Buscan agilizar procesos en el Departamento de la Vivienda para la reconstrucción

Reglamentos representan trabas en el proceso de reconstrucción

Foto: Suministrada

PONCE – La Comisión de Vivienda de la Cámara, presidida por el representante Ángel Fourquet Cordero, celebró el viernes la primera vista pública para evaluar el Proyecto del Senado 233 para establecer el Programa de Vales para Vivienda Nueva adscritos al Departamento de la Vivienda y atender a los damnificados por los huracanes Irma y María y los terremotos del 2020.

La primera vista fue celebrada en Ponce y fueron invitados los municipios más afectados por los sismos del 2020: Guánica, Guayanilla, Peñuelas y Ponce.

“La reconstrucción en el sur tiene unos retos distintos a otras áreas de la isla, por la vulnerabilidad de los sismos”, dijo el Representante en la vista. “Esta medida tiene unas consecuencias y efectos económicos positivos para los municipios, representa una recuperación para la economía local y busca mejorar el entorno y la calidad de vida. No sólo la reconstrucción de la vivienda, debemos garantizar el impacto socio económico. Nos ocupa que la medida abra una puerta a la despoblación de estos municipios, sobre todo en Guánica. Vamos a otorgar un vale para reconstruir, pero reconstruir dónde”, cuestionó el Representante.

Durante su ponencia, la directora de la Oficina de Vivienda Municipal del Municipio Autónomo de Ponce, Lcda. Rebecca Ramos Franceschini, planteó que el proyecto no contempla cómo se va a trabajar con las personas que no poseen títulos de propiedad “que es un por ciento significativo de la población y son en su mayoría, los que acuden a los municipios en busca de ayudas”. La Lcda. Ramos expresó su preocupación en torno al retraso de los trabajos en el Departamento de la Vivienda, donde sería administrado el propuesto programa, y urgió flexibilizar los reglamentos que representan una “traba” en el proceso.

De los $51,431,000 aprobados por la Junta de Supervisión Fiscal para demoliciones y remoción de escombros luego de los terremotos, a diciembre del pasado año sólo se habían desembolsado $12.4 millones. “La pasada administración entró en acuerdos absurdos y se auto impuso restricciones cuyo resultado es que tres años y medio después sólo se ha desembolsado el 2% de los fondos disponibles”, denunció Fourquet Cordero.

El P. del S. 233, de la autoría del presidente José Luis Dalmau, dispone la cuantía de los vales, establece lo referente a la titularidad de terrenos y estructuras damnificadas, establece los fondos a ser utilizados, dispone los requisitos de demolición y establece restricciones sobre las propiedades adquiridas por los participantes del programa.

De acuerdo a datos de FEMA para su programa de Asistencia Individual, un total de 1,138,843 hogares fueron afectados por Irma y María.  Unas 70,000 residencias quedaron totalmente destruidas a causa de los fenómenos atmosféricos.  El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos instaló cerca de 59,469 techos azules temporeros.  En mayo del 2019, cerca de 30,000 viviendas todavía tenían techos azules.