Cerca de 185,000 sordos en Puerto Rico encaran invisibilidad en acceso a ayudas

Foto: EFE

SAN JUAN– Cerca de 185,000 sordos en Puerto Rico carecen de acceso a la información y a ciertos servicios básicos porque las agencias gubernamentales no están preparadas para atender a este sector de la población.

“No logramos entender por qué no cambia la situación cuando llevamos 15 años haciendo esta marcha”, denunció hoy Izaskun Capataz, directora del Colegio San Gabriel, una de las entidades cívicas que en conjunto con Servicios Orientados al Sordo organiza anualmente en San Juan la marcha “Oye mis manos: ¡Comunícate”.

Capataz explicó que se desconoce con exactitud el origen de la sordera que padece un 5,4 % del total de la población puertorriqueña, que es sorda o afronta pérdidas de audición.

“A lo largo de los años, la historia señala que existen núcleos familiares de sordos pero no hay un dato estadístico real de si la causa es la contaminación de ruido o es por nacimiento”, dijo.

En ese sentido, Idania Rodríguez Ayuso, especialista en Salud en el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (IEPR), indicó hoy que la falta de más estudios epidemiológicos que revelen nuevos datos sobre cómo vive esta parte de la población se debe a su costo.

“No es por falta de interés que no se hacen los estudios epidemiológicos sino que se unen varios factores como la falta de recursos, personal y la dificultad de identificar a las personas con esta condición”, apuntó Rodríguez.

La especialista reparó en que es necesario hacer un registro único de la población sorda y con dificultad auditiva.
Según el IEPR, el 84.6 por ciento de los mayores de 16 años con dificultad auditiva está fuera de la fuerza laboral.

“Aquí hay un problema de actitud y voluntad. Los sordos son invisibles e inexistentes en esta sociedad”, dijo el presidente de Servicios Orientados al Sordo, Jorge Bertrán.

Según Bertrán, existe una falta de intérpretes de lenguaje de señas para los servicios médicos en la isla a pesar de que la ley exige a los hospitales y todas las agencias que reciban fondos federales que deben hacerlo.

La portavoz del Departamento de Salud de Puerto Rico, Neyssa García, señaló que la agencia cuenta con servicios de intérpretes de lenguaje de señas en el Hospital Pediátrico, el Hospital Universitario y el Centro Médico.

Bertrán también enfatizó que no hay recursos legales ni tribunales preparados para contratar a las personas sordas y que para las transmisiones noticiosas en los medios de comunicación es uno de los principales agravantes que afecta a este sector.

“En los pasados dos debates a la gobernación no hubo intérpretes, es la primera vez que ocurre”, dijo y añadió que “para la campaña de prevención del Zika no hay intérpretes en los anuncios publicitarios”.

García indicó que el Departamento de Salud todavía no ha emitido su vídeo oficial de campaña de prevención del Zika una epidemia que ha contagiado a más de 19,000 personas en la isla, por lo que todo vídeo hasta ahora difundido no está relacionado a esta agencia.

El presidente de la organización sin fines de lucro Servicios Orientados al Sordo estimó que hay cientos de intérpretes profesionales que proveen servicios en la isla y señaló que “la mayoría se concentra en el área metropolitana (San Juan y municipios aledaños)”.

“No hay una evaluación gubernamental para certificar los requisitos mínimos necesarios para ejercer esa profesión”, enfatizó.

La directora de comunicaciones de la Oficina de Capacitación y Asesoramiento en Asuntos Laborales y de Administración de Recursos Humanos (Ocalarh) en Puerto Rico, Marlyn Ortiz, aclaró hoy que desde el 2014 la mayoría del centenar de personas que se han capacitado en el programa de lenguaje de señas son empleados de agencias públicas.

“La primera alternativa costo efectiva para el Gobierno en educación continua de programa de lenguaje de señas de 90 horas es Ocalarh”, dijo Ortiz, quien añadió que personal de 27 entidades gubernamentales han recibido adiestramiento.

Con su organización y en alianza con el Colegio San Gabriel -una de tres entidades en la isla que brinda servicios educativos gratuitos a esta población-, llevan 15 años organizando la marcha “Oye mis manos: ¡Comunícate!” para crear conciencia sobre las necesidades de esta comunidad y aún así, cada año deben realizar los mismos pedidos.

“No hay que crear más leyes, hay que hacer cumplir las que hay”, dijo Capataz.

Ambas organizaciones hicieron un llamado a los candidatos a la gobernación de Puerto Rico a que incluyan en sus programas de gobierno la creación de un primer centro de servicios para sordos.