¿Carencia de vitamina B12? ¡Conozca los síntomas!

Cuando una persona carece de este micronutriente durante un largo periodo de tiempo, el organismo tiende a alertar con debilidad, visión borrosa, sensación constante de cansancio, pérdidas de memoria, hormigueo en brazos y piernas.

Foto suministrada

La vitamina B12 es un micronutriente esencial para el funcionamiento del organismo.

También conocida como cobalamina, es una vitamina que se almacena mayormente en el hígado y cumple importantes funciones en el cuerpo. Por ejemplo, participa en la formación de glóbulos rojos y en la producción del ADN, el material genético que se encuentra en toda célula.

Además, la vitamina B12 también es beneficiosa para mantener el sistema nervioso y prevenir la aparición de enfermedades como la anemia megaloblástica.

No obstante, únicamente se encuentra en alimentos de origen animal, como la carne, pescados, mariscos, huevos o productos lácteos, y aún no se ha encontrado ningún alimento de origen vegetal que contenga esta vitamina de forma natural.

Por ello, las personas que siguen una dieta vegana o vegetariana tienen un mayor riesgo de desarrollar de presentar deficiencia de vitamina B12. Además, otras personas, en función de sus características tienen una mayor predisposición a tener carencia de esta vitamina.

Un ejemplo son los pacientes con ‘Helicobacter Pylori’, una bacteria que daña al estómago generando gastritis. Estas personas encuentran más dificultades que el resto para absorber correctamente la vitamina B12 en el organismo.

Síntomas de carencia

Saber si tenemos deficiencia de vitamina B12 en el organismo no es tarea fácil. Sin embargo, cuando una persona presenta una falta de este micronutriente durante un largo periodo de tiempo, el organismo tiende a alertar sobre esta situación a través de diferentes síntomas.

Por ejemplo, debilidad, visión borrosa, sensación constante de cansancio, pérdidas de memoria, hormigueo en brazos y piernas.

Entre los síntomas leves que puede generar en el organismo la falta de vitamina B12 también figuran tono de piel amarillo o pálido, desorientación, reducción de reflejos, pérdida de memoria, dificultad del lenguaje, cansancio constante, debilidad, mareo y confusión.

Entretanto, la carencia prolongada de esta vitamina puede derivar en problemas mayores de salud, como insuficiencia cardíaca y anemia megaloblástica. Igualmente, puede ocasionar deterioro cognitivo.

En estos casos es habitual establecer un tratamiento médico para aumentar los niveles de la vitamina en el organismo. Entre ellos, puede llegar a utilizarse una inyección de vitamina B12 para paliar rápidamente la situación.