Consejos financieros para sobrevivir al tsunami de la crisis

Controle el gasto de servicios: Si bien la mayoría de los gobiernos han tomado medidas para moratorias y congelar los pagos de las cuentas por las siguientes semanas, no se ampare en eso para acumular deudas que luego no pueda pagar.

Foto suministrada

En momentos de crisis, es imperativo quedarse en casa, pero también resguardar las finanzas.

Aunque la ansiedad provocada por el flujo de noticias sobre la propagación del Covid-19 puede llevar a muchos a gastar de más debido a salidas a los supermercados y farmacias para adquirir provisiones, lo primordial es no permitir que el temor tome el control en momentos decisivos.

Con el fin de sobrevivir a la crisis sin poner en riesgo la estabilidad económica, tenga en cuenta las siguientes pautas y el llamado del Fondo Monetario Internacional: “esperar lo mejor, pero prepararse para lo peor”

Evite comprar lo que no necesite

No es momento para derroches. Ante la latente amenaza de una recesión global, la prudencia en el consumo es crucial para no generar endeudamientos que excedan su capacidad de pago.

Prepare un presupuesto de emergencia

En él defina con claridad los montos de gastos que podría soportar durante los periodos de aislamiento. Aproveche la cuarentena en casa para reducir costos en alimentación que, en rutinas de vida y trabajo normal, podían aumentar por consumos en bares, restaurantes y pedidos a domicilio.

Reestructure sus prioridades financieras

Al frenar sus gastos rutinarios fuera de casa, plantee un plan a futuro de cómo esta experiencia puede ayudarlo a orientarse hacia un mejor manejo del dinero.

No sea uno más con síndrome FOMO

El “Fear Of Missing Out” es el impulso desenfrenado por abastecerse de papel higiénico o comida ante el miedo a que los supermercados queden vacíos. Si lo logra, evitará un episodio de ceguera por el pánico.

Controle el consumo de servicios

Si bien la mayoría de los gobiernos han tomado medidas para moratorias y congelar los pagos de las cuentas por las siguientes semanas, no se ampare en eso para acumular deudas que luego no pueda pagar. En el futuro, las cuentas llegarán y solo serán diferidas en varios plazos. Por ello debe mantener, no elevar, su nivel regular de gastos.

En la crisis también hay oportunidades

Si no contaba con un fondo de ahorros de emergencia y, por el contrario, se encuentra sumergido en deudas, enumere cada una de ellas, calcule el total de la capacidad de ingresos y gastos, y comuníquese con las entidades financieras con miras a, en la medida de lo posible, sean rediferidos los montos totales a números de cuotas razonables que le permitan salir a flote en los próximos meses, sin condenarse a años innecesarios de intereses.

Asegure sus cinco prioridades económicas

Estas son techo, comida, salud, transporte y comunicaciones. Luego revise los campos en los que podría reducir costos sin afectar la calidad de vida: por ejemplo, disminución de pagos en planes de telefonía móvil.

Si tiene efectivo…

Pague con su capital para no generar intereses  en tarjetas por la compra de bienes y servicios como agua, comida y medicinas.

Aproveche el tiempo de cuarentena

Puede desarrollar proyectos de emprendimiento desde su campo de ejercicio: consultas virtuales, clases o asesorías pagas a través de transferencias electrónicas.

No desespere

Tarde o temprano, este episodio pasará y para entonces, aunque los mercados requerirán de esfuerzos mayúsculos para reponerse y volver a la normalidad, la economía retomará su línea. Extraiga de este episodio los mensajes claves: ahorre o invierta, no malgaste.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.