China desarrolló vacuna que logra proteger a grupo de monos del coronavirus

Las pruebas en humanos comenzaron el 16 de abril

Foto: Visualhunt

Madrid – La experimentación en animales es una de las fases fundamentales del desarrollo de una vacuna y, ahora, un equipo de científicos chinos ha logrado proteger de la infección por SARS-CoV-2 a un grupo de macacos, además de a ratas y a ratones.

Esta vacuna piloto, con una versión químicamente inactivada del virus que causa la enfermedad de la Covid-19, no provocó en los monos -de la especie macaco Rhesus- efectos secundarios evidentes.

Los resultados de esta investigación se publican en el almacén de artículos científicos bioRxiv, en el que los textos aún no han sido sometidos a revisión por parte de otros expertos.

Los investigadores explican que han desarrollado un candidato a vacuna que introdujo anticuerpos neutralizantes específicos del SARS-CoV-2 en ratones, ratas y en primates no humanos. Estos anticuerpos neutralizaron diez cepas representativas del virus.

Esto -argumentan- apunta a una posible capacidad de neutralización del virus más amplia contra las cepas que circulan por todo el mundo.

La inmunización con dos dosis diferentes proporcionó una protección parcial o completa a los macacos; la posterior vigilancia de signos clínicos, del índice hematológico y bioquímico y el análisis histopatológico en los animales sugiere que es segura.

La revista Science, en su apartado de noticias, se hace eco de este artículo y explica que los experimentos se hicieron con ocho macacos, a los que administraron las dos dosis diferentes de la vacuna.

Tres semanas más tarde, los investigadores introdujeron el SARS-CoV-2 en los pulmones de los monos a través de tubos en sus tráqueas y ninguno de ellos desarrolló la infección.

Los monos que recibieron la dosis más alta de la vacuna tuvieron mejor respuesta: siete días después de que los animales recibieran el virus, los científicos no pudieron detectarlo en la faringe ni en los pulmones de ninguno de ellos.

Algunos de los animales a los que se les administró la dosis más baja tuvieron un repunte de la carga viral pero también pudieron controlar la infección.

Sin embargo, a los animales control -a los que no se les administró la vacuna- desarrollaron altos niveles de ARN viral y una grave neumonía.

“Los resultados nos dan mucha confianza” de que este candidato a vacuna funcionará en humanos, apunta Meng Weining, de Sinovac Biotech y autor de este artículo (las pruebas en humanos comenzaron el 16 de abril).

Science recoge la opinión sobre este artículo de Douglas Reed de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos), que también está desarrollando una vacuna: el número de animales es demasiado pequeño para producir resultados estadísticamente significativos.