Cómo nos cambia la vida

Foto Archivo

El 20 de septiembre del año 2017…

llegó María el huracán

como para anticipar

lo que en años siguientes

sería un desastre total.

 

El huracán devastado

a Puerto Rico dejó

y en el 2018 muchos no tendrían hogar…

y serían miles las casas

donde los toldos azules

serían una novedad.

 

Fueron muchas las familias

que tuvieron que emigrar

porque Puerto Rico estaba

en completa oscuridad.

 

En medio del caos y la confusión

hubo un chat que se filtró

y el gobierno al descubierto quedó…

El pueblo indignado

a las calles se tiró

para pedir la renuncia

a Ricardo Rosselló

ahora, exgobernador.

 

La gente se lamentaba

¡que no vuelva otro huracán!

Sin imaginar que a finales del 2019

otra catástrofe mayor

nos vendría a visitar

y la tierra en Puerto Rico

comenzaría a temblar.

 

El esperado año 2020 llegó…

y la gente en el mundo

cantidad de planes tenía,

porque muchos suponían

que en deportes, economía,

bienestar social y más…

este, el mejor año sería.

 

Pero a nivel mundial,

el año 2020 a todos sorprendería

y los desastres naturales

serían la orden del día.

Inundaciones, fuegos, terremotos,

pandemia, muertes,

que a todos sorprenderían…

hace que la expresión popular sea:

“estamos en los últimos días”.

 

En nuestro Puerto Rico querido

la tierra no ha dejado de temblar…

y la angustia en las personas

se refleja tanto, que ya nada

nos parece igual.

 

En las ciudades del sur

como Guánica, Yauco, Peñuelas,

Guayanilla y Ponce

se ve mucha destrucción…

los antiguos edificios, iglesias,

como la gran catedral

han sufrido grandes daños…

que cabe la posibilidad

se tenga que implosionar.

 

Ya nadie está seguro,

hasta la iglesia se cerró.

Solo nos puede salvar

la fe… que hemos puesto

en Dios, nuestro Salvador.

 

Y para colmar la copa

una pandemia llama “coronavirus”

a nivel mundial empezó

y, como se habría de esperar,

a nuestras puertas tocó.

 

Todo ha sido cerrado,

la economía colapsó,

familias y amigos entraron en recesión,

y el distanciamiento social

en ley se convirtió.

 

Vemos cómo la gente

que se cree saberlo “tó”,

dice que esta pandemia

seguro la venzo yo…

sin encomendarse a Dios.

 

Pero por caminos distintos

como nos dice la biblia,

camina nuestro Creador…

y todos, ricos y pobres

tienen la misma atención.

 

El dinero, juegos y lujosLa Perla del Sur,

y aquello que creíamos

nos hacía superior

ha perdido su valor.

 

Ironías del destino,

así es como digo yo,

que solo te pueda salvar

la distancia, una mascarilla

y lavar frecuentemente tus manos…

con mucha agua y jabón.

 

Médicos, enfermeras y científicos…

encomendados al Creador,

están dando lo mejor

para encontrar un remedio

a toda esta situación.

 

A nivel mundial

más de medio millón de personas

han partido a la otra vida,

han perdido la batalla en esta vida.

 

Confiemos, que toda esta pesadilla

en meses ya quede atrás.

Que a todo ser en el mundo

con fe y renovada esperanza

el año 2021 le traiga salud y paz.

 

No cabe duda

que esta ha sido tremenda lección…

para repensar mejor

nuestro propósito en la vida

después de tantas

experiencias vividas.

 

Hermanos, hay que hacer mucha oración

por la Isla del Cordero

para que Dios nos proteja,

así como al mundo entero.

 

Luz Helen Rodríguez

Julio 2020

Yauco, Puerto Rico