Cientos de vuelos cancelados en costa noreste de Estados Unidos

En algunas áreas las temperaturas caerán tanto que provocarán "congelación en la piel expuesta en tan poco tiempo como 30 minutos"

Foto Baron Reznik / Visualhunt

Nueva York – El noreste de Estados Unidos se prepara para una tormenta invernal que amenaza con dejar una gran acumulación de nieve y fuertes rachas de viento en la región a partir de este viernes por la noche, lo que ya ha obligado a cancelar cientos de vuelos.

Según informó el Servicio Nacional de Meteorología, la tormenta comenzará hoy en la costa de Carolina del Norte y avanzará hacia el área de Nueva Inglaterra, donde este sábado se prevén condiciones de ventisca en áreas cercanas al mar antes de que el fenómeno pierda fuerza el domingo.

Lo peor se espera al este de Long Island (Nueva York) y en la línea costera desde Cape Cod (Massachussetts) hasta el sureste de Maine, con hasta 2 pies de nieve acumulada, lo que ha puesto en alerta a las autoridades y hará “casi imposible” cualquier viaje, advierten.

Las aerolíneas han cancelado con anticipación numerosos vuelos con origen y destino en los aeropuertos más importantes desde Carolina del Norte hasta Maine, pasando por Nueva York, unos 1,000 este viernes y más de 2,000 este sábado, de acuerdo a datos del portal FlightAware.

Las temperaturas caerán especialmente el sábado en todo el noreste debido al viento frío, pero en algunas áreas de Maine pueden bajar hasta los -22 grados bajo cero y provocar “congelación en la piel expuesta en tan poco tiempo como 30 minutos”, de acuerdo a un aviso local.

Los gobernadores de algunos estados, como Virginia o Nueva Jersey, han declarado la emergencia días antes para movilizar recursos ante los problemas que puedan surgir, incluidos cortes de electricidad, y en general se ha instado a la población a informarse y quedarse en casa.

En la ciudad de Nueva York, donde esta mañana estuvo nevando ligeramente durante varias horas, se esperan como máximo 20 centímetros de nieve acumulada hasta el amanecer del sábado, por lo que se han esparcido varias toneladas de sal por las calles y equipado dos mil camiones para despejar las calzadas.