Comisionado PPD advierte CEE necesita comenzar a trabajar

Para así garantizar la celebración de las primarias y las elecciones generales

SAN JUAN – El comisionado electoral del Partido Popular Democrático (PPD), el licenciado Lind Merle Feliciano, advirtió el jueves al presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Juan Dávila Rivera, y a la gobernadora Wanda Vázquez Garced que, con el fin de que la primarias se celebren eficazmente, es necesario que se establezca un plan para que la CEE comience a operar, ya sea de forma escalonada, o de cualquier otra en que se le garanticen las medidas de seguridad correspondiente a sus funcionarios.

Advirtió, además, que es imprescindible que se identifique el presupuesto necesario para dicho evento electoral.

Ello en consideración a que el presupuesto aprobado por la Junta de Control Fiscal (JCF), para esos efectos, fue menos del 50 por ciento del identificado como necesario y eventualmente, solicitado.

“Situaciones difíciles requieren de decisiones juiciosas, evitando la tentación de utilizar el cálculo político en la toma de decisiones”, enfatizó el comisionado del PPD en declaraciones escritas.

“Estamos conscientes de que la situación de emergencia nacional que enfrenta el país tiene un impacto directo en los aspectos sociales y económicos del país, no obstante, el ámbito político, y en su consecuencia, el electoral, también ha sido severamente afectado. Aunque a primera vista esto último no parece ser una necesidad inmediata, es importante internalizar que las primarias, como ejercicio democrático, es el evento electoral que le permite a los ciudadanos puertorriqueños la selección de los hombres y mujeres que aspirarán a estar al frente de nuestro gobierno para atender esta y futuras emergencias”, mencionó Merle Feliciano.

Mencionó que para cumplir con esta responsabilidad electoral es imprescindible que en este momento se establezcan medidas que le garanticen a los funcionarios y, eventualmente, a los electores, una participación segura dentro de este proceso.

“La participación ciudadana en los eventos electorales legitiman los resultados y evitan cualquier posible especulación sobre las personas electas. Como miembro de la Comisión, tenemos que asegurar que el riesgo sea menor que el beneficio de celebrar un evento electoral, pero esto va a requerir de medidas extraordinarias.  Cónsono a ello nuestra oficina ha trabajado varios calendarios electorales y algunos otros análisis administrativos que constituyen un gran reto, y es por esto que advertimos que, si la Comisión no comienza a trabajar la primera semana de mayo, será imposible celebrar la primaria en agosto”, enfatizó.

Sentenció que la celebración de la primaria no es un asunto liviano. En tiempos de normalidad requeriría de múltiples gestiones y preparativos previos al evento electoral. En tiempos como los que enfrentamos el reto es uno mucho mayor y requiere de una agenda de trabajo que incluye aspectos nunca antes considerados como la capacitación del personal y de la ciudadanía ante las nuevas medidas de seguridad que se deben implementar y la adquisición del equipo de seguridad necesario para evitar el contagio.

“Ciertamente, la crisis causada por el Covid-19 ha dificultado los preparativos requeridos para la celebración de las primarias, el pobre desempeño gubernamental en el manejo de esta, la desconfianza de los puertorriqueños hacia los líderes de rigen este gobierno, la falta de comunicación por parte del gobierno, la ausencia de pruebas, la falta de rastreo de los pacientes que han arrojado un resultado positivo, y la ausencia de seguimiento y tratamiento, son algunos de los factores que abonan sobre la crisis  y han hecho de este evento electoral un reto. No obstante, la Comisión, como garante de la democracia que afirma y garantiza la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, y por ende de los procesos electorales, tiene la responsabilidad legal y moral de asegurar que ningún elector entienda que tiene que ceder sus derechos democráticos para proteger su vida”, finalizó.