Centros de Cuidado Diurno Infantil: ejemplos de salubridad para la reapertura de escuelas

Foto: Suministrada

COMERÍO – Los protocolos de seguridad y salubridad que se han estado utilizando desde agosto 2020 en los centros de cuidado diurno infantiles, podrían servir de ejemplo para el buen funcionamiento de la reapertura de escuelas en tiempos de pandemia, así lo aseguró Camille Colón López, asistente de maestra preescolar, quien trabaja en el Centro de Cuidado Diurno Paraíso Infantil en Comerío. 

“Yo entiendo que si niños de 3 a 5 años tienen la capacidad de entender que es importante tener su mascarilla y tener sus cuidados, yo creo que una población con edad más grande pueden entenderlo también. Yo donde daría énfasis es que el Departamento de Educación o las escuelas que estén trabajen para poder brindarles los materiales que necesitan para que los protocolos de salud se cumplan”, aconsejó Colón López. 

Según explicó, en el centro de cuido diurno infantil donde trabaja se llevan a cabo estrictos protocolos de salubridad y, gracias a que nunca les han faltado los materiales de protección y limpieza, hasta el momento no ha surgido ningún brote de COVID-19 ni ningún incidente que lamentar, a pesar de que el semestre pasado uno de los compañeros de trabajo dio positivo al virus, rápidamente se activó el protocolo, la cuarentena de 14 días para los demás empleados y nadie adicional salió infectado. 

Con esto, Colón López testifica que las medidas de seguridad y salubridad que se  están tomando están siendo efectivas y, entiende que también, podrían serlo en el regreso a clases del sistema público de enseñanza. 

Eso sí, entiende que lo mejor es asegurar que haya menos estudiantes por salón para garantizar el debido distanciamiento físico como se está haciendo en su centro donde, por la capacidad del lugar, solo tienen una matrícula de 26 niños divididos en 4 grupos. 

“Comenzamos con 6 niños en agosto y el protocolo era demasiado estricto y de hecho sigue siendo estricto. Nosotras comenzamos utilizando 24/7 guantes, mascarillas, face shield y batas quirúrgicas. Todos los niños se les cambia la mascarilla justo a la puerta antes de entrar, se le desinfectan los zapatos, a la mamá o a la persona que venga a entregar el niño, se le desinfectan las manos y se les toma la temperatura”, mencionó sobre parte del protocolo a la entrada al centro. 

Indicó que también tienen los acrílicos para la división de las mesas, intercalan las horas de ir al patio porque no pueden tener tanto niño junto, los nenes tienen en todo momento su mascarilla, el lavado de manos se hace constante y los juguetes se desinfectan. 

Asimismo, el encargado de mantenimiento del centro, mientras un grupo está afuera, él vuelve a limpiar todos los juguetes, mesas, sillas, todos los espacios que los nenes utilizan, al igual que los baños y todo el centro. 

“En la hora de la siesta, intercalamos a los nenes en los catres, que estén separados, un nene con la cabeza hacia arriba y otro con la cabeza hacia abajo y, en ese momento, sí se le quitan las mascarillas porque los nenes están durmiendo y no nos podemos arriesgar a que se nos asfixien, pero cada cual cumple con su distanciamiento y cada cual está en su pequeño saloncito”, aseguró Colón López. 

En cuanto a las comidas explicó que, llegado el momento, cada niño tiene su espacio asignado y el niño utiliza el mismo espacio siempre para evitar los contagios y todo tipo de situaciones.

“Al personal nos tienen monitoreados prácticamente 24/7. Nos hacen las pruebas serológicas cada dos o tres semanas y si alguno de los empleados sale con la prueba alterada, ese empleado se retira, se le hace la prueba molecular y si sale positiva, si es necesario los demás empleados irse en cuarentena se van, si no, se mantienen trabajando con las debidas precauciones”, detalló en el caso de que se presente algún contagio.