Consejos para reducir el desperdicio de alimentos

Foto: Visual Hunt

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha trazado una meta de reducir los desperdicios de alimentos en un 50% para el año 2030. 

Todos pueden ayudar a contribuir para alcanzar esta meta poniendo en práctica de inmediato las sugerencias de la FDA para reducir el desperdicio de alimentos, ahorrar dinero y proteger el medio ambiente. 

 

En el supermercado o cuando comes fuera de casa

En primer lugar, la FDA invita a planificar con antelación y preparar la lista de las compras antes de ir a la tienda de comestibles. A medida que escriba su lista, piense en las comidas que preparará la semana siguiente y revise el refrigerador para evitar la compra innecesaria de ingredientes. 

Cuando esté en la tienda, compre solo lo que necesita y no se desvíe de su lista de compras. Tenga cuidado al comprar a granel, especialmente con los productos que tienen un tiempo de caducidad limitado. 

La FDA también aconseja que si están disponibles, compre las frutas o verduras “feas” que van quedando con frecuencia en la tienda de comestibles, pero que aún pueden consumirse sin riesgo. Los productos agrícolas “feos” tienen imperfecciones físicas, pero no están dañados ni podridos. Las frutas o verduras “feas” son seguras y nutritivas, y a veces se pueden encontrar a precios rebajados. 

De igual forma, cuando coma fuera de casa, pida porciones más pequeñas para evitar dejar residuos en el plato y cuidarse de comer en exceso. También puede pedir un recipiente para llevarse las sobras a casa en lugar de dejar comida en el plato. 

 

Almacenamiento y preparación en la cocina

La FDA sugiere que verifique el ajuste de la temperatura en su refrigerador. Mantenga la temperatura a 40° F o menos para preservar los alimentos en buen estado. La temperatura del congelador debe ser de 0° F. 

Igualmente aconseja que refrigere los vegetales pelados o cortados para mantener su frescura y evitar su descomposición. 

La FDA le invita a usar el congelador. El congelamiento es una excelente forma de almacenar la mayoría de los alimentos para impedir que se pongan en mal estado antes de su consumo. 

Asimismo, recomienda que separe un espacio en el refrigerador para aquellos alimentos que podrían echarse a perder en unos cuantos días. Revise su refrigerador a menudo para estar al tanto de lo que tiene y necesita consumir. Coma o congele los productos antes de que sea necesario desecharlos. 

Si tiene más alimentos de los que necesita o puede consumir, considere donar los alimentos empaquetados a una despensa de comida local o una campaña de recolección de alimentos. 

De igual manera, la FDA exhorta a los consumidores a aprender acerca de las fechas en los productos alimenticios. Muchos consumidores malinterpretan el propósito y significado de las etiquetas con fechas en los alimentos empaquetados. Se calcula que la confusión sobre el etiquetado con la fecha representa 20% del desperdicio de alimentos por parte de los consumidores.

 

Al servir y disfrutar de la comida

La FDA aconseja que utilice frutas o verduras “feas” para preparar batidos y sopas saludables para sus amigos o familiares, pues nadie notará la diferencia. De igual manera, invita a los consumidores a descubrir su lado creativo y disfrutar. Invente platillos y aperitivos con las sobras o productos en riesgo de echarse a perder si no se consumen pronto. Organice un concurso casero de cocina para ver quién puede idear el mejor platillo. 

Además, recomienda seguir la regla de las 2 horas. Por razones de seguridad, no deje los alimentos perecederos a temperatura ambiente por más de dos horas, a menos que los mantenga fríos o calientes. Si la temperatura está por encima de 90° F, los alimentos no deben dejarse fuera del refrigerador por más de una hora. También, recuerde refrigerar las sobras en un plazo de dos horas. 

También es importante que utilice la información sobre el tamaño de las porciones en la etiqueta de Información Nutricional para dividir las comidas o los aperitivos. Siempre puede agregar más a su plato después de terminar la primera porción. 

Si preparó demasiada comida para una fiesta en casa, empaque la comida sobrante en recipientes para que los invitados se la lleven a casa o comparta con un vecino como un gesto amable. 

Como parte de este esfuerzo de reducir la cantidad de comida que se desecha, la FDA aconseja a los consumidores organizar una competencia amistosa con sus familiares o amigos para ver quién puede pasar más tiempo sin desperdiciar ningún alimento.