Café: del fruto a la taza en la Hacienda Buena Vista

Para la Naturaleza vuelve a presentar el proyecto “Tiempo del café en sombra”, una serie de recorridos guiados que permite a los visitantes aprender más sobre el café y su relación con la conservación de la vida silvestre.

A diario, miles los puertorriqueños casi recobran el aliento con el aroma y sabor de una reconfortante taza de café.

Y para ellos, Para la Naturaleza vuelve a presentar en la Hacienda Buena Vista de Ponce otra temporada del proyecto “Tiempo del café en sombra”, una serie de recorridos guiados que permite a los visitantes aprender más sobre el café y su relación con la conservación de la vida silvestre y la biodiversidad.

En estos no solo aprenderá sobre la historia de la hacienda, la maquinaria que utilizaba y los recursos ecológicos del lugar, sino también del proceso de elaboración del café: desde que se recoge el fruto del arbusto hasta que llega a la taza del consumidor.

Fascinante historia

Como resalta la organización, el café en sombra no solo es una industria agrícola histórica en Puerto Rico que genera ganancias y empleos, sino que es vital para la conservación de la vida silvestre, la protección de la biodiversidad, y como instrumento para el cuidado sustentable de las áreas naturales.

Esta planta nativa de Etiopía, es cultivada en las zonas tropicales y subtropicales de todo el mundo. Fueron las culturas árabes y turca quienes propagaron la costumbre de consumir la bebida preparada de la fruta, y así el “cafecito” llegó a Italia y de ahí a Europa, Indonesia y América.

Puerto Rico y Hawaii son los únicos lugares en los Estados Unidos donde se cultiva café. En su estado natural, este crece bajo la sombra de los bosques tropicales.

Asimismo, en Puerto Rico ya es costumbre que el café se siembre bajo la sombra de árboles nativos que hay en las plantaciones o bajo los árboles seleccionados de los bosques naturales.

A pesar de la intervención humana, las plantaciones de café en sombra, como la de Hacienda Buena Vista, son ecosistemas con una alta biodiversidad y proveen excelentes hábitats para gran cantidad de especies endémicas, nativas y migratorias, algunas de ellas en peligro de extinción.

En los cafetales en sombra también se pueden producir otros frutos, como guineos, plátanos, naranjas, toronjas y mangós, lo que añade a la biodiversidad de la zona, además de aumentar la cantidad de productos agrícolas que se pueden vender en los mercados.

Para conocer más sobre el café en sombra visite paralanaturaleza.org y separe su espacio en cualquiera de los recorridos especiales preparados para los días del 12 al 21 de octubre. También puede llamar al 787-722-5882.