Conoce la diferencia entre las alergias estacionales y el COVID-19

Foto: William Brawley on Visual hunt

El coronavirus es una enfermedad respiratoria, sin embargo, existen otras condiciones de salud que sus síntomas pueden confundirse con los del COVID-19. Por tal razón, es preciso conocer sus diferencias para saber distinguirlas. 

Por ejemplo, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), las alergias estacionales desencadenadas por el polen en el aire pueden provocar rinitis alérgica estacional, que afecta la nariz y los senos paranasales, y conjuntivitis alérgica estacional, que afecta los ojos.

El COVID-19 y las alergias estacionales tienen varios síntomas en común, pero hay algunas diferencias clave entre ambas. Por ejemplo, el COVID-19 puede causar fiebre, que no es un síntoma común de las alergias estacionales. A continuación se comparan los síntomas causados por las alergias y por el COVID-19.

Síntomas más comunes del COVID-19

  • Fiebre y escalofríos
  • Dolores musculares y corporales
  • Pérdida reciente del olfato o el gusto
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea

Síntomas comunes de ambas enfermedades (COVID-19 y alergias estacionales)

  • Tos
  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Congestión o moqueo

Síntomas más comunes de las alergias estacionales

  • Ojos llorosos o con picazón
  • Estornudo

Esta no es una lista completa de los posibles síntomas del COVID-19 o alergias estacionales. Los síntomas varían según cada persona y pueden ser de leves a graves. Puede tener síntomas del COVID-19 y de alergia estacional al mismo tiempo.

Como algunos de los síntomas del COVID-19 y de las alergias estacionales son similares, puede ser difícil diferenciar ambos cuadros, y quizá deba hacerse una prueba para confirmar su diagnóstico.

Por lo general las alergias estacionales no provocan dificultad para respirar ni falta de aire, excepto que una persona tenga una afección respiratoria como asma, que puede desencadenarse con la exposición al polen.

De acuerdo a los CDC, por el momento no hay suficiente información científica que permita saber si las alergias estacionales suponen un mayor riesgo de contraer el COVID-19 o de tener síntomas más graves al contraer el COVID-19. 

Lo que sí se sabe es que los adultos mayores y las personas con afecciones subyacentes graves, como obesidad, diabetes o enfermedades cardiacas o pulmonares, corren mayor riesgo de presentar complicaciones más graves a causa del COVID-19.

La mejor forma de protegerse de las alergias estacionales es reducir su exposición al polen. En días con alta presencia de polen en el aire:

  • Limite el tiempo que pasa al aire libre y busque espacios cerrados con aire fresco.
  • Genere un espacio con aire más limpio en casa para protegerse de los agentes irritantes del exterior durante la pandemia del COVID-19. Use un purificador de aire portátil en uno o más ambientes. Los purificadores de aire portátiles funcionan mejor si están encendidos de manera constante, con las puertas y ventanas cerradas. 
  • Mantenga su espacio con aire más limpio a una temperatura confortable con el uso de aire acondicionado, bombas de calor, ventiladores y persianas.
  • Si está al aire libre, evite las actividades que generan movimiento de polen, como cortar el césped o barrer hojas. Al volver a entrar, tome una ducha y cambie su ropa.