Casa Pueblo y pequeños comerciantes: a punto de convertir a Adjuntas en el primer pueblo solar

Foto suministrada
ADJUNTAS, PR. – Casa Pueblo, la Fundación Honnold y la Asociación de Comunitaria de Energía Solar Adjunteña (ACESA) celebran la etapa de instalación de aproximadamente 1,000 paneles fotovoltaicos para energizar 18 comercios en 13 edificios alrededor de la plaza central.
El mega proyecto comunitario Adjuntas Pueblo Solar tendrá una capacidad instalada de 220 kilovatios y será operacional antes de la Navidad. En una segunda fase se integrará un novel sistema de almacenaje de energía de un megavatio de potencia. La construcción del complejo de baterías está a cargo de la empresa emergente de vehículos eléctricos RIVIAN.
Adjuntas será el primer lugar en el mundo donde se instalará esta configuración que le permitirá a la red operar hasta por 10 días autónomamente, aun sin la entrada de luz solar. La culminación de esta etapa se espera ocurra en mayo próximo.
Adjuntas Pueblo Solar reducirá significativamente los costos energéticos mientras estabilizará el sistema que sufre hoy de interrupciones frecuentes con daños a equipos y costos en alzada.
El presidente de ACESA, Gustavo Irizarry, afirmó que “la energía eléctrica nos representa hasta el 30 por ciento de los gastos operacionales. Es imposible crecer, duro sobrevivir y muy difícil competir con mega tiendas extranjeras privilegiadas en la isla. Ahora tendremos una solución nuestra que podrá ser modelo para la comunidad puertorriqueña de pequeños negocios porque, juntos, somos un Gigante”.
“Estamos para apoyar a la comunidad, ya son dos años colaborando con Casa Pueblo y Adjuntas”, expresó desde Utah Dory Trimble, directora de la Fundación Honnold. “De la idea que nació de este junte participamos de La Marcha del Sol de 2019. Se completó el diseño y se consolidaron las alianzas estratégicas con RIVIAN para el almacenaje de energía y REC Group, quienes donaron 500 paneles solares”.
Este modelo de activación económica representa para los pequeños comercios un alivio sostenido y real a sus operaciones. Los comerciantes pagarán por la energía que ellos mismos producirán a un costo muy inferior al de la AEE -y luego de reservar una partida para el mantenimiento y la operación de la red-, el ingreso colectivo irá a un fondo de reinversión social. Este fondo será destinado a hacer más casas solares a personas de bajos recursos económicos, para construir ’más cucubanos’ como coloquialmente les llaman en la zona a las casas con energía solar instalada como parte del proyecto de Insurrección Energética que promueve Casa Pueblo.
“Este periodo se caracteriza por políticos presentando promesas que luego incumplen, pero en Adjuntas la comunidad se ha unido en un proceso de insurrección energética con desarrollo social y económico, ese que tanto aspiramos en el país. No estamos postulados a nada, no queremos el voto de nadie, ni delegar nuestro futuro, solo nos dedicamos a construir el cambio con un sentido de compromiso social y responsabilidad planetaria”, puntualizó Arturo Massol Deyá . “A quienes se sienten en las sillas de gobierno, exigimos respeto por el desarrollo local”, advirtió el también director asociado de Casa Pueblo.
Por su parte, la ingeniera Cynthia Arrellano, gerente de proyecto de la Fundación Honnold, describió con satisfacción tras un largo y complicado proceso “es un verdadero honor ser parte de este proyecto y trabajar junto a Casa Pueblo y ACESA. Este proyecto comenzó con la visión comunitaria y verla materializarse es revolucionario. No podría estar más emocionada”.
La fase de instalación está a cargo de Máximo Solar, empresa puertorriqueña que espera reclutar a personal de la comunidad para el proyecto. “Estamos orgullosos de ser parte de esta iniciativa única en el mundo que rompe barreras y une esfuerzos para dar ejemplo de transformación energética con energía limpia”, dijo Máximo Torres, dueño de la empresa y quien donará los sistemas de anclaje del componente fotovoltaico.