Consuma alimentos seguros después de un corte de electricidad

Foto suministrada

Probablemente usted fue una de las personas que se quedó sin electricidad tras el paso de la tormenta Isaías la pasada semana. Uno de los peligros de quedarse sin electricidad es que pasadas 48 horas de un apagón los alimentos en el refrigerador pueden comenzar a dañarse. 

Para mantener sus alimentos seguros antes, durante y después de una interrupción de energía eléctrica los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) hacen varias recomendaciones. 

Antes de una interrupción de electricidad recomiendan que mantenga en su refrigerador y congelador termómetros para electrodomésticos. El refrigerador debe estar a una temperatura de 40 °F o menos. El congelador debe estar a una temperatura de 0° F o menos. Prepárese para emergencias o desastres naturales:

  • Congele recipientes con agua y paquetes de gel para ayudar a mantener los alimentos a 40 °F o menos.
  • Tenga a mano una neverita portátil y paquetes de gel congelados para mantener los alimentos fríos en caso de que los tenga que sacar del refrigerador.
  • Compre hielo seco o en bloque para mantener los alimentos fríos en el refrigerador, si cree que no habrá electricidad por un periodo extenso.

Durante una interrupción de electricidad mantenga las puertas del refrigerador y congelador cerradas. Si las puertas permanecen cerradas, los alimentos estarán seguros como máximo: 4 horas en el refrigerador; 48 horas en un congelador lleno; y 24 horas en un congelador medio lleno.

Si el corte de electricidad duró 4 horas, y tiene una neverita portátil y hielo, coloque los alimentos perecederos refrigerados en la neverita. Para mantenerlos a 40 °F o menos, agregue hielo o una fuente de frío, como los paquetes de gel congelados.

Después de una interrupción de electricidad nunca pruebe los alimentos para determinar si son seguros para consumir. Si tiene dudas, los CDC recomiendan que los bote.

Deseche todos los alimentos perecederos que tenga en el refrigerador (carnes, pescados, frutas y verduras cortadas, huevos, leche y sobras) después de 4 horas sin electricidad ni una fuente de frío, como hielo seco. Bote todos los alimentos que tengan olor, color o textura inusual.

Los CDC también aconsejan que revise las temperaturas de los alimentos mantenidos en las neveritas portátiles o el refrigerador con una fuente de frío adicional. Bote los alimentos que tengan una temperatura de más de 40 °F.

Si tiene un termómetro para electrodomésticos en su congelador, revise que todavía esté a una temperatura de 40 °F o menos. Usted puede volver a congelar o cocinar alimentos descongelados en forma segura si todavía tienen cristales de hielo o si están a una temperatura de 40 °F o menos.