Cifra real de vacunados lo confirma: Aún lejos la inmunidad de rebaño en la lucha contra el Covid-19

Según estadísticas oficiales del Departamento de Salud, desde el pasado mes de abril el volumen de vacunaciones diarias contra el Covid ha descendido consistentemente.

Foto archivo

A pesar de que en Puerto Rico el 65 por ciento de la población mayor de 12 años de edad ya ha recibido las vacunas contra el Covid-19, la anhelada inmunidad comunitaria o denominada “inmunidad de rebaño” aún está lejos.

Como advirtió la epidemióloga y catedrática de la Escuela de Salud Pública del país, Cruz María Nazario Delgado, la drástica desaceleración en el proceso de vacunación y la propagación de nuevas variantes del virus a nivel comunitario han alejado el fin de la emergencia en la isla.

En enero de este año, el secretario del Departamento de Salud, Carlos Mellado, proyectó que en Puerto Rico la inmunidad de rebaño se alcanzaría durante el mes de junio, fecha para la que programaba haber inmunizado al 70 por ciento de la población.

Sin embargo, a días de que concluya el mes de julio la meta no se ha alcanzado y expertos ahora plantean que será necesario exceder el 80 por ciento o, incluso, vacunar al 90 por ciento de la población para proclamar la inmunidad comunitaria, como declaró el infectólogo y asesor de Casa Blanca, Anthony Fauci.

En picada la vacunación

Según reflejan estadísticas oficiales del Departamento de Salud, desde el pasado mes de abril el número de vacunaciones diarias contra el Covid ha descendido consistentemente.

Solo durante el pasado domingo, 25 de julio, se administraron 966 vacunas en la isla: la primera vez desde enero de este año que se reportan menos de mil en un solo día.

En contraste, el día pico de inmunizaciones ocurrió el pasado 9 de abril, cuando 59,474 personas fueron vacunadas en solo 24 horas.

“La mayoría de las personas que querían vacunarse ya lo hicieron y ahora quedan las personas que por diferentes razones no han tenido acceso y los que simplemente no les interesa vacunarse”, explicó Nazario Delgado.

“Y cada vez va a ser más difícil aumentar ese porcentaje. Hasta que se autorice vacunar a menores de 12 años, vamos a seguir viendo estos números bajitos de vacunaciones diarias”, continuó.

Sobreestimado el porcentaje

Por otra parte, la epidemióloga cuestionó declaraciones recientes del secretario de Salud, quien ha expresado que la inmunidad de rebaño está “a la vuelta de la esquina”.

Según datos oficiales del Departamento de Salud, hasta este martes 1,859,931 puertorriqueños mayores de 12 años habían completado el ciclo de vacunación, lo que equivale al 65.3 por ciento de las personas dentro de ese grupo poblacional.

Sin embargo, Nazario Delgado advirtió que utilizar esas cifras para declarar la cercanía de la inmunidad comunitaria es un error craso, porque dicho porcentaje no cubre a la población total del país.

“Cuando tú hablas de inmunidad de rebaño tienes que tomar en cuenta a toda la población, no solamente a los que están en edad para vacunarse”, puntualizó la catedrática del Recinto de Ciencias Médicas, primero en entrevista con WPAB el pasado viernes y luego con La Perla del Sur.

“Hablar de inmunidad de rebaño, excluyendo a los menores de 12 años, es un disparate”, sentenció.

Sin vacunar poco menos de la mitad

Según calculó, el porcentaje real de vacunados en Puerto Rico ronda el 57 por ciento o poco más de la mitad de su población, una cifra aún insuficiente para declarar la inmunidad comunitaria.

“El Departamento de Salud usa el termino ‘apto para vacunarse’ para artificialmente expresar un por ciento mayor de lo que verdaderamente es”, sostuvo. “Y Salud está utilizando una estrategia, que es más política que salubrista”.

El impacto de las variantes

Al cierre de esta edición, la tasa de positividad en la isla se había elevado a 6.7 por ciento, más del doble de lo que prevalecía hace dos semanas; la propagación de la variante Delta se hacía evidente y el Departamento de Salud impartía nuevas directrices para ordenar el uso de mascarillas en lugares cerrados, aunque las personas estén vacunadas.

Ante este panorama, Nazario Delgado insistió que “el 70 por ciento de vacunación no es suficiente”.

“Hemos visto países como Israel y Chile que han llegado a unos porcentajes bien altos de vacunación, que todavía están teniendo brotes. Estas nuevas variantes, como son más contagiosas, nos obligan a tener que subir los niveles de vacunación, si aspiramos a ese nivel de protección (inmunidad de rebaño)”, abundó.

“Si no tenemos, como mínimo un 75 a 80 por ciento de vacunados y preferiblemente más, hay que estar con el ojo avizor por el potencial de contagio entre la población no vacunada”, añadió.

El regreso a clases

Por último, la epidemióloga expresó reservas ante la forma en que se coordina la reapertura de las escuelas en agosto.

“Yo no se si tú has leído ese manual de procedimientos que tiene el Departamento de Salud para las escuelas. Es un desastre”, sentenció.

“Te dicen que tiene que haber tres pies entre cada escritorio, pero si hay que poner más nenes en el salón, pues lo van a hacer comoquiera. Si están afuera, entonces son seis pies. Es increíble”, continuó.

“Vamos a tener un montón de casos en las escuelas, especialmente en las escuelas elementales, donde se va a juntar la población de menores de 12 años que no está vacunada. El resultado es completamente predecible”, declaró.

Ante este cuadro, Nazario Delgado opinó que no se deben reabrir las escuelas este semestre.

“Se debió continuar (virtual) hasta que se acabara la pandemia. Si realmente queremos proteger a los niños y a los abuelos que no se han vacunado, debemos hacer un esfuerzo para que los niños no se aglomeren en las escuelas”, insistió.

“Entiendo que hay padres que han denunciado que a los nenes les hace falta las actividades, pero se podían organizar actividades de grupo para que los niños compartan un rato al aire libre y con unas medidas de control. Eso se podía trabajar”, argumentó.

“Creo que obligarlos a ir la escuela porque el gobierno no quiere dejar de recibir un dinero si no abre los planteles, es poner en una balanza cosas que no deben ser equivalentes. La salud de los niños es mucho más importante que unos intereses económicos”, sentenció.