CDC reconocen enero como el Mes de Concientización sobre los Defectos de Nacimiento

Foto: Visualhunt

Con el propósito de concientizar sobre los defectos de nacimiento y destacar los esfuerzos para mejorar la salud de las personas que tienen estas afecciones de por vida, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) reconocen enero como el Mes de Concientización sobre los Defectos de Nacimiento. 

Los defectos de nacimiento son cambios estructurales que están presentes al momento del nacimiento y que pueden afectar casi cualquier parte del cuerpo. 

Los avances en la medicina y la cirugía han llevado a una mejor supervivencia, y afortunadamente más niños que nacen con defectos de nacimiento crecen y logran tener vidas plenas. 

La concientización sobre los defectos de nacimiento de por vida ayuda a proveer a las personas, las familias y los padres afectados por ellos la información que necesitan para buscar la atención adecuada. 

También les da a los profesionales de atención médica la evidencia que necesitan para brindar los mejores cuidados a los pacientes durante todas las etapas de la vida: antes y después del embarazo, y en la infancia, niñez, adolescencia y adultez.

 

Antes y durante el embarazo 

Pese a que no se pueden prevenir todos los defectos de nacimiento, las personas pueden aumentar sus probabilidades de tener un bebé sano al manejar las afecciones y adoptar conductas saludables antes de quedar embarazadas.

Estas son algunas medidas recomendadas por los CDC que usted puede tomar para prepararse para el embarazo, mantener buena salud durante el embarazo y darle a su bebé un comienzo de vida sano:

  • Tomar 400 microgramos (mcg) de ácido fólico todos los días.
  • Prevenir las infecciones.
  • Vacunarse contra el COVID-19.
  • Ver a un profesional de la salud con regularidad.
  • Consultar a un proveedor de atención médica acerca de tomar cualquier medicamento.
  • Mantener controlada la diabetes.
  • Evitar el alcohol en todo momento durante el embarazo.
  • Evitar fumar cigarrillos, marihuana y otras drogas. 
  • Evitar sobrecalentar el cuerpo y tratar la fiebre pronto.

 

Infancia 

Si a su hijo se le diagnostica un defecto de nacimiento durante el embarazo o nace con un defecto de nacimiento u otra afección, podría necesitar atención especial a medida que crece y se desarrolla.

Los médicos y los investigadores están trabajando continuamente para descubrir tratamientos nuevos para mejorar la supervivencia y la salud de los bebés con defectos de nacimiento:

  • Pruebas en el recién nacido para detectar defectos cardiacos congénitos graves. 
  • Monitoreo de las funciones de la vejiga y los riñones en los bebés y los niños con espina bífida.

 

Niñez 

Satisfacer las complejas necesidades de una persona con defectos de nacimiento requiere la colaboración de toda la familia y en ocasiones puede ser difícil. Sin embargo, encontrar recursos, saber qué esperar y planificar para el futuro puede ayudar. 

El apoyo y los servicios de intervención temprana incluyen educación especial, terapia del habla y terapia física; esto puede tener un impacto significativo en la capacidad de los niños para aprender nuevas destrezas, superar desafíos, y aumentan su éxito en la escuela y en la vida.

 

Adolescencia 

La transición a la atención médica de adultos puede ser complicada para los adolescentes y los adultos jóvenes con un defecto de nacimiento; es posible que tengan que adaptarse a cambios en el seguro médico o hacer la transición de un especialista pediátrico (al que pueden haber conocido por toda su vida) a un especialista para adultos. 

Algunos podrían lograr la responsabilidad de tomar decisiones sobre sus propios cuidados médicos. Es especialmente importante que las personas con defectos de nacimiento y sus familias comiencen a planificar para esta transición durante la niñez, para que los niños luego puedan tener una vida saludable e independiente como adultos.  

 

Adultez 

Las personas con defectos de nacimiento deben hablar con sus proveedores de atención médica, antes de quedar embarazadas, acerca de cómo un embarazo podría afectarlas a ellas y a su bebé.