Comisión Derechos Civiles acoge a mujeres familiares de confinados

Discutieron estrategias para lograr cambios positivos en sus familiares confinados y algunas herramientas para canalizar las frustraciones típicas que traen consigo los procesos del sistema

Foto: Suministrada

SAN JUAN – “La familia de un confinado es fundamental en su proceso de rehabilitación”, eso le aseguró el miércoles, el director de la Comisión de Derechos Civiles -CDC-, Ever Padilla Ruiz, a un grupo de mujeres familiares de confinados, durante un encuentro de la Defensoría de los Derechos Carcelarios celebrada en las facilidades del organismo público.

Padilla Ruiz se dirigió a las madres, hijas, hermanas y esposas de confinados reunidas allí para empoderarlas sobre los derechos que las cobijan como familiares de confinados y los servicios que ofrece la Comisión a la población privada de libertad.

“La Defensoría nos solicitó un espacio para su reunión y se lo concedimos porque lo vimos como una oportunidad para llevar a cabo nuestra misión de educar. La investigación científica demuestra que los familiares, para las personas confinadas, son fundamentales para su proceso  de rehabilitación. Por lo tanto, es importante darle un espacio a estas mujeres que tratan de participar del proceso con todas las limitaciones que el sistema le plantea”, subrayó el funcionario público en comunicación escrita.

Les explicó de cómo la Comisión interviene a favor de los confinados y los procesos que tienen que seguir al momento de radicar una querella.

Según Padilla Ruíz, el llamado de la Comisión es a los efectos de que “esta experiencia que tuvieron estas mujeres ayer no se quede entre ellas, sino que transmitan toda esa información a otros familiares de confinados para que se conviertan en una voz adicional en el proceso de educar a la Sociedad sobre la realidad del sistema carcelario.

En el cónclave, convocado por Dallie Cruz, fundadora y presidenta de la Defensoría, el cual se extendió toda la tarde, se discutieron además estrategias para lograr cambios positivos en sus familiares confinados y algunas herramientas para canalizar las frustraciones típicas que traen consigo los procesos del sistema.

“Tenemos un mandato constitucional hacia la rehabilitación del confinado y eso no se puede ignorar. Por eso la importancia de grupos como estos que buscan la manera de insertarse para lograr una sociedad más justa y equitativa que provea herramientas útiles que les permita a ese ser querido ser productivo  cuando se reincorpore a la libre comunidad”, apuntó Padilla Ruiz.

La CDC ha sido sede de las reuniones de la Defensoría de los Derechos Carcelarios en tres ocasiones y “estamos en la mejor disposición  de seguir colaborando en sus esfuerzos mientras sean en defensa de la población privada de libertad”.