Cómo disciplinar a tu hijo saludablemente sin perder la paciencia durante la pandemia

Foto suministrada

La pandemia del COVID-19 ha originado cambios repentinos y drásticos en la vida intrafamiliar, que afectan de manera directa y especial a los padres y madres. 

A continuación figuran algunos consejos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) que pueden ayudar a los padres y madres a sobrellevar este y cualquier otro tiempo estresante:

1.Cálmate

Todos conocen el estrés que sientes al ver que tu hijo se está comportando mal. En momentos así, recobrar la calma y reflexionar es una táctica sencilla y útil. 

La profesora Cluver lo llama “darle al botón de pausa”. “Respira profundamente cinco veces, despacio y con atención, y te darás cuenta de que eres capaz de responder con más calma y consideración. Progenitores de todo el mundo aseguran que esa simple pausa es enormemente útil”.

2.Tiempo para ti

Los padres y madres se olvidan a menudo de cuidarse a sí mismos, dice la profesora Cluver. “Tómate un tiempo para ti, por ejemplo, mientras los niños duermen, y haz algo con lo que te sientas feliz y en calma. Es muy difícil hacer todas las cosas bien como progenitor si uno no se ha dado a sí mismo un descanso”

3.Reconoce tu mérito

Es fácil olvidar la fantástica labor que haces a diario como progenitor, y deberías reconocerte el mérito, aconseja la profesora Cluver. “Cada día, mientras te lavas los dientes, por ejemplo, piensa en alguna cosa que hayas hecho realmente bien hoy con tus hijos. Y reconoce que lo has hecho fenomenal”.

“Puede que haya más confinamientos, pero no estás solo en absoluto”, dice la profesora. “En todo el mundo hay millones de progenitores que intentan hacer las cosas bien, y todos fallamos alguna vez. Y entonces lo volvemos a intentar. Superaremos esto juntos”.

4.Mantén un ambiente positivo

Es difícil sentirse positivo cuando nuestros hijos pequeños o adolescentes nos están volviendo locos. Muchas veces terminamos diciendo “¡Deja de hacer eso!”, pero es mucho más probable que nuestros hijos hagan lo que les pedimos si les damos instrucciones positivas, y los elogiamos cuando lo hacen bien.

5.Armonía familiar en el hogar

Cuando modelamos relaciones pacíficas y afectuosas, nuestros hijos se sienten más seguros y amados. El lenguaje positivo, la escucha activa y la empatía ayudan a mantener un ambiente familiar pacífico y alegre en estos tiempos estresantes.