que no tiene”, insistió.

A vista publica el Albergue de Animales

Por otra parte, el alcalde anunció que en las próximas semanas convocará a una vista pública que atienda las denuncias de maltrato en el Albergue de Animales de Ponce.

La empresa Animal Rescue & Protection Services, que administra el albergue desde el año 2012, ha sido señalada reiteradamente por ciudadanos, rescatistas y organizaciones por el alto número de animales que sacrifica en sus instalaciones.

A pesar que cuenta con un espacio limitado para albergarlos, esta empresa privada ha firmado múltiples contratos gubernamentales para recibir animales realengos de otros municipios, que son sacrificados al poco tiempo.

El director de Animal Rescue & Protection Services, William Quiñones Vélez, indicó a La Perla del Sur el pasado mes de febrero que en esa instalación se sacrifican entre 45 y 120 animales semanalmente, la mayoría por falta de espacio. Sin embargo, varios rescatistas consultados insisten que el número es mucho mayor a lo reportado por él.

Durante su campaña, Irizarry Pabón prometió una nueva política pública de compasión hacia los animales abandonados y ha expresado públicamente su oposición al uso de la eutanasia como herramienta para controlar la población de animales.

Sin embargo, esta semana el alcalde pareció distanciarse de la postura asumida por su ahora exjefe de gabinete, quien en entrevista con La Perla del Sur el pasado mes de febrero, adelantó que el ayuntamiento se inclinaba a cancelar el contrato con el operador del albergue.

La administración de la exalcaldesa María Meléndez Altieri firmó en noviembre de 2018 otro contrato de seis años con Animal Rescue & Protection Services, por la suma de $670 mil anuales.

Desde el 2012, la empresa ha firmado 13 contratos y enmiendas con el Municipio de Ponce que totalizan compromisos de pago por $2,114,950. El acuerdo incluye el uso de las instalaciones municipales y el pago de utilidades.

“Como cada cual tiene unos puntos diferentes, nosotros en las próximas semanas vamos a hacer una vista pública, donde van a estar los representantes del albergue y cualquier ciudadano que quiera traer su visión de cómo trabajar la situación de los animales, porque cada cual tiene puntos que son válidos”, expresó Irizarry Pabón.

“Vamos a escucharlos en un foro público, donde cada cual traiga su punto y el Municipio va a hacer una evaluación para llegar a un término donde podamos atender todas las visiones, porque hay unas preocupaciones muy genuinas”, continuó.

“Esta es la única manera que el municipio puede tomar las mejores decisiones, ya sea de regular el albergue, quitarle el contrato o ofrecerle otro contrato con otras regulaciones. Necesitamos escuchar a todas las partes”, recalcó.

Entre los reclamos que han hecho rescatistas y organizaciones afines resalta descontinuar la eutanasia de animales que no tengan condiciones terminales, la construcción de un santuario de animales y la creación de un programa municipal gratuito de esterilización.

La Guancha, el Montaner y el Pachín

Sobre los proyectos de reconstrucción aún pendientes, Irizarry Pabón destacó que próximamente deben ir a subasta las mejoras al Complejo Recreativo La Guancha.

De acuerdo al diseño conceptual presentado por la firma SCF Arquitectos, la obra -cuyo costo será de $10.6 millones- incluye reconstruir el tablado en cemento y mejorar los kioscos, para hacerlos más resistentes a las inclemencias del tiempo.

“Varios proyectos van a salir a subasta en las próximas semanas. Ya tenemos la Junta de Subastas establecida, que era unas de las cosas que nos estaban aguantando en algunos de los proyectos”, dijo el alcalde.

“La Guancha tiene un diseño que se va a proponer para subasta en las próximas semanas, pero el Parque Monagas va a tardar un poco más porque necesita una reevaluación. Lo que se había asignado para el Monagas no contemplaba otras alternativas y va a ser mucho más de lo que se había asignado”, añadió.

Asimismo, destacó que próximamente iniciara la rehabilitación de instalaciones deportivas de la ciudad para, entre otras metas, celebrar las Justas de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI) en abril de 2022.

“El Pachín Vicéns y el Paquito Montaner, antes del verano esas facilidades van a ser trabajadas”, aseguró. “En el Paquito pronto se va a salir a trabajar el terreno, la pista y las luminarias”.

“Esperamos que la pelota se pueda inaugurar para la próxima temporada del 2022 y el baloncesto debe de estar llevándose a cabo, una vez resolvamos la situación de las luminarias”, agregó.

Aunque auguró el regreso de varias franquicias deportivas con el reacondicionamiento de las instalaciones, el alcalde reiteró que el ayuntamiento no está en condiciones de realizar aportaciones económicas a los equipos.

“En estos momentos, las conversaciones que he tenido con varias de las modalidades deportivas que quieren regresar no incluyen que el municipio aporte económicamente. Sí envuelve que podamos ser un facilitador”, afirmó. “En estos momentos, el municipio no tiene la capacidad económica para sustentar equipos”.

“Estos próximos dos años van a ser años en que Ponce debe tener un levantamiento económico y que todas estas franquicias puedan regresar para quedarse y que la fanaticada los respalde”, añadió.

Defiende contratos a Pesquera

Por otro lado, Irizarry Pabón justificó su decisión de conceder tres nuevos contratos al ingeniero Carlos Pesquera Morales y su firma Capitol Improvements Program Management, para el proceso de reconstrucción de la ciudad.

Pesquera Morales, contratado inicialmente durante la incumbencia de la exalcaldesa María Meléndez Altieri, ha recibido desde febrero otros tres contratos de la nueva administración municipal, que le permiten facturar $624,360, por poco más de dos meses de servicio.

A pesar de la cifra, el alcalde se mostró satisfecho con el trabajo realizado.

“Ha sido una relación bien positiva mantener ese contrato, mes a mes, porque hemos visto la productividad”, alegó Irizarry Pabón.

“Nosotros vamos a continuar esta relación porque no queremos que se afecte o se atrase los proyectos que ya se habían trabajado”, continuó.

Sus expresiones constituyen un cambio dramático de postura, ya que

como legislador municipal de minoría criticó las jugosas contrataciones para Pesquera Morales.

Las mismas también fueron cuestionadas por el Comité de Transición el pasado mes de diciembre.

“El problema, nos dimos cuenta, era que el municipio no tenía el control y la supervisión de los contratistas”, dijo Irizarry Pabón.

“Yo creo que la firma del señor Pesquera, hasta ahora, ha dado resultados, porque se ha mantenido una relación de supervisión y control por parte del municipio y quizás nos ha dado más de lo que nos estaba dando en el pasado”, planteó.

“Lo que conllevaría el cancelar esos contratos y tener que buscar a otra firma, ocasionaría atrasos”, añadió.

Firme en restablecer la jornada

Por último, el alcalde reafirmó su meta de devolver la jornada completa a los empleados municipales para el 1ro de julio, fecha en que entra en vigor el presupuesto para el año fiscal 2021-2022.

“El 48 por ciento de los empleados que estaban en recorte de jornada ya están en jornada completa. Mi meta es llegar al 100 por ciento en la eliminación del recorte de jornada”, sostuvo.

“Devolver las horas es lo que nos ha dado los resultados que estamos viendo con los trabajos en la calle. Muchos de esos empleados recibieron su jornada completa”, continuó.

El alcalde confirmó además que en días recientes la administración municipal comenzó a elaborar el presupuesto municipal con el que intentarán cumplir con promesas de campaña, aun en momentos de inestabilidad económica.

“Estamos preparándonos para hacer un presupuesto que esté acorde con los ingresos reales que se proyecten para el municipio”, dijo el alcalde.

“Creo que debe haber una mejoría parcial en las proyecciones que podamos tener, pero vamos a tratar que el presupuesto no esté inflado, como lo estuvo durante los pasados 12 años”, continuó.

Asimismo, adelantó que espera incluir una “reserva” en el presupuesto, que sirva para amortiguar el déficit operacional, que en el caso de Ponce asciende a $78 millones.

“Cuando tú estás administrando un municipio, lo correcto es tener una asignación para ir amortiguando el déficit que se creo anteriormente y eso lo estamos trabajando”.

El alcalde además anticipó cambios en la clasificación de empleados, uno de los reclamos recurrentes a través de los años.

“Hay muchos empleados que estaban haciendo unas funciones, pero no tenían la clasificación correcta. Eso es algo que, en su momento, tenemos que corregir”, afirmó el alcalde.

“Una vez los clasifiquemos en lo que han hecho por años, en muchos casos eso va a conllevar un aumento en salario. Es una de las cosas que estamos trabajando. No solo es restablecer la jornada completa, sino también darle la justa clasificación de las funciones que están haciendo muchos empleados”, abundó.

“A mí me gustaría resolverlo mañana, pero vamos a estar trabajando en el nuevo presupuesto a ver cómo podemos llegar que se cumpla con la clasificación de las funciones que hacen nuestros empleados”, concluyó.