Cobra forma acuerdo para reactivar el Complejo Recreativo El Tuque

Tras encaminarse un acuerdo que daría punto final al pleito legal que ha secuestrado este activo desde el año 2007, un nuevo proyecto para reacondicionar el espacio a un costo millonario cobra forma, para reabrirlo al público antes de que concluya el 2022.

Foto archivo

A más de una década de su clausura, el Complejo Recreativo de El Tuque en Ponce podría prontamente recobrar su sitial como uno de los principales atractivos turísticos de la Ciudad Señorial.

Tras encaminarse un acuerdo que daría punto final al pleito legal que ha secuestrado este activo desde el año 2007, un nuevo proyecto dirigido a reacondicionar el espacio a un costo millonario cobra forma para reabrirlo al público, antes de que concluya el 2022.

El predio incluye un parque acuático, una pista de carreras y un hotel.

A esos fines, el pasado 31 de enero se aprobó en la Legislatura Municipal de Ponce un proyecto para autorizar al alcalde Luis Irizarry Pabón a transigir el pleito con Lajas Raicing, empresa a cargo de la instalación, a la que el ayuntamiento reclama hace años el pago de una deuda de $3.6 millones por de alquiler y utilidades.

La medida contó con 12 votos a favor, uno en contra y dos abstenidos.

“Ponce tiene todos los elementos para ser una ciudad competitiva a nivel internacional, pero algunos activos han sido desaprovechados”, planteó el presidente de Ponce Prime Resorts, el arquitecto Abel Misla Villalba, quien asumiría el control de la propiedad, como parte del acuerdo.

“Aquí se han perdido oportunidades estratégicas y no podemos seguir extendiendo esto. Tenemos que poner esta propiedad a funcionar y ese es el reto que tenemos”, continuó.

“Entendemos que podemos convertir esto en un destino trascendental para Ponce y esperamos que este acuerdo se pueda concretar con la mayor velocidad”, añadió. “En vez de tener eso apagado, vamos a tener la pista prendida, un hotel rejuvenecido y una facilidad activa, que es vital para la ciudad”.

Intercede Ponce Prime Resorts

Como parte del acuerdo, Misla Villalba se convertiría en el accionista mayoritario de Lajas Racing y asumiría la deuda de $3.6 millones que el Municipio de Ponce reclama a esta empresa, tras la firma de un nuevo contrato de alquiler por 25 años.

La deuda sería cubierta por el empresario en dos partes: aproximadamente $2 millones a pagarse en plazos mensuales durante los 25 años del contrato y los restantes $1.6 millones mediante una inversión inicial para reacondicionar la infraestructura básica de la propiedad.

“Por los pasados años, nuestra empresa viene estableciendo un diálogo con las partes involucradas en este pleito, que ha afectado por más de una década el desarrollo de esta importante propiedad del Municipio de Ponce y del Departamento de Recursos Naturales”, explicó el arquitecto.

“Como compañía, hemos decidido asumir las riendas de Lajas Racing para nosotros poder asumir la deuda que reclama el municipio -que no es nuestra- dentro de una estructura de tiempo que le hemos planteado al municipio, para así poder liberar la propiedad de los conflictos legales que tiene y facilitar su desarrollo”, continuó.

“Esperamos que con mucha agilidad, podamos oficializar este acuerdo y que podamos comenzar la inversión estratégica para atemperar esta facilidad para el disfrute de todos”, añadió.

A su favor, Misla Villalba apuntó a la estrategia que su familia utilizó para rescatar al Fox Hotel, otra propiedad administrada por Ponce Prime Resorts.

“El Fox estuvo cerrado 12 años, víctima de un pleito entre un banco local y un desarrollador de la zona metropolitana. En ese caso, Ponce Prime Resorts actuó como un mediador para resolver el pleito y, de igual forma, asumió las deudas correspondientes. Encima de eso, hicimos una inversión millonaria para remodelar el hotel, y funcionó”, afirmó.

“Nosotros estaríamos replicando ese mismo modelo para resolver una condición idéntica”, añadió.

Desde el 2017, Ponce Prime Resorts opera el Hotel Solace by the Sea, ubicado dentro del predio recreativo de El Tuque.

“Esta es una propiedad de la cual tenemos amplio conocimiento, porque hemos estado involucrados dentro de lo que nos han permitido, y una de las cosas más grandes que hemos hecho es que rescatamos la playa”, dijo el empresario.

“Un nuevo polo turístico para el sur”

Sobre el concepto que buscará impulsar si se consuma el acuerdo, Misla Villalba adelantó que buscará expandir el concepto de entretenimiento frente al mar, rehabilitando los activos existentes y agregando una oferta adicional.

“Tenemos el desarrollo de un plan que permite viabilizar lo que perdido ha estado. Buscamos devolverle a la ciudad la creación de una facilidad de entretenimiento familiar de primer orden, donde las piscinas puedan volverse a rescatar, donde la pista pueda reabrirse y donde el espacio hotelero pueda expandirse, además de otros usos recreativos al aire libre”, explicó.

El arquitecto estimó que el proyecto podría requerir una inversión de $20 millones a $30 millones en su primera etapa, con una inyección de capital a largo plazo que podría alcanzar los $100 millones.

“Primero hay que atemperar el ‘site plan’ completo de la propiedad. El paisajismo y la iluminación son importantísimos. Hay que trabajar con el asfalto, las aceras, la infraestructura de agua y electricidad, las subestaciones y las plantas sanitarias. Todo está abandonado”, sostuvo.

Misla Villalba, además, indicó que la reapertura de la pista será una de las prioridades para reactivar la instalación.

“Se va a tener que hacer un ‘resurfacing’ y trabajar con las áreas que están dañadas, para garantizar que sea una pista apropiada, y se va a certificar de nuevo”, dijo.

“Nosotros queremos abrir la pista este mismo año y eso incluye todos los trabajos iniciales”, continuó.

Asimismo, sostuvo que se reactivará el área acuática del complejo, con un nuevo concepto de entretenimiento y gastronomía, luego de que se reacondicione la infraestructura pluvial, que se ha deteriorado significativamente con el paso de los años.

“Será un centro de entretenimiento completo, abierto hacia la playa, con conciertos al aire libre, con área acuática y restaurantes”, dijo.

“Siendo la industria turística una de las más afectadas en estos momentos, hablar de un proyecto de turismo que valora el ambiente, que resuelve el problema legal del municipio, que genera empleos y que potencie un nuevo destino de atracción turística para la ciudad, es un milagro”, sentenció.

“Será un centro de entretenimiento completo, abierto hacia la playa, con conciertos al aire libre, con área acuática y restaurantes”, vaticinó el arquitecto Abel Misla Villalba. (Foto archivo)