Cómo mantener un ambiente seguro en restaurantes y bares

Foto: CDC

Con la extensión del toque de queda a partir de las 10:00 de la noche son muchos los bares que han abierto y los restaurantes que han extendido sus horarios. Los empleados, clientes y comunidades deben tener en cuenta ciertas consideraciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para protegerse del contagio del coronavirus. 

Los restaurantes y bares pueden determinar, con la colaboración de los funcionarios de salud locales y estatales, si se pueden implementar estas recomendaciones y cómo hacerlo, y si es necesario hacer ajustes según las necesidades y circunstancias de la comunidad local. 

La implementación debe estar guiada por lo que es posible, práctico, aceptable y necesario en cada comunidad. El objetivo de estas consideraciones es complementar cualquier ley, norma y regulación de salud y seguridad estatal, local, territorial o tribal a la que deban acogerse las empresas.

Consideraciones a tener en cuenta

Cuanto más interacción haya entre las personas y más tiempo interactúen, mayor es el riesgo de propagación del COVID-19. Las siguientes son las formas en las que aumenta el riesgo de propagación del COVID-19 en entornos de restaurantes o bares:

  • El riesgo más bajo: el servicio de comida se limita a atención por ventanilla, entrega, comida para llevar y retiro en la acera.
  • Más riesgo: se recomienda el servicio de atención por ventanilla, entrega, comida para llevar y retiro en la acera. El servicio de comida en el lugar se limita a brindar atención al aire libre. La capacidad en las áreas para sentarse debe reducirse de modo tal que las mesas estén separadas al menos 6 pies unas de otras.
  • Aún más riesgo: se ofrece el servicio de comida en interiores y exteriores. La capacidad en las áreas para sentarse debe reducirse de modo tal que las mesas estén separadas al menos 6 pies unas de otras.
  • El riesgo más alto: se ofrece el servicio de comida en interiores y exteriores. La capacidad en las áreas para sentarse no está reducida y las mesas no están separadas al menos 6 pies unas de otras.

El COVID-19 se propaga principalmente a través de las gotitas respiratorias que liberan las personas al hablar, toser o estornudar. 

Se cree que el virus podría transmitirse a las manos a través de una superficie contaminada y de allí a la nariz o la boca, causando una infección. Por consiguiente, las prácticas de prevención personales (como lavarse las manos, quedarse en casa si están enfermos) y realizar las tareas de limpieza y desinfección ambiental son principios importantes que se mencionan en este documento. 

Afortunadamente, existe una serie de medidas que los operadores de restaurantes y bares pueden adoptar para ayudar a reducir el riesgo de exposición al COVID-19 y su propagación.

Estrategias para reducir la propagación del virus

Los restaurantes y bares pueden considerar implementar diversas estrategias para alentar comportamientos que reduzcan la propagación del COVID-19 entre los empleados y los clientes.

  • Quedarse en casa cuando corresponda
    • Instruya a los empleados para que sepan cuándo deberían quedarse en casa y cuándo pueden regresar al trabajo. Elabore políticas que fomenten que los empleados enfermos se queden en sus casas sin miedo a represalias y garantice que los empleados conozcan estas políticas.
  • Protocolo para la higiene de manos y la higiene respiratoria
    • Exíjales a los empleados que se laven las manos con frecuencia (p. ej., antes, durante y después de preparar la comida; después de tocar la basura) con agua y jabón por al menos 20 segundos y aumente el monitoreo para garantizar que se cumplan los protocolos.
    • Aliente a los empleados a cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser y estornudar. Los pañuelos desechables usados se deben botar en la basura, y deben lavarse las manos de inmediato con agua y jabón por al menos 20 segundos.
  • Cubiertas de tela para la cara
    • Exija el uso de cubiertas de tela para la cara entre el personal, si es posible. Las cubiertas para la cara son aún más esenciales en esos momentos cuando es difícil mantener el distanciamiento social. Debería brindarse información al personal y a los estudiantes sobre cómo usar, quitarse y lavar de manera adecuada las cubiertas de tela para la cara.
    • Las cubiertas de tela para la cara sirven para proteger a las otras personas en caso de que quien la use esté infectado sin saberlo pero no tenga síntomas. Las cubiertas de tela para la cara no son mascarillas quirúrgicas ni mascarillas de respiración, ni equipo de protección personal.
  • Suministros adecuados
    • Garantice la disponibilidad de suministros para promover buenos hábitos de higiene. Los suministros incluyen jabón, desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol (en cada mesa, si hay suficientes), toallas de papel, pañuelos desechables, toallitas desinfectantes, cubiertas de tela para la cara (según sea posible) y cestos de basura que no requieran contacto con las manos.
  • Carteles y mensajes
    • Coloque carteles en lugares visibles (p. ej., entradas, baños) que promuevan las medidas de protección cotidianas y describan cómo detener la propagación de gérmenes, como por ejemplo al lavarse las manos correctamente y usar de manera adecuada la cubierta de tela para la cara.
    • Incluya mensajes (por ejemplo, videos) acerca de conductas que previenen la propagación del COVID-19 cuando se comunica con distribuidores, el personal y los clientes (como en sitios web comerciales, correos electrónicos y en cuentas de medios sociales).
    • Encuentre recursos digitales y para imprimir de los CDC gratuitos en la página de bares y restaurantes.