Bomberos queman pastizal en Juana Díaz para fines investigativos

El teniente del distrito de Bomberos en Ponce indicó que un 90 por ciento de los incendios forestales son producto de la mano del hombre. En lo que va de año han aplacado cerca de 400 fuegos.

Las llamas que se hicieron sentir ayer en Juana Díaz  provinieron de la Estación Experimental de la Universidad de Puerto Rico en el municipio y correspondieron a una quema controlada que realizó el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) en conjunto con Bomberos forestales para propósitos investigativos de la Universidad de Puerto Rico recinto de Mayagüez (UPRM).

La investigación que encamina el profesorado de la UPRM va dirigido hacia el comportamiento del combustible vegetal en miras de buscar nuevas técnicas para entender las conductas del fuego.

Según explicó a La Perla del Sur el teniente encargado del distrito de Ponce, Edwin Sepúlveda, son medidas normales que se hacen para encontrar nuevas técnicas para la prevención de incendios en áreas venideras.

“Es un estudio que ellos como colegio de Mayagüez, como profesores están  haciendo, que aporta un sin número de cosas, entre ellas nuevas técnicas para prevenir los incendios forestales”, sostuvo Sepúlveda.

En la actividad participaron unos 20 bomberos forestales al mando del sargento Luis Sáez. Se utilizó un cuadro de terreno no abonado de media cuerda de ancho desde las 8:00 de la mañana hasta las 12:00 del mediodía.

Incidencia en fuegos forestales

Por otro lado, Sepúlveda, indicó que en lo que va de año en la región sur han aplacado unos 400 incendios forestales de estos la probabilidad de que hayan sido provocados es de un 90 por ciento.

“El 90 por ciento de incendios forestales en Puerto Rico, son producto de la mano del hombre. Puerto Rico no tiene las extensiones territoriales como pasa en Estados Unidos, destinos y demás, para poder pensar que fue una combustión espontánea. Puerto Rico no cumple realmente con esos elementos”, explicó el bombero.

Sepúlveda exhortó a la ciudadanía tener precaución ante esta temporada del año que hace más susceptible la propagación de las llamas. Explicó que desde una colilla de cigarrillo hasta una barbacoa prendida puede ocasionar un fuego y proliferarse en un pastizal seco.