Burocracia y retrasos frenan las mejoras a carreteras del sur

Desde que se colocó la primera piedra del proyecto Abriendo Caminos en Ponce el 29 de agosto de 2018, tanto la autopista PR-52 como otras vías locales han permanecido en el olvido.

Foto suministrada

Siete meses y dos ceremonias para la “colocación de la primera piedra” no han sido suficientes para el Departamento de Obras Públicas (DTOP) concrete la prometida reparación de la autopista Luis A. Ferré (PR-52) en Ponce.

A solo horas de que concluya el plazo de 180 días que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares fijó para completar esta y otras 20 mejoras a vías de rodaje (el 29 de agosto de 2018), ni un camión de brea ha sido volcado sobre el tramo de autopista más arruinado en el sur del país. Solo cientos de drones color naranja descansan bajo sol y sereno desde el 20 de enero, a lo largo del peligroso tramo entre los kilómetros 100.7 y 104.3.

Esta obra, empero, es solo uno de decenas de proyectos atascados de Abriendo Caminos, una iniciativa de reparación de carreteras impulsada por el Gobierno Central y financiada con $652 millones del Gobierno Federal.

A pesar de que la PR-52 en Ponce ha sido escenario de frecuentes accidentes, el DTOP no ha ofrecido explicaciones, ni advertido a los conductores cuándo comenzarán las obras que, inevitablemente, limitarán el tráfico y provocarán kilométricas congestiones durante horas laborables.

Tampoco ha respondido a solicitudes de entrevista para precisar su plan de acción y aclarar si finalmente corregirá el “desvío temporal” en el puente del kilómetro 102.3: un segmento parcialmente clausurado desde el año 2011.

A pesar de las lagunas y promesas inclumplidas, ejecutivos del DTOP y líderes políticos de la zona sur -como la alcaldesa María Meléndez Altieri- no han puesto reparos en posar para las cámaras y repetir la colocación de la “primera piedra” en la PR-52, como ocurrió el pasado 19 de enero en el Desvío Sur de la autopista, frente al Parque Industrial El Tuque de Ponce.

¿A romper y repavimentar la PR-10?

En contraste, el alcalde de Adjuntas, Jaime Barlucea Maldonado, reveló que a partir del mes de marzo el DTOP impactará 30 kilómetros de la carretera PR-10 -entre su municipio y Ponce- para remover la brea que se colocó en la vía hace apenas dos años, a un costo multimillonario, luego de fogosos reclamos del colectivo ciudadano Movimiento Pro-Repavimentación de la PR-10.

En entrevista con José Elías Torres de WPAB 550 AM, el alcalde adjunteño aseguró el pasado lunes que para repavimentar la arteria desde Adjuntas hasta la PR-9 en Ponce la agencia ya ha separado una asignación que excede los $13 millones.

Sus expresiones trascendieron luego de que el gobernador anunciara la conversión de la PR-10 en “una carretera de clase mundial”. En su anunció, sin embargo, Rosselló Nevares no hizo mención alguna al proyecto que repavimentó la vía entre los años 2017 y 2018.

De concretarse esta promesa, las obras volverían a requerir año y medio de tareas que incluyen la escarificación para remover el asfalto recién colocado, la aplicación de asfalto nuevo, la instalación de vallas de seguridad, la rehabilitación de puentes, rotulación y marcado.

“Todo el asfalto que se ha tirado, que está bueno va a ser removido y donde está malo obviamente se va a corregir”, dijo Barlucea Maldonado. “Todo lo que se asfaltó en Ponce, el paño que se tiró en Adjuntas, todo eso va a ser removido y se procede a tirarlo completo”.

Sigue la espera en Juana Díaz

Entretanto, el alcalde Ramón Hernández Torres denunció al cierre de esta edición que aún “no se ha tirado una sola pulgada de asfalto en Juana Díaz”, como parte del plan Abriendo Caminos.

De los proyectos contemplados, explicó que se han subastado dos tramos de la PR-510 por $388 mil y $866 mil, respectivamente. Estos incluyen escarificación, asfalto y marcado de líneas. No obstante, no pudo precisar cuándo comenzarán.

Otros tres proyectos para “tapar hoyos” en las carreteras PR-572 (entre el km 0 y 5.7), PR-551 (del km 0 al 7.3) y PR-573 (del km 0 al 0.7) sufren la misma incógnita.

“Si nos dan las herramientas y las especificaciones, los municipios podemos agilizar los trabajos, pero no quieren contar con los municipios”, criticó el alcalde juanadino. “Lamentablemente, no hay voluntad para eso”.

“El Gobierno Federal y la gente quieren que se impacten las carreteras lo más pronto posible, pero está la cadena de la burocracia que no lo permite”, añadió.

Para marzo proyectos en Yauco

Por su parte, el alcalde de Yauco, Ángel Luis Torres Ortiz, reconoció que los cuatro proyectos de Abriendo Caminos en su municipio tampoco han comenzado, pero adelantó que dos de ellos están en calendario para empezar “entre marzo y abril”: la repavimentación de tramos en la PR-128 y en la PR-374 del sector Río Prieto.

Entretanto, sostuvo que la repavimentación en la PR-376 y PR-3375, aún se encuentra en la fase de diseño. En total, los cuatro proyectos contemplan una inversión de $1.8 millones.

“La comunicación existe, pero la frustración también”, expresó el alcalde yaucano.

“Ellos (DTOP) alegan que tienen muchos proyectos corriendo, pero no tienen compañías suficientes que puedan iniciar los proyectos. Yo les hice el señalamiento de que podíamos hacer un acuerdo colaborativo y la compañía que tenemos bajo subasta en el Municipio podía repavimentar las carreteras y que ellos las inspeccionaran, pero eso no se concretó”, explicó.

“En otros cuatrienios los gobernadores han hecho ese tipo de acuerdo colaborativo con los municipios, pero parece que quieren tener un control absoluto y eso está dilatando los procesos”, concluyó.