Conoce los signos y síntomas de un ataque cardiaco

Febrero es el Mes de la Prevención y Manejo de Síntomas del Corazón en Puerto Rico y qué mejor momento para reflexionar sobre los signos de un ataque cardiaco y cómo prevenirlo. 

Un ataque cardiaco ocurre cuando se interrumpe el flujo de sangre al corazón. Las células del músculo cardiaco que no reciben suficiente oxígeno a través de la sangre comienzan a morir. Mientras más tiempo pase sin un tratamiento que reanude el flujo de sangre, mayores serán los daños al corazón.

Según estadísticas de la Asociación Americana del Corazón, todos los años alrededor de 790,000 estadounidenses sufren un ataque cardiaco. De estos, 580,000 son el primer ataque cardiaco y 210,000 ocurren en personas que ya habían tenido uno.1

Alrededor del 15% de las personas que sufren un ataque cardiaco morirán a causa de ello. Casi la mitad de las muertes cardiacas repentinas ocurren en entornos no hospitalarios. 

De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la presión arterial alta, los niveles altos de colesterol en la sangre, fumar, haber tenido antes un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular, o tener diabetes pueden aumentar sus probabilidades de presentar una enfermedad cardiaca y sufrir un ataque cardiaco.

Los CDC resaltan la importancia de reconocer los signos de un ataque cardiaco y actuar inmediatamente llamando al 911. Las probabilidades de que una persona sobreviva a un ataque cardiaco aumentan si recibe el tratamiento de emergencia lo más pronto posible.

El Programa Nacional de Alerta de Ataques Cardiacos (National Heart Attack Alert Program) destaca los siguientes signos importantes de un ataque cardiaco:

  • Dolor o molestias en el pecho. La mayoría de los ataques cardiacos se presenta con una sensación de malestar en el área izquierda o central del pecho que dura más de unos pocos minutos o que se va y regresa. Este malestar puede sentirse como una presión incómoda, opresión, sensación de llenura o dolor.
  • Malestar en otras áreas de la parte superior del cuerpo. Puede incluir dolor o malestar en uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago.
  • Dificultad para respirar. A menudo se presenta junto con malestar en el pecho, pero también puede ocurrir antes del malestar en el pecho.
  • Otros síntomas. Pueden consistir en una sensación repentina de sudor frío, náuseas o mareo.

Si cree que usted o alguien que conoce está sufriendo un ataque cardiaco, llame al 911 de inmediato.