Avalan recomendaciones a embarazadas y madres lactantes durante la pandemia

"De igual forma reiteramos la necesidad de que las directrices se publiquen y hagan accesibles a los profesionales de la salud, hospitales y pacientes a la mayor brevedad. De ello dependerá su cumplimiento y prevención de problemas de salud en embarazadas, madres e infantes y el profesional de la salud", concluyó Parrilla. 

Foto Archivo

San Juan – La Fundación Puertorriqueña para la Protección de la Maternidad y la Niñez (PROMANI) informó este lunes que redactó un documento, basado en evidencia científica, avalando las recomendaciones de organizaciones internacionales en la salud de mujeres embarazadas y madres lactantes durante esta pandemia.

“La evidencia estudiada sobre el COVID-19 en las mujeres embarazadas, lactantes y sus bebés es que hasta el momento, no existe evidencia científica que establezca la transmisión del virus de la mamá al bebé en el útero, a través de la placenta, por el líquido amniótico, por el cordón umbilical ni luego del nacimiento por la leche materna”, afirmó Ana Parrilla, co-fundadora de PROMANI.

Parrilla agregó, que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las mujeres embarazadas con sospecha o infectadas con el COVID-19, deben tener acceso a cuidado, incluyendo el obstétrico y neonatal, así como apoyo emocional y psicosocial.

Mientras, la mujer embarazada que lo desee, “debe y puede” tener un acompañante durante el parto, y que toda persona que esté en dicho momento, debe tomar las debidas precauciones de salubridad y utilizar, al menos, mascarilla y guantes.

El documento agrega, según estableció los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), que “si una madre con sospecha o prueba a COVID-19 decide permanecer con su bebé en la habitación para amamantarlo, debe ponerse una mascarilla y practicar la higiene de las manos antes de cada alimentación al pecho”.

El CDC también informó que para aquellas madres que tienen que estar separadas temporalmente de sus bebés, que reconozcan el valor de extraerse su leche, tomar las medidas de higiene pertinentes y que esta se le ofrezca a sus bebés por un cuidador que esté saludable.

Con relación a la lactancia, entre los puntos más importantes, están el contacto del seno de la mujer con los labios del bebé, pues esto promueve el inicio temprano de la lactancia materna, regula la frecuencia cardiaca y respiratoria y los niveles de glucosa en los infantes.

La leche materna, a su vez, contiene múltiples factores con propiedades inmunológicas que mitigan el impacto de las infecciones virales.

El documento, por otra parte, menciona que una madre sospechosa o positiva a COVID-19, no es una indicación para programar una cesárea.

Las cesáreas, según se informó en un comunicado de prensa emitido hoy, deben realizarse solamente cuando están médicamente justificadas, como siempre deben hacerse en un ambiente normal.

Parrilla hizo énfasis al equipo médico creado por el Ejecutivo para combatir el COVID-19 en la isla a que “haga suyo este documento como eje central en las prácticas hospitalarias de Puerto Rico en este momento tan crucial”.

“De igual forma reiteramos la necesidad de que las directrices se publiquen y hagan accesibles a los profesionales de la salud, hospitales y pacientes a la mayor brevedad. De ello dependerá su cumplimiento y prevención de problemas de salud en embarazadas, madres e infantes y el profesional de la salud”, concluyó Parrilla.