Cómo evitar la contaminación electromagnética

Foto: Visualhunt

Con el objetivo de concienciar a la población de los riesgos de un tipo de contaminación invisible pero que puede tener consecuencias en la salud de las personas y otros ámbitos, hoy -24 de junio- se celebra el Día Internacional contra la Contaminación Electromagnética. 

Casi en cualquier parte tenemos la influencia de redes inalámbricas. Este tipo de contaminación se da debido a la proliferación de antenas WiFi en todo tipo de edificios, incluyendo colegios, hospitales y edificios públicos y otros lugares como autobuses, domicilios particulares, etc. Es por eso que es un tema tan importante.

La Contaminación Electromagnética es una exposición excesiva a campos electromagnéticos generados por equipos electrónicos. Se sospecha que ciertos campos electromagnéticos pueden afectar a los seres humanos y a los seres vivos en general afectando a sus hábitos reproductivos y otros aspectos de su vida.

Existen estudios científicos que hablan de las posibles enfermedades causadas por la contaminación electromagnética, como riesgo de cáncer, daños genéticos, afectaciones del sistema reproductor, déficit de aprendizaje, trastornos de memoria, afecciones neurológicas y efectos perjudiciales en el bienestar de las personas, además de efectos en otros seres vivos.

Los síntomas comunes de la Electrosensibilidad se pueden confundir con otras afecciones y por eso no están descritos como propios y pueden ser desde dolores de cabeza, malestar general, mareos, confusión mental, palpitaciones, náuseas, cansancio, tics nerviosos, calambres, entre otros. 

Aunque en ocasiones la contaminación electromagnética es inevitable, se pueden hacer muchas cosas para reducir sus riesgos, como por ejemplo:

  • Poner el móvil en modo avión cuando se pueda, sobre todo por la noche.
  • Usar cable para las conexiones a Internet en casa, en vez de la WiFi.
  • No abusar de los auriculares y otros aparatos inalámbricos.
  • No poner lavavajillas, lavadoras, microondas y otros aparatos electrónicos cerca de las habitaciones.
  • No usar el móvil cerca de los bebés y los niños.
  • No usar vigilabebés inalámbricos.