Ciencia para la insurgencia: una obra que exalta el potencial del activismo social

“La ciencia por sí sola no cambia nada. El conocimiento por sí solo no cambia nada. No fue hasta que se abrazó la cultura y a la comunidad que las grandes transformaciones se pudieron lograr” - Arturo Massol.

Foto archivo

Una pared de color verde bosque, con imágenes de algunas de las más resonantes conquistas ambientales de la organización comunitaria Casa Pueblo, sirvió como telón de fondo para el cautivador diálogo que por casi una hora armaron un científico de Adjuntas y una escritora de Aibonito.

Entre ellos, además resaltaba una pequeña mesa de madera sobre la que descansaba la causa del junte y la amena tertulia: el libro Ciencia para la insurgencia, escrito por el doctor en Ecología, catedrático universitario y director asociado de Casa Pueblo, Arturo Massol Deyá.

“Es un libro de ‘nosotros’ porque, aunque tiene como autor mi nombre, en realidad son las narraciones, los cuentos, las experiencias que salen de muchos nombres. Es como una narración de la historia, lo que está pasando en Casa Pueblo. Y eso, para mí, hace del libro uno colectivo”, reflexionó Massol Deyá durante la charla realizada en Adjuntas el pasado 17 de abril, y que fue transmitida por la página web de la organización.

Como abundó el profesor, la nueva obra describe un poco la dualidad imprevista entre las propuestas de autogestión y las protestas que se organizaron para defender al pueblo.

“Estamos haciendo energía solar, el bosque escuela, el mariposario, el cine solar. Lo que pasa en Casa Pueblo realmente es una agenda de afirmación y de construcción. Pero, también tuvimos que decirle no al gasoducto, nos tuvimos que parar de frente para decirle no a las minas, estuvimos en Vieques, y ante las propuestas que son de injusticia, de agresión hacia lo territorial, hay que ponerse de pie y también decir que no a lo que no nos favorece como pueblo”, comentó.

El relato entre Massol Deyá y su interlocutora, la aplaudida escritora y educadora Ana Teresa Toro, cobró aún más relevancia, profundidad y pertinencia cuando el tercer hijo de Tinti Deyá y Alexis Massol hizo referencia a la imagen grabada en su camiseta: el ahogamiento del español Diego Salcedo por parte de los indios taínos, en el año 1511.

“El primer experimento social para enfrentar el coloniaje, en aquel entonces la llegada de los españoles, fue cuando los taínos ahogaron a Salcedo a ver si era inmortal y ahí se dieron cuenta que no lo era, y que podían irse a la insurgencia. Esto fue un despertar. Y yo creo que el país tiene que empezar a mirar lo que hay, interpretarlo, aprender, tener las lecciones, pero para hacer algo”, dijo Arturo.

Hechos perpetuados en palabras

Por su parte, Ana Teresa Toro aprovechó la coyuntura para verbalizar las emociones vividas al leer la nueva publicación de Massol Deyá.

“Hay una escritura que viene con el paso del tiempo. Han pasado cinco, diez, veinte años y uno recuerda. Pero hay una escritura que tiene que tener la emoción, el coraje, la alegría o la tristeza del momento. Ese segundo capítulo, Insurrección energética, es una escritura urgente, en la que hay coraje, y uno lee la voz molesta, ‘envenená’ con lo que está pasando. Poder leer la historia con la tesitura emocional que tienen esos textos, te permiten no solamente recordar la historia, sino conectar con la emoción del momento. Y eso es una aportación de este libro bien valiosa”, puntualizó Toro.

Otras personas que intervinieron en la charla fueron la comunicadora Vivien Mattei Colón, quien fungió como moderadora, y el fundador de Casa Pueblo, don Alexis Massol González.

“Lo que estamos celebrando aquí, el libro de Arturo, es lo mismo que hemos hecho en 41 años: sembrar esperanza, cultivar sueños y hacerlo posible. Sigue la tradición y el compromiso para transformar la patria puertorriqueña en un mejor país. Lo hacemos, no con discursos, lo hacemos con hechos. Y el libro de Arturo son hechos puestos en palabras”, dijo don Alexis.

De hecho, el libro está basado en 78 columnas escritas por Arturo, muchas de las cuales han sido publicadas por La Perla del Sur, que han sido organizadas de manera temática, a la que se le suma un prólogo de la escritora Vanessa Vilches Norat.

En el mismo, Vilches Norat afirma que “Apostar por un Puerto Rico diseñado desde la justicia social y ambiental, es la verdadera insurgencia de este volumen”.

¿La ciencia nos va a salvar?

Previo al cierre de la velada, Ana Teresa remató la tertulia con una pregunta crucial: ¿la ciencia nos va a salvar?

Y antes de dar su respuesta, Arturo recordó que en las paredes de Casa Pueblo sobresale una foto: una imagen de la primera manifestación organizada por ellos, donde aparece una sola persona en la plaza pública.

“Eso fue cuando Casa Pueblo uso la ciencia para llevar el conocimiento de lo que sería la minería, y cuánto iba a comprometer los recursos naturales (del país). Todo el conocimiento que tenía que ver con el impacto minero estaba sobre la mesa. Y una persona fue a la plaza. La ciencia por sí sola no cambia nada. El conocimiento por sí solo no cambia nada. No fue hasta que se abrazó la cultura y a la comunidad que las grandes transformaciones se pudieron lograr”, repasó.

“La ciencia sola no puede hacer las transformaciones”, reafirmó por su parte Alexis, el patriarca de la familia Massol-Deyá.

“Las trasformaciones las hace una comunidad, teniendo el conocimiento científico. La comunidad no hace cambios sacándose cosas de la manga. El país nuestro se transformará en un proceso de conocimiento y acción comunitaria”.

“Al final la ecuación tiene una parte que es fundamental: la cultura. Porque la cultura nos da identidad, lo que somos, nos da orgullo para hacer lo que estamos haciendo el día de hoy con mucha felicidad. Porque somos puertorriqueñas y puertorriqueños, y somos orgullosos de eso. Y por eso es que luchamos para hacer una patria libre y de igualdad, bajo una insurrección de amor y de esperanza”, finalizó.

 

El libro “Ciencia para la insurgencia” ya está disponible en la librería El Candil de Ponce, lugar que también presentará la obra el próximo 8 de mayo, durante un evento presencial y virtual. Para información adicional puede llamar a Casa Pueblo al 787-829-4842.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.