Cabildean ante agencias federales para depósito directo a beneficiarios del Seguro Social

Sobre 400,000 beneficiarios del Seguro Social y otros jubilados continúan en espera para saber cuándo y cómo recibirán el pago de $1,200

Foto: EFE / Michael Reynolds

WASHINGTON D.C. – AARP (American Association of Retired Persons) en Washington DC ha dado el paso para defender a los pensionados del Seguro Social en Puerto Rico ante la Administración del Seguro Social y el Departamento del Tesoro federal, de manera que haya equidad en el envío del cheque de estímulo económico a todos sus beneficiarios, trascendió el miércoles.

“En nuestra petición tanto escrita como en reuniones a nivel federal, subrayamos que los beneficiarios del Seguro Social en cualquier jurisdicción deben recibir sus pagos de alivio de manera automática y sin tener que someter documentos adicionales que retrasen el proceso”, dijo el director estatal de AARP Puerto Rico, José Acarón en comunicación escrita.

Asimismo, se destaca la gran incertidumbre que existe entre los jubilados acerca de las alternativas de un plan para la elegibilidad, distribución y fechas certeras de pagos.

Sobre 400,000 beneficiarios del Seguro Social y otros jubilados en Puerto Rico continúan en espera para saber cuándo y cómo recibirán el pago de 1,200 dólares a tenor con la Ley CARES federal.

Ante la falta de información concisa del Departamento de Hacienda de un plan, AARP Puerto Rico escribió al secretario de Hacienda con copia a la gobernadora un reclamo de trabajar unidos en un plan concreto con participación de todos los sectores, de continuar la negativa de la administración federal de compartir los datos de sus beneficiarios en la Isla.

Por otro lado, el director estatal de AARP PR sostuvo que continúan en comunicación con la Comisionada Residente, Jennifer González, para ver de qué manera se soluciona este asunto.

De igual forma, Acarón reiteró que “AARP está a la disposición del Secretario de Hacienda para colaborar en la solución de este asunto con las agencias federales o a nivel estatal en la elaboración del plan certero antes de llegar a la tercera fase”.

 

Acarón concluyó subrayando que “nuestra Oficina Nacional de AARP en Washington DC continuará en comunicación con el Tesoro Federal para exigir su atención a estas y otras preocupaciones de la población adulta mayor”.

AARP es una organización sin fines de lucro, no partidaria, de casi 38 millones de socios, que ayuda a las personas a convertir sus metas y sueños en posibilidades a su alcance, al cambiar la manera en que Estados Unidos define el envejecimiento.

Con oficinas en los 50 estados del país, en el Distrito de Columbia, en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes de Estados Unidos, AARP trabaja para fortalecer las comunidades y fomentar los asuntos de más importancia para las familias, como la atención de la salud, la seguridad económica y la satisfacción personal.

AARP también trabaja para los consumidores en el mercado al proponer nuevas soluciones y permitir que productos y servicios de alta calidad, cuidadosamente escogidos, lleven el nombre de AARP.