Burocracia pone nuevamente en peligro a decenas de familias en la urbanización Lucchetti

Tal y como estuvieron en septiembre de 2017, los residentes de la urbanización continúan a la merced de las inclemencias del tiempo y el río Yauco, en la antesala a otra temporada de huracanes.

Foto archivo

A tres años y medio de la inundación más severa que haya arropado sus calles y viviendas en los pasados 40 años, los residentes de la urbanización Lucchetti en Yauco sobreviven en un limbo.

A pesar de múltiples promesas y una multimillonaria asignación de fondos federales para restaurar la paz de sus residentes, ninguna de las casi 90 familias en esta comunidad ha sido reubicada a un lugar seguro.

Según explicó el alcalde Ángel Luis Torres Ortiz, ahora la burocracia en el Departamento de Vivienda estatal se ha vuelto el más severo obstáculo a superar.

“Es insostenible que a más de tres años de María y casi un año y ocho meses de que abrió el registro y las solicitudes de R3, no haya ni un solo caso en Yauco para reubicación”, sentenció el alcalde yaucano.

Entre los días 20 y 21 de septiembre de 2017, la urbanización fue impactada en dos ocasiones por crecidas del río Yauco, afectando a 125 residencias, de las cuales 96 estaban ocupadas.

En la primera crecida, el cauce ingresó por la sección norte de la comunidad e inundó calles, aceras y residencias, antes de contenerse en el Parque de Pelota Millino Rodríguez.

En la segunda, el río creó otro cauce al este de la urbanización, inundando con cinco pies de agua y lodo a decenas de residencias, el cuartel de la Defensa Civil y Policía Municipal de Yauco, y varios predios industriales. Las aguas también arrasaron siembras de la Bananera Pagán y bloquearon durante cuatro días la carretera estatal PR-2.

Sin embargo, tal y como lo estuvieron en septiembre de 2017, los residentes de la urbanización Lucchetti continúan a la merced de las inclemencias del tiempo y el río Yauco, en la antesala a otra temporada de huracanes.

Esto, aún cuando en el 2019 se autorizó un programa de vales de vivienda con una asignación federal millonaria de fondos CDBG-DR. Según el plan, residentes que cualificaran recibirían “vouchers” equivalentes al precio de tasación de su propiedad a la fecha del huracán -hasta un máximo de $150 mil- para la compra de una nueva vivienda.

Aunque el ayuntamiento estima que al menos el 60 por ciento de las familias en Lucchetti cualifican para el programa según las guías federales, el Departamento de Vivienda estatal ni siquiera ha cumplido con las inspecciones para certificar la elegibilidad de esos núcleos.

“Ese programa y esos procesos, a través del Departamento de Vivienda, han sido demasiados lentos”, sentenció el alcalde. “Ellos tienen el dinero en la cuenta hace más de un año y seis meses. Esto no es por falta de fondos. Es que el trámite ha sido muy burocrático”.

“Necesitamos que esos inspectores del Departamento de la Vivienda se muevan con prontitud para aprobar o rechazar los casos y nosotros poder movernos con otras alternativas”, continuó.

Torres Ortiz adelantó además que el ayuntamiento también tratará de ayudar a los residentes que no cualifiquen para el programa de “vouchers” de viviendas, mediante los fondos asignados para proyectos de mitigación en la isla.

“Estamos pidiendo al Estado que de los millones de dólares que tienen para proyectos de mitigación, se puedan incluir a estas comunidades”, continuó el alcalde, aunque reconoció que los atrasos del Departamento de Vivienda igualmente amenazan esta posibilidad.

Asimismo, Torres Ortiz reconoció que los esfuerzos para lograr la canalización del río Yauco se han vuelto sal y agua.

A pesar del evidente peligro, la canalización no fue incluida en el paquete de $2,500 millones que el Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos asignó a proyectos de esta índole, tras el paso del huracán María.

Aun así, en el 2020 el Gobierno Municipal solicitó al Congreso que se asignen fondos para realizar un “estudio de viabilidad” a ese fin.

Próximo el puente de Cambalache

Por otra parte, el alcalde reveló que para el cierre de mayo o inicio de junio deberá comenzar la construcción del nuevo puente en la carretera PR-359, sobre la PR-2 de Yauco, en el barrio Cambalache.

El puente sufrió daños en enero de 2020 a consecuencia de los sismos que se registraron en la zona sur y posteriormente fue demolido. Desde entonces, decenas de familias residentes en Cambalache se han visto obligadas a utilizar un maltrecho camino en terrenos privados para acceder al centro urbano.

La Autoridad de Carretera y Transportación (ACT), por su parte, ha recomendado el uso de una ruta alterna que requiere que los conductores vayan hasta el municipio de Guayanilla, para luego regresar a Yauco, usando la carretera PR-2.

“La obra está adjudicada a Las Piedras Construction por $4.8 millones”, anunció el alcalde.

“Hace dos semanas la compañía estuvo haciendo las pruebas de suelo y está previsto que antes de que culmine el mes de mayo comience la construcción del puente. Ese es el compromiso que hizo el Departamento de (Transportación y) Obras Públicas”, continuó.

“Si no hay dilaciones o cambios de orden en el proyecto, debe durar un año y ocho meses la construcción”, añadió.

A preguntas sobre cómo se manejará el potencial problema de tránsito en la PR-2, si el puente debe levantarse sobre esa activa vía, Torres Ortiz indicó que la ACT le ha asegurado que no se contempla un “cierre total”” durante las obras.

“Ellos no prevén un cierre (total), si no que siempre van a dejar un carril disponible, en el peor escenario. Nuestra preocupación sería si tuvieran que cerrar todos los carriles y desviar el tránsito hacia el casco urbano”, continuó Torres Ortiz. “Pero según ellos (ACT), no se contemplan cerrar los dos carriles”.

También cinco escuelas

De igual modo, el alcalde yaucano informó que en los próximos días deberá comenzar la rehabilitación de cinco planteles escolares que podrían estar disponibles para estudiantes a partir del mes de agosto.

Para ello, el ayuntamiento recibió una asignación de $1.3 millones. Las obras, aseguró, deberán comenzar el 10 de mayo.

“Logramos que el Estado nos transfiriera los fondos de las escuelas que se cerraron en el cuatrienio pasado, para hacerle los arreglos y convertirlas en escuelas (activas) para el mes de agosto”, dijo.

Los planteles a impactarse son la antigua Escuela Intermedia Ana María Negrón ($437 mil), la Luisa Mosegur Vélez ($125 mil), la Rafael Martínez Nadal ($300 mil), Patria Pérez ($86 mil) y Luis Muñoz Rivera ($356 mil).

Torres Ortiz además adelantó que la Autoridad para el Financiamiento de Infraestructura próximamente efectuará subastas para la construcción de escuelas modulares en Yauco, aunque adelantó que estas no necesariamente estarán listas para el nuevo semestre.

“Nuestra preocupación es que estas escuelas modulares no se conviertan en permanentes. Nosotros necesitamos escuelas nuevas y sismo resistentes en nuestro municipio, porque ya está comprobado que estamos en el área de la Falla de la Montalva y no sabemos cuándo va a dejar de temblar”, puntualizó.