Coalición Científica de Puerto Rico presenta recomendaciones para la próxima toma de decisiones del gobierno sobre el COVID-19

Foto suministrada

Puerto Rico – La Coalición Científica de Puerto Rico, nombrada por el gobernador Pedro Pierluisi, hizo pública el jueves sus recomendaciones para la toma de decisiones del gobierno de Puerto Rico tomando en cuenta la disminución de los casos así como la reducción de hospitalizaciones y el progreso en el proceso de vacunación.

“Los casos y hospitalizaciones continúan disminuyendo. La tasa de positividad, basada en pruebas moleculares, se encuentra en menos de 2%; las hospitalizaciones a causa de COVID-19, en menos de 40 al día; y las muertes, en menos de 1 al día. Las tendencias observadas nos colocan bajo los umbrales recomendados por esta Coalición, de 3% de positividad o menos, y menos de una muerte causada por COVID-19, al día.  En el contexto de estos posibles cambios, recomendamos mantener la declaración de estado de emergencia en Puerto Rico hasta que el COVID-19 no sea considerado una pandemia por la Organización Mundial de la Salud,” explicó Daniel Colón Ramos, presidente de la Coalición Científica de Puerto Rico. 

Recalcamos la importancia de permanecer precavidos a pesar de los indicios positivos de disminución de casos, ya que: (1) existe transmisión comunitaria de variantes con mayor capacidad de contagio y severidad; (2) tenemos una población donde el ~50% no ha completado el proceso de vacunación. Aunque recomendamos flexibilizaciones que beneficien a las poblaciones con el curso de vacunación completo, recalcamos la importancia de continuar monitoreando los datos y de restablecer restricciones de surgir un cambio en las tendencias. 

A medida que la enfermedad de COVID-19 es erradicada en Puerto Rico, es necesario crear la infraestructura ágil para realizar la vigilancia de variantes de preocupación e implementar protocolos en puertos de entrada que permitan identificación de posibles variantes, integradas a estrategias epidemiológicas que permitan identificación, aislamiento y control antes de posibles contagios en la población.

“Reconocemos que los riesgos para las personas vacunadas son mucho menores que los riesgos para las personas no vacunadas. Recomendamos al Departamento de Salud establecer sistemas que permitan la distinción entre personas vacunadas y personas no vacunadas, y reducir  las restricciones específicamente para personas vacunadas,” mencionó la Dra. Kenira Thompson, miembro de este grupo de científicos.

En consenso la Coalición recomienda eliminar el requisito de mascarilla para personas vacunadas, con la excepción de uso de mascarilla en espacios salubristas (oficinas de médicos, hospitales, centros diagnósticos, etc), donde toda persona debe usar mascarilla independientemente de su estado de vacunación.  “Debemos entender por vacunado una persona que haya completado el régimen de inmunización (dos dosis para vacunas de Pfizer y Moderna y una dosis con la vacuna de J & J) en unión con los días establecidos para llegar a la inmunización completa (usualmente dos semanas luego de completar la última dosis),” añadió la doctora Thompson. 

Por otro lado recomendaron mantener el uso de mascarilla para personas no vacunadas.  “Enfatizamos que los niños menores de 12 años aún no pueden ser vacunados, por lo cual recomendamos que se mantengan usando mascarilla en todo momento en espacios cerrados (con la excepción de si están exclusivamente con su núcleo familiar)”, expresó el pediatra y miembro de la Coalición, Dr. Víctor Ramos. 

“Recomendamos también que las aperturas de campamentos de verano se utilicen como modelos evaluables que sirvan para los planes de aperturas de escuelas. Por ejemplo, recomendamos la implementación de programas de vacunación para grupos demográficos apropiados, incluyendo los empleados, así como orientación de comportamiento para los niños, protocolos y rastreo, y uso de pruebas moleculares en grupos de personas participantes no vacunadas,” añadió el doctor Ramos. “Además, sugerimos que se requiera vacunación para niños mayores de 12 años en los contextos de campamentos y las escuelas. De estar todos los niños y personal vacunado, no es necesario el uso de mascarillas, ni distanciamiento. Para los niños menores de 12 años que todavía no tienen la oportunidad de vacunarse, las guías recomendadas son similares a cualquier persona no vacunada (es decir, uso de mascarilla, distanciamiento social y restricciones de usos de salones cerrados)”. 

Otra recomendación que la Coalición hace al Departamento de Salud es crear certificaciones a negocios con personal de servicio completamente vacunado como información a los clientes además de generar unas guías para los negocios, iglesias, restaurantes, cines/teatros y otros espacios comunes de uso social. Sugieren se incentive que empleados que interactúen con comunidades vulnerables (por ejemplo, empleados en égidas) o con poblaciones no vacunadas (por ejemplo, niños menores de 12 años), se vacunen. En esas guías recomiendan que se enfatice que las personas no vacunadas deben continuar con los protocolos de comportamiento, como uso de mascarilla y distanciamiento social, similares a aquellos usados durante el resto de la pandemia cuando no existía la vacuna.

“Recomendamos al Departamento de Salud generar unas guías de cómo realizar actividades donde haya aglomeraciones (como conciertos y eventos) de manera segura, preferiblemente con personas vacunadas. Nuevamente, a los no vacunados se les debe exigir pruebas y distanciamiento físico,” mencionó la doctora Thompson.

La Coalición entiende que el plan de cernimiento para visitantes a través de los puertos de entrada al país debe fiscalizarse activamente y se debe velar por la implementación y cumplimiento cabal, tanto de las estrategias como del rastreo de contactos. Dada la presencia de variantes del virus con mayor capacidad infecciosa en Puerto Rico, en los Estados Unidos y en otros países, se requiere publicación por parte del Departamento de Salud del informe sobre la vigilancia de viajeros. “Este informe nos permitirá emitir recomendaciones para mejorar las estrategias. Recomendamos extender la vigilancia genómica a los puertos,” expresó el Dr. Macos López.

Se recalca la importancia de integrar y robustecer la vigilancia genómica que permita definir las variantes genéticas que están circulando en Puerto Rico, así como estudios serológicos que nos permitan determinar la capacidad neutralizante de anticuerpos hacia las variantes y el desarrollo de la inmunidad de rebaño en la sociedad.  “Conforme avance la ciencia, recomendamos que el Departamento de Salud facilite y auspicie las colaboraciones necesarias para implementar rápidamente estudios científicos en Puerto Rico que nos ayuden a entender el comportamiento de estas variantes en el contexto de las estrategias mitigadoras (como la vacunación). Conforme, recomendamos agilizar los procesos para la creación del laboratorio de Vigilancia de Variantes del COVID-19. Creemos que en estos momentos de la pandemia, las variantes son el mayor riesgo de la pandemia en Puerto Rico”, añadió López.En situaciones de repunte de casos, se sugiere cambios a las OE y a las recomendaciones del Departamento de Salud, de mayor control, inclusive en el periodo entre órdenes ejecutivas. No se recomienda esta misma práctica para las flexibilizaciones, ya que las flexibilizaciones dependen de un patrón emergente epidemiológico que toma semanas determinar.

Aunque los números son alentadores, es importante que a medida que se implementen más flexibilizaciones se continúe monitoreando los datos y se mantenga el proceso de rastreo de contactos. La Coalición utilizará los siguientes umbrales como alertas para discusiones sobre recomendación adicionales, según considere necesario basado en el comportamiento del virus: 

  • Si la tasa de positividad de pruebas moleculares está sobre 3% o la tasa de positividad de casos está sobre 2% y vemos un aumento en una de estas tasas, tomando en cuenta incertidumbre estadística, por tres días corridos. 
  • Aumento en hospitalizaciones por cinco días corridos.
  • Si los casos detectados por pruebas diagnósticas (antígeno o molecular) están sobre 30 al día y vemos un aumento sobre la semana anterior, tomando en cuenta la incertidumbre estadística. Este cálculo se hará considerando los rezagos de 4 días para asegurar que los datos están casi completos.

La Coalición continuará haciendo recomendaciones basadas en indicadores científicos, con instrucciones específicas para cada fase de manera que la población y todos los sectores puedan desarrollar estrategias de mitigación de riesgo y planes de recuperación escalonados. 

“La pandemia por el COVID-19 representa un escenario dinámico y cambiante. La Coalición Científica de Puerto Rico reitera su compromiso de seguir evaluando el comportamiento de la pandemia en Puerto Rico para hacer recomendaciones adicionales cuando sea necesario.  Los equipos continuarán con sus reuniones y comunicaciones frecuentes para reevaluar los datos y proveer recomendaciones futuras”, finalizó Colón Ramos, presidente de la Coalición Científica.