Consideraciones para celebrar las fiestas navideñas libres de COVID-19

Foto: Thomas James Caldwell on VisualHunt

Debido al aumento en los contagios del COVID-19 -en las últimas semanas- es más importante aún que en esta temporada navideña las familias tomen las debidas precauciones para evitar exponerse en las festividades de esta época y así evitar que haya contagios y pérdidas en su núcleo familiar. 

Es por eso que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) realiza una serie de recomendaciones o consideraciones que le pueden ayudar a protegerse a usted y a su familia en esta Navidad mientras disfruta. 

El objetivo de estas consideraciones es complementar—no reemplazar—las leyes, normas o reglamentaciones de salud y seguridad estatales, locales, territoriales o tribales vigentes, que se deben cumplir en todas las reuniones.

Según los CDC, celebrar en forma virtual o con los integrantes de su hogar (que toman medidas de manera consistente para reducir la propagación del COVID-19) supone el riesgo más bajo de propagación. 

Cabe señalar que un miembro de su hogar es cualquier persona que actualmente viva y comparta espacios comunes de su vivienda como su casa o apartamento. Puede incluir tanto a miembros de la familia como a compañeros de habitación o personas que no son parientes suyos. 

Las personas que actualmente no viven en su vivienda, como los estudiantes universitarios que regresan a casa para las vacaciones, deben considerarse como miembros de otro hogar. Las reuniones presenciales en las que se reúnen amigos y familiares de diferentes hogares, incluidos estudiantes universitarios que regresan a casa, suponen diferentes niveles de riesgo.

Existen diversos factores que pueden contribuir al riesgo de contagiarse y propagar el COVID-19 en reuniones presenciales con pocas personas. Combinados, estos factores generan diferentes niveles de riesgo:

  • Niveles de COVID-19 en la comunidad: si hay niveles altos o los casos de COVID-19 en la comunidad donde se realiza la reunión o en los lugares desde donde llegan los asistentes están en aumento, esto incrementa el riesgo de infección y propagación entre los asistentes. Los familiares y amigos deben evaluar la cantidad de casos de COVID-19 en sus comunidades y en la comunidad donde tienen previsto celebrar a la hora de decidir si van a organizar una reunión o asistir a un encuentro. Los sitios web de los departamentos de salud locales suelen publicar información sobre la cantidad de casos en un área.
  • Exposición durante el viaje – Los aeropuertos, las estaciones de autobús, trenes y transporte público, las gasolineras y las paradas para descansar son todos lugares en los que los viajeros pueden quedar expuestos al virus en el aire o sobre superficies.
  • Lugar de la reunión: las reuniones en espacios interiores, especialmente espacios con poca ventilación (como lugares cerrados pequeños sin ingreso de aire exterior), representan un riesgo mayor que las reuniones al aire libre.
  • Duración de la reunión: las reuniones que duran más tiempo suponen mayor riesgo que las reuniones más breves. Estar a menos de 6 pies de una persona con COVID-19 por un total acumulado de 15 minutos o más aumenta en gran medida el riesgo de enfermarse y exige cumplir 14 días de cuarentena.
  • Cantidad y aglomeración de personas en la reunión: las reuniones con más asistentes aumentan el riesgo, con respecto a las reuniones con menos personas. Los CDC no ofrecen un límite o número recomendado de asistentes a las reuniones. El tamaño de una reunión para celebrar las festividades se puede determinar con base en la capacidad de los asistentes de diferentes hogares de mantener una distancia de 6 pies (la longitud de 2 brazos), usar mascarillas, lavarse las manos, y seguir las leyes, normas y reglamentaciones de salud y seguridad estatales, locales, territoriales o tribales vigentes.
  • Comportamiento de los asistentes antes de la reunión: las personas que no respetaron de manera consistente las normas de distanciamiento social (mantener una distancia de al menos 6 pies), uso de mascarillas, lavado de manos y otras medidas de prevención aumentan el riesgo de propagación con respecto a quienes pusieron en práctica estas medidas de seguridad de manera consistente.
  • Comportamiento de los asistentes durante la reunión: las reuniones con más medidas de seguridad, como el uso de mascarillas, distanciamiento social y lavado de manos, suponen menos riesgo que las reuniones donde se implementan menos medidas de prevención o directamente no se adopta ninguna medida. El consumo de alcohol o drogas puede afectar el criterio y dificultar más la puesta en práctica de las medidas de seguridad contra el COVID-19.

Quiénes no deben asistir a reuniones

Personas con COVID-19 o que estuvieron expuestas a un caso positivo no deben asistir a reuniones en esta temporada navideña. 

No organice ni participe de ninguna reunión presencial si usted o alguien de su hogar:

  • Tiene diagnóstico de COVID-19 y no reúne los criterios para estar en contacto con otras personas sin riesgo
  • Tiene síntomas del COVID-19
  • Espera los resultados de un prueba viral de detección del COVID-19
  • Pudo haber tenido exposición a una persona con COVID-19 en los últimos 14 días
  • Corre mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

No organice ni asista a reuniones con ninguna persona que tenga COVID-19 o que haya estado expuesta a una persona con COVID-19 en los últimos 14 días.

Los CDC recomiendan que si es adulto mayor o tiene ciertas afecciones que suponen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 o vive o trabaja con una persona con mayor riesgo de enfermarse gravemente, debe evitar las reuniones presenciales con personas que no viven en su hogar.