Cocineros latinos crean una red para tener voz y ganar visibilidad

foto: EFE / Sascha Steinbach

CHICAGO – Cocineros latinos de Wisconsin han creado una comunidad virtual en las redes sociales para “tener voz, conocerse y ayudarse entre si”, y para que los clientes sepan quién está detrás de los platillos que se producen en los restaurantes más concurridos del país.

“Nunca tuvimos este espacio, y lo estamos aprovechando muy bien”, declaró a Efe el chef Martín Magaña, uno de los creadores de Chefs Latinos de Wisconsin, que cuenta con páginas en Facebook e Instagram y donde comparten desde sus logros y retos, hasta recetas.

En esas plataformas, cada semana un jefe de cocina escogido por los miembros del grupo divulga sus inicios, su perfil e historia personal.

“La intención es abrir una ventana para que se vuelvan conocidos, y también para que puedan inspirar a muchos otros que todavía están en las sombras”, dijo Magaña, de origen mexicano.

El grupo tiene actualmente 120 miembros, en su mayoría mexicanos, pero también hay peruanos y puertorriqueños.

El crecimiento ha sido rápido, al punto de que los fundadores ya piensan en trascender Wisconsin y amplificarse a nivel nacional.

“En los restaurantes más importantes de los Estados Unidos, los latinos son los responsables de la comida y de su éxito”, señaló Magaña, quien es actualmente el chef ejecutivo del restaurante Tess, propietario de Frida y consultor de Hacienda Beer Company, todos ubicados en la ciudad de Milwaukee.

Un presente muy diferente a sus comienzos en el año 2002, cuando llegó como indocumentado y sin hablar inglés, y el único trabajo que consiguió fue de lavaplatos.

“Fue muy difícil, porque estás en las manos de jefes racistas que se aprovechan de ti, porque no puedes quejarte o alzar la voz, siempre con miedo por la falta de papeles”, recordó.

Los conocimientos de cocina los fue adquiriendo de sus compañeros de trabajo, “tratando de sobrevivir y de ser más listo que los demás”, dijo, hasta lograr una oportunidad para quedar al frente de su propio equipo.

El apoyo entre colegas también fue importante para Ramsés Álvarez, oriundo de la Ciudad de México, quien llegó a Wisconsin en 1998 y desde entonces construyó una carrera que lo ha colocado al frente de las tres cocinas del hotel Hyatt Regency de Milwaukee.

“Somos miles de luchadores anónimos, que trabajamos detrás en la cocina elaborando platillos que luego llegan a la mesa del cliente, quien no tiene idea de quién lo creó o de quién lo hace”, dijo a Efe, para luego destacar que el apoyo entre colegas es fundamental.

“Apoyarnos para poder sobresalir, y aunque hay mucha competencia entre los cocineros, apoyarnos para aprender y progresar”, recalcó.

La idea de crear Cocineros Latinos de Wisconsin surgió de una conversación que tuvieron hace más de un año Nicolás Ramos, chef y propietario de Antigua Restaurant, y su colega Erasmo Guerrero, durante una reunión de la Federación Americana de Culinaria.

“En la conversación nos dimos cuenta que éramos muchos en el estado y que debíamos conectarnos”, dijo Ramos, quien apeló a Facebook para organizar las primeras reuniones informales.

Para muchos el grupo era “un espacio seguro”, y de esa forma fue creciendo hasta hacerse conocido y ampliar sus cometidos.

En la actualidad, los chefs intercambian sus experiencias y las mejores prácticas en la cocina, pero también el grupo imparte cursos de repostería y talleres financieros para manejar mejor el dinero y planificar el futuro.

Según el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, los latinos representan más del 25 % de la fuerza laboral de restaurantes y en la industria de la hostelería.

Sin embargo, solamente un 3% de los individuos nominados entre 1991 y 2018 para los premios anuales de la Fundación James Beard, que reconocen a los profesionales culinarios del país, han sido latinos.

“Esto no tiene nada que ver con falta de talento, es que somos invisibles, y eso es lo que tratamos de corregir con nuestro grupo”, dijo Ramos.