Bruxismo: ¿por qué rechina los dientes por la noche?

Es un problema grave y se ha incrementado en los pasados meses debido a la pandemia. Si cree que sufre la condición, acuda a un dentista.

Foto suministrada

¿Últimamente le duele la cabeza al levantarse? ¿Siente presión en zonas del rostro? El estrés podría tener mucho que ver.

Según un estudio reciente, los dolores de cabeza fueron mucho más frecuentes durante esta primavera que durante la del 2019. Por ejemplo, en Estados Unidos las migrañas y dolores de cabeza tensionales se posicionaron hasta 54 por ciento por encima de los niveles prepandémicos en marzo, cuando se impusieron medidas estrictas para frenar la propagación del coronavirus.

La incertidumbre de vivir una pandemia global ha causado problemas a todos, pero quizás ese dolor se deba a que ha estado rechinando los dientes durante la noche, sin darse cuenta.

De hecho, en otro estudio publicado por The New York Times, un dentista asegura que durante la pandemia ha observado fracturas dentales provenientes del bruxismo. Y no ha sido el único.

Varias investigaciones señalan que durante los seis últimos meses se han incrementado la ansiedad, la depresión y las enfermedades mentales, condiciones que pueden precipitar el bruxismo.

El problema es que el bruxismo se produce cuando se está profundamente dormido, por lo que es difícil darse cuenta.

Por ello es importante conocer sus síntomas. Según informa la revista Prevention, estos incluyen desgaste dental, dolor facial, dientes sensibles, músculos faciales tensos (principalmente de la mandíbula), dolores de cabeza, dislocación de mandíbula, chasquidos en la articulación que conecta la mandíbula con el cráneo, daño en el interior de la mejilla y hendiduras en la lengua.

Algunos de estos síntomas son más difíciles de detectar sin la ayuda de un dentista, por lo que se recomienda ser especialmente cauteloso si se despierta con dolores de cabeza, tiene sueño interrumpido o últimamente nota los dientes sensibles.

El bruxismo o rechinar los dientes puede provocar problemas de salud más graves, incluyendo la pérdida de capacidad para masticar. Es importante, por tanto, contactar con un dentista si tiene alguna sospecha.

A veces la solución es tan sencilla como utilizar un protector bucal por la noche. En otras ocasiones es un poco más compleja y quizá requiera una ortodoncia o incluso tratamiento para aprender a descansar correctamente.

Es importante también aprender a manejar el estrés leyendo, dando paseos o incluso tomando baños calientes antes de dormir.

A la hora de comer evite los alimentos duros para no forzar la mandíbula, intente no masticar chicle, beba mucha agua y realice estiramientos de los músculos de la boca. Y, por supuesto, acuda al dentista si lo cree necesario.

La prevención es el mejor remedio.