Cerca de 600 agentes de la Policía aislados por prevención

El funcionario detalló este lunes a través de un comunicado de que se cometieron, desde el inicio de las restricciones de movimiento, un total de 569 arrestos y 1,294 denuncias

foto: Suministrada

San Juan – Un total de 577 agentes de la Policía de Puerto Rico permanecen en situación de aislamiento como medida preventiva ante el contagio de COVID-19, según la actualización del comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), José Burgos.

El funcionario detalló este lunes a través de un comunicado de que se cometieron, desde el inicio de las restricciones de movimiento, un total de 569 arrestos y 1,294 denuncias (156 de ellas por transitar día no correspondiente) por violaciones de las órdenes ejecutivas sobre confinamiento.

En cuanto a la labor de la Guardia Nacional en el Aeropuerto de San Juan, un total de 50,141 pasajeros fueron evaluados médicamente y tomada la temperatura.

Además, 70 pasajeros fueron sometidos a la prueba de COVID-19 y enviados a sus casas bajo supervisión del Departamento de Salud y médico de cabecera, a lo que se suman otros 160 pasajeros fueron enviados a aislamiento domiciliario.

La Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA) contactó hoy a un total de 1,389 pacientes participantes en los servicios para seguimiento y apoyo telefónica.

El portal cibernético del Departamento de Educación registró la entrada de más de 1.4 millones visitas desde el 15 de marzo.

El Departamento de Estado informó de la llegada este lunes de un grupo de jóvenes que estaban varados en la República Dominicana, mientras que se continúan las gestiones para repatriar a personas desde el Reino Unido y España, entre otros países.

Supermercados y comercios se ven este lunes desbordados ante la gran afluencia de personas para comprar alimentos tras el anuncio del Gobierno de que el próximo fin de semana largo de Semana Santa no abrirán las tiendas.

El vicepresidente de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), Manuel Reyes, reconoció que hay dificultades para dar servicio a los clientes, que desde primeras horas del día se agolpan en largas filas para estar preparados ante el cierre del viernes y el fin de semana.