Balancee el desayuno de sus niños

Foto: VisualHunt

Puerto Rico – Ahora que retornan las clases para los estudiantes es importante que los niños tengan la energía suficiente para estudiar. Es por eso que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda que los padres le den un desayuno balanceado a sus hijos. 

Según la Academia de Nutrición y Dietética, los estudios demuestran que los niños en edad escolar que desayunan se desempeñan mejor en el salón de clases.

Como con las otras comidas, es buena idea para sus niños consumir una porción balanceada de frutas y verduras, proteínas, granos y lácteos, y no solo en el desayuno sino durante todo el día.

A continuación, varios consejos prácticos de la FDA para que sus niños comiencen bien el día: 

La primera comida del día no tiene que ser un desayuno tradicional. Se puede preparar cualquier alimento mientras se mantenga un balance saludable. Por eso, si sus niños quieren comer algo diferente que cereal y huevos, piense en servir las sobras de la comida del día anterior. No hay nada malo en servir atún con apio sobre un panecillo inglés o un emparedado de pavo para comenzar el día.

Consienta a su niño con lo que le gusta. No es ni necesario ni efectivo darles a sus niños comidas que no les gustan. ¿Sus niños rechazan los vegetales pero aman la pizza? Una rebanada de pizza sobrante hecha con masa de trigo integral con verduras para el desayuno también funciona. También puede hacer panecillos con calabaza y zanahoria y untarle mantequilla de cacahuate o maní o almendras como proteína y un vaso de leche. ¿A sus niños les encanta el cereal azucarado? Mezcle un poco de ese cereal con una marca de cereal de trigo integral más saludable.

Considere el crecimiento y el nivel de actividad de su hijo. Un cuerpo en crecimiento necesita nutrición. Si sus niños están físicamente activos para empezar el día con energía necesitan suficiente calorías para mantenerse activos. La FDA asegura que un desayuno con proteínas, grasas y carbohidratos ayuda a los niños a sentirse llenos y mantenerse concentrados hasta el almuerzo. Las opciones de proteína pueden incluir huevos, nueces o una tajada de carnes frías o queso, o un vaso de yogur.

Esté listo desde la noche anterior si su tiempo es limitado en las mañanas. Tómese diez minutos para pensar y prepárese para el desayuno desde la noche anterior. Corte fruta en tajadas para colocarlas en un yogur o para agregarlas al cereal. Corte algunas verduras para preparar un omelet. Mezcle masa de grano integral para hacer waffles o panecillos, cúbrala y guárdela en la nevera. Saque una sartén para panqueques o una licuadora para hacer un batido de frutas. Coloque un tazón lleno de nueces y frutas secas para que los niños tomen un puñado antes de salir.

Lea la etiqueta nutricional de los productos que compra. Según la FDA, la información de la etiqueta hace más fácil determinar la cantidad de nutrientes que sus niños consumen y para comparar productos. Asegúrese de que sus niños se alimenten con comidas ricas en nutrientes, con bajo contenido de sal y  azúcares agregados.