Complacida LBPRC por recién concluido torneo

Foto: EFE / Chase Olivieri

San Juan – A pesar de que el recién concluido torneo de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (LBPRC) tuvo que ser acortado a solo 18 partidos por la devastación que dejó el huracán María sobre la isla, la dirección del organismo quedó complacido con el resultado.

“El torneo cumplió los objetivos. Era soñar con una situación positiva en unas circunstancias difíciles, pero el objetivo principal era tener un espacio de entretenimiento familiar por un mes”, dijo a Efe el presidente de la LBPRC, Héctor Rivera Cruz, quien partió hoy a Guadalajara para la Serie del Caribe 2018.

Cinco equipos participaron de la campaña: los campeones defensores Criollos de Caguas, Cangrejeros de Santurce, Gigantes de Carolina, Indios de Mayagüez y los Tiburones de Aguadilla.

Sin embargo, debido a la destrucción que provocó el huracán María sobre los estadios de los Criollos, Gigantes y Tiburones, estos tuvieron que utilizar otros parques.

Por ejemplo, los Criollos usaron el Estadio Evaristo “Varo” Roldán de Gurabo; los Gigantes utilizaron el Estadio Hiram Bithorn de San Juan, el de Gurabo y el Estadio Isidoro “Cholo” García de Mayagüez, mientras que los Tiburones el de su ciudad colindante de Mayagüez.

Todos los partidos, excepto algunos que se jugaron en Mayagüez, se celebraron durante el día, debido a que los estadios no contaban con luz eléctrica.

De igual manera, la Liga decidió conceder la entrada gratis a todos los visitantes a los estadios.

Lo importante, según Rivera Cruz, es que el campeonato se llevó a cabo por el “taller a los peloteros jóvenes, que son observados por equipos de Grandes Ligas”, y porque así hubo un ganador -los Criollos- quienes repitieron para representar a Puerto Rico en la Serie del Caribe 2018, que arrancará mañana en Guadalajara.

“Este regalo especial de la Liga a la fanaticada y al béisbol para que siguiera adelante, pues fue a nuestro juicio exitoso y bien recibido”, destacó Rivera Cruz.

Por su parte, el piloto de los campeones Criollos, Luis Matos, aseguró a Efe estar complacido con el torneo, a pesar de las críticas de los seguidores, principalmente porque los partidos se llevaron durante el día, lo que pudo mermar la asistencia a los parques ante la cantidad de personas que trabajaban en ese momento.

“Fue mejor tener algo a no tener nada. Hay críticas, pero es mejor tener Liga y taller a los muchachos y tener esa experiencia de jugar”, agregó.

El torneo contó con la participación de varios puertorriqueños que juegan en las Grandes Ligas, como el inicialista Kennys Vargas, de los Mellizos de Minesota; el jardinero Reymond Fuentes, de los Diamondbacks de Arizona, y el relevista Alex Claudio, de los Vigilantes de Texas, así como otros que han representado a Puerto Rico en las ediciones del Clásico Mundial de Béisbol.