Cientos de sureños se apoderan de la autopista Luis A. Ferré

Al cierre de este reportaje, otra manifestación se efectuaba en los carriles de acceso a la Plaza de Peaje de Ponce y, al igual que el lunes, sus integrantes advertían que las protestas continuarán hasta que se concrete la renuncia del gobernador Rosselló Nevares.

Fotos: Enzo Delgado Torres

Una multitud irrumpió este lunes en la vía y predios de las Letras de Ponce para patentizar su indignación por la renunencia del gobernador Ricardo Rosselló Nevares a abandonar el cargo.

La masa integrada por residentes de Ponce y pueblos cercanos respondía así a un llamado por el psicólogo Emilio Meléndez a través de la página social Facebook y a la que respondió una multitud de ciudadanos que, incluso, había asistido horas antes a la gran marcha efectuada en el expreso Luis A. Ferré de San Juan.

“Estoy bien contento porque queremos dejar sentir la indignación del pueblo y nuestro deseo de que renuncie, no a la presidencia del PNP como hizo, sino a La Fortaleza”, puntualizó Meléndez.

El grupo fue convocado para las 5:00 de la tarde, pero desde las 4:30 ya contaba con público que llegaba a las icónicas Letras de Ponce con panderos, pleneras y cacerolas en mano.

Mas al filo de las 5:15 de la tarde, agentes de la policía asignados al área desviaban a conductores por vías alternas, ante la presencia de cientos de personas ocupando carriles de la autopista PR-52, en ambas direcciones.

Aunque el tráfico fue desviado por las salidas hacia el aeropuerto Mercedita y la PR-9, numerosos conductores expresaron su apoyo a los manifestantes, tocando las bocinas de sus autos y enarbolando banderas de Puerto Rico.

Incluso, un camionero que transitaba en esa ruta se detuvo y sus ocupantes salieron del mismo con una gran pancarta que leía “Ricky Renuncia”, lo que arrancó aplausos y vítores de los presentes.

Mensajes como “Tú no me representas”, “Nos quitaron hasta el miedo”, “Cuatro años más, pero pa’la Federal” y “Puertorro no se quita” eran visibles en las pancartas de manifestantes y hasta un grupo de niños caminó por la zona con un cartel que leía “Nos merecemos un mejor futuro”.

“Mi hija es mi razón de ser y por ella estoy aquí, porque tengo coraje con lo que pasó en Educación con Keleher, y con todo lo que está pasando”, confesó una de las asistentes, identificada como “Miss. Rodríguez”. “El gobernador está haciendo las cosas mal y el pueblo se manifiesta para que renuncie”, agregó la maestra de profesión.

“Yo me levanto en pie de lucha por mí y mis hijos. Soy maestra en Educación y muchas veces nosotros compramos de nuestro dinero materiales porque no hay; y ellos gastan sin piedad dinero del pueblo de Puerto Rico”, replicó por otra parte la educadora Carmen Rosario.

Entretanto, Christian Rodríguez llegó junto a amigos con un cartel alusivo a los comentarios generados en el chat por las muertes del huracán María.

“Tuve gente muy cercana que murió a consecuencia del paso del huracán y la falta de sensibilidad, de respeto con que se habla de los fallecidos de María, es indignante”, recalcó. “Por eso estoy hoy aquí”.

Por su parte, Emilio Nieves, educador y miembro del grupo que lucha por la paralización del depósito de cenizas en Peñuelas, planteó que no podía faltar a esta protesta, aún cuando acaba de llegar de la multitudinaria manifestación de pueblo en San Juan.

“Teníamos que detenernos a apoyar esta convocatoria. ¡Y que se preparen! Peñuelas también se hará sentir pronto”, aseguró.

Poco después, tanto una guagua escolar como una caravana de vehículos todo terreno se abrió paso entre la multitud para unirse al reclamo. Como explicó Ana Matos, “somos de Ponce, estuvimos en San Juan y estábamos deseosos de llegar para así poder apoyar a este llamado”.

De fondo, pleneros y un equipo de sonido reproducían la canción Preciosa, así como el nuevo sencillo de los cantantes del género urbano René Pérez y Bad Bunny. Al mismo tiempo, manifestantes coreaban consignas como “Somos más, no tenemos miedo”, “Ricky renuncia” y “El que no brinque es Roselló”.

A eso de las 6:10 de la tarde, empero, los organizadores hicieron un alto para conceder un minuto de su silencio a las más de 4 mil personas que fallecieron durante los meses posteriores al paso del Huracán María.

Ya al filo de las 6:30, numerosos conductores que llegaban de la marcha de San Juan dejaban sus vehículos cerca de la salida a Coto Laurel y caminaban hasta la concentración. “Esto no lo para nadie. No importa cuán difícil lo pongan vamos a seguir”, vociferó una joven que recién llegaba con amigos y bandera en mano.

Al cierre de este reportaje, otra manifestación se efectuaba en los carriles de acceso a la Plaza de Peaje de Ponce y, al igual que el lunes, sus integrantes advertían que las protestas continuarán hasta que se concrete la renuncia del gobernador Rosselló Nevares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.