Cómo visitar a tu médico en línea

Foto: Visualhunt

Aunque se han flexibilizado las visitas a los médicos y se han implantado medidas rigurosas de seguridad para evitar la propagación del COVID-19, la realidad es que la pandemia sigue en todo su apogeo y es recomendable evitar las visitas al médico al menos que su condición sea tan grave que amerite la visita. 

Para seguir su tratamiento médico a distancia existe la opción de la telemedicina o atención médica en línea, la cual es una alternativa viable para evitar contagiarse del virus. 

Utilizando tu dispositivo móvil, una tableta o una computadora con conexión a Internet, tal vez puedas visitar a tu médico en línea desde tu casa gracias al aumento de los servicios de telemedicina basados en video.

Las visitas de telemedicina, según Mayo Clinic, pueden atender una variedad de necesidades de salud, incluyendo:

  • Atención de urgencia, con el COVID-19 .
  • Atención rápida para un diagnóstico inmediato de afecciones como infecciones en los senos paranasales o sarpullidos
  • Atención primaria, incluyendo administración de medicamentos
  • Atención prenatal
  • Asesoramiento psicológico
  • Control de la diabetes
  • Consultas con especialistas

Muchas personas reportan haber tenido una experiencia positiva con las visitas en línea, ya que es más conveniente porque no es necesario utilizar el automóvil ni buscar quien cuide de los niños ni cambiarte la ropa cómoda de casa. 

Mucha gente también dice que una consulta en tiempo real puede ser tan efectiva como una visita en el consultorio. Además, cuando es necesario mantener distancia física durante la pandemia de la COVID-19, las visitas para atención médica por vídeo ofrecen una forma de acceso oportuna y sin salir de casa.

Una visita en línea o consulta telefónica puede funcionar bien cuando tienes preguntas sobre enfermedades de menor importancia, como dolor de garganta, sarpullidos, o torceduras leves. También es una manera efectiva de hablar sobre un problema médico nuevo o ya existente hasta que puedan volver a verse en persona.

Comenzar con una visita en línea para problemas que no son una emergencia puede ayudarles a ti y a tu médico a decidir cuáles son los próximos pasos. A veces una consulta en línea es todo lo que se necesita. Pero los próximos pasos pueden ser una visita a la clínica para pruebas de seguimiento o un examen físico.

Algunos problemas de salud requieren atención en persona desde el principio. En caso de dolor abdominal, un hueso roto, o un posible ataque cardíaco, necesitas que tu médico te haga una evaluación en persona. Quizás también necesites análisis de laboratorio y en algunos casos atención de emergencia.

Si estás considerando una visita en línea, habla con el personal de la clínica para saber cuáles son tus opciones. Por ejemplo, antes de tu cita en línea tendrás que asegurarte de tener en casa toda la tecnología que necesites. Y siempre debes buscar atención de emergencia cuando la necesites.

Cómo prepararte para la visita virtual

De la misma manera que con una visita en persona a tu equipo de atención médica, aprovecharás más cada minuto si planeas con anticipación. Las siguientes son algunas recomendaciones de Mayo Clinic:

  • Con tiempo, antes de tu cita médica, sigue las instrucciones de la organización para copiar los programas para computadora que necesites.
  • Revisa la cámara y asegúrate de que tu dispositivo tenga bocinas que funcionen y un micrófono o auriculares.
  • Si usas un dispositivo móvil, como un teléfono digitalizado o una tableta, encuentra un área en tu casa donde haya conectividad Wi-Fi o para móviles. Asegúrate de tener la batería cargada antes de empezar tu cita.
  • Busca un espacio tranquilo en casa donde no haya interrupciones.
  • Pon la cámara de tu dispositivo al nivel de los ojos para que sea más fácil para el médico verte y hablarte.
  • Déjale saber al médico si hay otra persona en la habitación durante tu cita. Está bien que haya alguien más allí para ayudarte a recordar la conversación.

Como con cualquier cita médica, prepárate para hablar sobre la razón para la visita, incluso cualquier síntoma nuevo o que haya cambiado. Ten tu lista de medicamentos y suplementos a mano.

Luego de tu visita de telemedicina, repasa lo que oíste anotando los puntos más importantes mientras tienes la información fresca en la mente. Asegúrate de hacer seguimiento de acuerdo a lo que te pida tu médico. El seguimiento quizás incluya otra cita médica virtual o una visita en persona para análisis de laboratorio, pruebas por imágenes, o un examen físico.

Haz siempre seguimiento con tu médico si cualquier cosa cambia, como síntomas que empeoran, o si tienes alguna duda. Pregunta cuál es la mejor manera de ponerte en contacto con el médico.